¡Cuando fumas te intoxicas con 4 mil sustancias! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¡Cuando fumas te intoxicas con 4 mil sustancias!

Jueves 22 de junio del 2017, 10:05 am, última actualización

A lo mejor piensas que el cigarrillo te hace más interesante y te da personalidad, incluso que te abrirá las puertas para que cierto grupo o persona te acepte... pero no es así. Sencillamente, cuando fumas intoxicas a tu cuerpo con más de 4 mil sustancias nocivas.

Adicción al tabaco, Tabaquismo, Veneno del cigarro

No es por marearte, pero diversos estudios de instituciones de salud en todo el mundo han llegado a la conclusión de que el consumo de cigarrillos se inicia a edades cada vez más tempranas, lo cual contrasta con las leyes y campañas informativas que abogan por dejar de fumar en lugares públicos y que señalan al tabaco, con justa razón, como un veneno que disminuye paulatinamente nuestra capacidad física poco a poquito, sin que nos demos cuenta.

Una de las razones que hacen que buena parte de este bien intencionado esfuerzo sea inútil y todavía muchos jóvenes y adolescentes abracen esta adicción es que padecer cáncer o enfisema pulmonar se aprecia como algo que difícilmente nos puede suceder y que, en todo caso, ocurriría en la última etapa de nuestra vida.

En realidad, las consecuencias del terrible hábito de fumar se pueden observar mucho más rápido de lo que crees. Y si tienes dudas al respecto, toma en cuenta que el cigarro contiene aproximadamente 4 mil sustancias químicas, todas ellas perjudiciales para la salud. Échale un ojo a la lista de las más conocidas:

  • Nicotina. Es muy útil para elaborar insecticidas, ya que es un veneno mortal, y resulta más adictiva que la cocaína. También impide que tus huesos absorban calcio y retrasa la cicatrización de heridas.
  • Arsénico. Común en venenos para ratas.
  • Metanol. Es un componente de la gasolina.
  • Amoniaco. Se utiliza en los limpiadores para pisos y azulejos, y ayuda a que la nicotina haga efecto más rápido en tu organismo.
  • Monóxido de carbono. Producto de la combustión; no tiene olor ni irrita, pero es muy venenoso.
  • Formaldehído. Se emplea en la fabricación de ropa, plásticos, papel y cosméticos, pero puede provocar alergia.
  • Butano. Forma parte del líquido de los encendedores.
  • Cianuro de hidrógeno. Es el veneno utilizado en las cámaras de gas.

Enciende mi fuego

Mucha gente dice que no puede dejar de fumar, y no es para menos, pues la adicción al tabaco puede ser mayor que a la cocaína o marihuana.

Los expertos explican que el cerebro siente gran satisfacción al inhalar la nicotina, lo cual hace que exista clara dependencia física. Además, el cigarrillo se suele asociar con situaciones sociales agradables, como asistir a fiestas y conversar con amigos mientras se toma café o se bebe una copa, y esto es la base de una dependencia emocional.

En la Clínica contra el Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), localizada en México, D.F., se han realizado diversos estudios coordinados por su directora, la Dra. Guadalupe Ponciano Rodríguez, con la finalidad de entender mejor la dependencia al tabaco desde su etapa inicial.

Una de las conclusiones a las que ha llegado dicho centro es que normalmente los adolescentes y jóvenes empezamos a fumar como una actitud de imitación, para encontrar una identidad. Cierto, buscamos ser totalmente diferentes a los demás pero, ¡oh, cruel destino!, no nos percatamos de que hacemos exactamente lo contrario: seguimos estereotipos y de algún modo somos iguales a todas las chicas y los chicos de nuestra generación, pues casi todos usamos pantalones rotos, aretes, tenis, tatuajes, piercing y peinados similares. Y claro, como “cereza del pastel” para nuestro look y actitud, fumamos.

Entonces, te invitamos a que te detengas un momento y pienses si encender un cigarrillo y aspirar su humo es realmente original, único e irrepetible, o si estás haciendo lo mismo que los demás, mientras le regalas tu dinero a otras personas a costa de tu salud.

Otra observación hecha por la Clínica del Tabaquismo es que, aunque lo dudes, tu cuerpo sufre consecuencias directas por el hábito de fumar. No vamos a engañarte ni a tratar de atemorizarte diciendo que vas a morir en menos de un año a causa de cáncer en tu garganta o pulmones, porque con una simple consulta en Internet podrás descubrir que eso no es verdad y que esas enfermedades tardan mucho en desarrollarse, pero es un hecho que el tabaco da justo en el blanco de una de las esferas que seguramente cuidas con más esmero: tu imagen.

