Peligros de combinar sexo y drogas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Enero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sexo, drogas y… ¡peligro inminente!

Martes 15 de noviembre del 2016, 11:27 am, última actualización

Tabaco, cafeína y alcohol son drogas permitidas en diversos ámbitos, por ejemplo, el alcohol se ha vuelto elemento indispensable en el cortejo, gracias a su efecto desinhibidor, mientras que el cigarro es comúnmente consumido como relajante después de las relaciones sexuales.

Sexo, Drogas, Peligro inminente

Sin embargo, en aras de experimentar mayor placer sexual se recurre incluso a sustancias ilegales, sin considerar las serias consecuencias que ello puede traer a la sexualidad y la salud en general, pues son capaces de llevar de la curiosidad a la adicción.

Drogas más populares en la cama

Pese a que se atribuye propiedades afrodisíacas de las drogas, en realidad no intensifican, sino que reducen la respuesta sexual. He aquí algunos ejemplos: 

  • Alcohol. En dosis moderadas estimula el deseo erótico al reducir las inhibiciones, por lo que gracias a este efecto se ha ganado fama como medio de seducción. Sin embargo, en grandes dosis suprime el orgasmo en la mujer y la erección en el hombre. Por su parte, el estado de ebriedad aminora el impulso sexual, excitación, placer y desempeño. 
  • Éxtasis. También conocida como la “droga del amor” porque permite socializar con mayor facilidad, tiene como ingrediente principal MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina) que produce sensación de gran euforia al intensificar las manifestaciones de sensualidad, locuacidad y desinhibición. Asimismo, produce alucinaciones auditivas y visuales, disminuye el apetito y el sueño e, incluso, inhibe la erección. 
  • Cocaína y crack. En principio, la cocaína causa en el consumidor aparente sensación de “hipersexualidad” en la que sus erecciones duran más tiempo, pero se ha demostrado que un consumo regular de estas drogas genera disminución del deseo sexual y dificultades en la erección. Asimismo, existe el riesgo de sufrir paro cardiaco si se tiene sexo intenso después de consumirla. 
  • Marihuana. Como efectos inmediatos ayuda en la desinhibición, relaja y produce sensación de bienestar, aumenta la sensibilidad táctil y distorsiona la realidad, por lo que impide realizar actividades que requieren concentración y coordinación motora. Su consumo frecuente reduce los niveles de testosterona y puede causar disminución en la producción de espermatozoides. Igualmente disminuye el deseo sexual y provoca disfunción eréctil
  • LSD (dietilamida del ácido lisérgico) o simplemente ácido. Es quizá el alucinógeno más conocido. Aun en pequeñísimas cantidades produce trastornos en la percepción ante los estímulos externos, por lo que al menor roce la experiencia es extrema; sin embargo, es capaz de provocar trastornos psicóticos, por lo que del placer se puede pasar a la violencia e, incluso, al suicidio. 
  • Nitrito de amilo. Fármaco vasodilatador auxiliar en el tratamiento de angina de pecho que, sin embargo, se usa como droga recreativa bajo el nombre popper, por su efecto euforizante y como estimulante sexual al propiciar la relajación de músculos vaginales y anales. Sin embargo, su uso prolongado dificulta o hace imposible la erección. 
  • Barbitúricos. Son psicofármacos utilizados para tratar el estrés y nerviosismo, y aunque su venta requiere receta médica, algunas personas abusan de su consumo. Al inicio y en bajas dosis pueden predisponer la escena sexual sin tensiones, pero se tiene que lidiar con la sensación de somnolencia, ya que poseen efecto hipnótico. Pueden producir inhibición del deseo sexual, disfunción eréctil y anorgasmia. Quienes se intoxican con estas sustancias corren el riesgo de entrar en coma, presentar daño neurológico y hepático. 
  • Heroína u opiáceos. Para las personas que consumen este tipo de drogas, el vínculo estrecho es con la droga y no con su pareja: el sexo pasa a segundo plano, pues si bien su popularidad radica en que la sensación es más intensa que el mejor orgasmo, reducen la actividad sexual y disminuyen la excitación debido a los efectos depresores que estas drogas tienen sobre el sistema nervioso.

¡No endrogues tu intimidad!

El consumo de drogas afecta la sexualidad tanto de hombres como mujeres, teniendo como principales efectos: 

En la sexualidad femenina

 En la sexualidad masculina

  • Alteración del ciclo menstrual.
  • Trastornos en la ovulación.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Anorgasmia.
  • Disminución de lubricación vaginal.
  • Bloqueo de la respuesta sexual.
  • Disfunción sexual.
  • Infertilidad.
  • Disminución de niveles de testosterona.
  • Baja producción de espermatozoides.
  • Disfunción eréctil.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Infertilidad.
  • Retraso en la eyaculación.
  • Disfunción sexual.

 

Asimismo, el abuso de drogas aumenta las probabilidades de adquirir infecciones de transmisión sexual como VIH o VHC, pues además del riesgo implícito, por ejemplo, al compartir agujas en el caso de los consumidores de drogas inyectables, en general, bajo los efectos de las drogas se suelen tener relaciones sexuales sin protección con múltiples parejas e incluso ocurre intercambio de sexo por drogas o dinero, debido a la dependencia que producen. De igual forma, las drogas propician elegir pareja sexual de manera poco consciente.

Recuerda que evitar el consumo de drogas contribuye a proteger tu intimidad y salud en general. Si deseas ampliar esta información, consulta a nuestros especialistas en el consultorio virtual Pregunta al Médico donde te responden tus dudas de manera rápida, confidencial y gratuita.

SyM - Norma Francelia Chávez Chávez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore