Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Diabetes, un problema gordo

Viernes 21 de febrero del 2014, 01:26 pm, última actualización.

En México, casi 90% de los casos de diabetes tipo 2 o mellitus están asociados a obesidad; si a ello agrega usted que 7 de cada 10 habitantes tienen sobrepeso, el problema crece en importancia al grado que puede estar muy cerca, tal vez más de lo que imagina.

Diabetes, un problema gordo

El ritmo de vida al que nos enfrentamos en las grandes urbes nos orilla a ser más sedentarios, es decir, permanecemos más tiempo en el asiento del vehículo que nos transporta, postrados detrás de un escritorio o frente a una computadora, y dedicamos poco tiempo al ejercicio físico. A esto se suma un incremento en el consumo de alimentos con alto contenido de grasas, lo cual trae como consecuencia que las reservas energéticas corporales se acumulen en zonas que pueden causar trastornos a la salud, como los tejidos del abdomen.

Cuando un individuo sufre obesidad, sus tejidos grasos (ubicados en el abdomen) y músculos del hígado se tornan resistentes a la acción de la insulina (sustancia producida por el páncreas que regula la cantidad de glucosa en el organismo), propiciando que los niveles de azúcar en sangre se disparen y, en consecuencia, se desarrolle diabetes tipo 2.

La glucosa que se obtiene de los alimentos es indispensable para que el organismo tenga adecuado funcionamiento, es transportada por la insulina al hígado, músculos y tejidos para proporcionarles energía y, al acumularse en ellos, equilibra la deficiencia que puede producirse al tener periodos prolongados de ayuno. Así, la insulina evita que el azúcar se mantenga en la sangre, pero cuando se padece diabetes tipo 2 su acción se bloquea.

En este padecimiento la cantidad de glucosa en sangre se incrementa paulatinamente, por lo que la persona afectada puede mostrar síntomas después de varios meses o incluso años, los cuales se presentan cuando la concentración de azúcar es tan alta, que se elimina vía urinaria. Una vez que esto ocurre, se sufre de deshidratación, sensación de boca seca, pérdida de peso, cansancio y visión borrosa.

Considere que la detección de diabetes tipo 2 en sus etapas iniciales, el cuidado del peso corporal y el control de los niveles de glucosa evitan que se presenten las complicaciones de la enfermedad, como infartos al corazón, daños en riñones, ceguera y/o amputaciones de piernas. Por ello, la prevención y revisiones médicas constantes son muy importantes para disminuir el riesgo de padecer diabetes, más aún si se tienen familiares afectados por ella.

Cabe destacar que estudios científicos recientes se han dirigido a la sensibilización de la insulina en tejidos grasos del abdomen y los músculos del hígado, por medio de medicamentos denominados glitazonas. Los resultados, por lo menos en Estados Unidos, son alentadores.

SyM - Karla Galván

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Disfunción Eréctil

Mitos sexuales masculinos


Ver más...


Logo Comscore