Primero que nada, piensa que si fumas seguramente tendrás pésimo aliento, lo cual se debe a que el humo del tabaco tiene una acción irritante que mata algunas de las bacterias que habitan normalmente en la boca. En su lugar aparecen gérmenes oportunistas que tienen aroma muy desagradable.

Ahora bien, a mediano plazo existe la posibilidad de que padezcas gingivitis o inflamación de las encías, lo cual posiblemente promoverá un proceso en el que los restos de los alimentos queden atrapados entre los dientes y el tejido blando que hay en su base, circunstancia que muchas veces determina la pérdida de alguna pieza dental, lo cual resulta sumamente perjudicial para la sonrisa.

La piel, otra de nuestras “tarjetas de presentación” en sociedad, puede sufrir bastantes estragos, ya que el humo del tabaco contiene gran cantidad de radicales libres, que son moléculas que inducen el envejecimiento. Así, el cutis de quien fuma luce seco, además de que el cabello se maltrata y pierde brillo y fortaleza.

A esto hay que agregar que el olor del cuerpo cambia en forma notoria, lo cual puede resultar muy molesto para la gente que se encuentra cerca de ti.

Y si te parece poca cosa, no podemos pasar por alto que es evidente que tu capacidad física tenderá a disminuir y no podrás aspirar a tener buen rendimiento en un equipo de futbol, basquetbol o beisbol, muchísimo menos pensar en hacer un buen papel en alguna carrera de resistencia o maratón.

Algunos otros “detallitos” son los siguientes:

  • El cigarro mancha los dientes y los tiñe de amarillo. Eso es poco atractivo para otras chicas y chicos.
  • Se sabe que los adolescentes que consumen tabaco tienen pulmones más pequeños y corazón más débil que los no fumadores. Además, se enferman con más frecuencia.
  • Quienes consumen tabaco tienen mayor posibilidad de padecer alergia y asma.
  • El humo afecta directamente a los sacos de aire de tus pulmones (alveolos), lo que disminuye para siempre tu capacidad respiratoria. Por ello, muchos fumadores están incapacitados para cantar, bailar o practicar deporte.
  • Junto con obesidad, presión arterial elevada, diabetes y colesterol elevado, el tabaquismo genera mayor riesgo de sufrir un infarto. Y no creas que debes esperar a tener 50 años o más para que te ocurra, pues te puede pasar incluso después de los 30.

Información mata “choro”

¿Eres de los que fuman y al mismo tiempo beben un trago de cerveza, brandy o ron? ¿De los que hacen el clásico “submarino” o “donas” perfectas con el humo? Esa es una parte visible del orgullo que se siente por fumar, pero también el inicio de ciertas creencias que no tienen ningún fundamento.

Hay quienes, por ejemplo, aseguran que fumar es la mejor manera de contrarrestar el efecto del alcohol o que es un método infalible para evitar la obesidad. Nada más alejado de la realidad.

La mejor acción para dejar de fumar es no hacerlo jamás, pero esto que suena muy lógico es complicadísimo si eres de los chavos o chavas que tienen dificultad para comunicarse o ser aceptados por un grupo de amigos, y ceden ante la presión directa o indirecta para fumar, como si ello determinara la lealtad o fidelidad al grupo al que quieren integrarse.

A veces (seguramente lo has sentido), se asocia al cigarrillo con una disminución de la ansiedad o nerviosismo si es que hay en puerta una cita romántica, o si debemos presentar un examen y no nos hemos preparado correctamente. Sin embargo, esta apreciación es falsa.

En realidad, la nicotina es un estimulante del sistema nervioso que incrementa las pulsaciones, presión arterial y producción de adrenalina. Por ello, en todo caso, la tranquilidad que pudieras experimentar sería psicológica, es decir, ocurriría porque asocias al cigarrillo con los recuerdos que tienes de los momentos en que fumas, estás relajado y feliz con tus amigos, y no porque sea un efecto del tabaco.

En fin, que los especialistas saben que la pelea contra el tabaquismo es dura, pero confían en derrotar a esta adicción con ayuda de información y la acción de los padres de familia, quienes también deben poner de su parte y desterrar esta nociva práctica, además de que deben “echarte la mano” y apoyarte para que no te sientas “fuera de lugar” cuando rechaces invitaciones a fumar.

SyM - Manuel Tarres

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Disfunción Eréctil

Enfermedades del pene


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore