Vulvodinia, dolor en la vulva que afecta la sexualidad femenina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Vulvodinia, doloroso obstáculo para la sexualidad

Miércoles 19 de abril del 2017, 04:52 pm, última actualización.

Hasta hace poco se pensaba que este problema que genera irritación y dolor en la región externa del aparato reproductor femenino era poco importante, pero ahora las evidencias señalan lo contrario y, aún más, muestran que es causa frecuente de relaciones íntimas insatisfactorias.

Vulvodinia, doloroso obstáculo para la sexualidad
Vulvodinia, doloroso obstáculo para la sexualidad

Durante mucho tiempo se guardó silencio en torno a la vulvodinia o dolor en la vulva (formada por labios mayores y menores, clítoris y vestíbulo o entrada de la vagina), y con ello se fomentó la existencia de falsas ideas, tales como aquella que señalaba que este padecimiento sólo afectaba a mujeres de raza blanca. Sin embargo, estudios recientes muestran que se trata de problema frecuente que interfiere en la vida de muchas mujeres, principalmente mayores de 20 años.

No exageramos, pues la vulvodinia genera intenso dolor que suele describirse como “quemante” o “en carne viva”. Además, aparece de manera repentina, puede durar meses o años, e impide la realización de actividades tan simples como sentarse, caminar o practicar ejercicio, sin olvidar que causa notables problemas de pareja al ocasionar molestias durante las relaciones sexuales.

Es importante señalar que, pese a los avances en el conocimiento de esta enfermedad, todavía se ignora su causa exacta, aunque se ha observado que puede involucrase con factores como infecciones vaginales frecuentes, uso prolongado de antibióticos (medicamentos para combatir infección bacteriana), irritación por jabón o detergente empleado en el aseo de prendas de vestir, aparición de granos o verrugas genitales, daño a terminaciones nerviosas y tratamientos previos con láser o cirugía en la vulva.

Detección y control

Queda claro que ante la presencia de los síntomas de vulvodinia, esto es, dolor, ardor, irritación, comezón e incluso contracciones musculares (espasmos) y aparición de lesiones en la vulva, lo mejor es hacer a un lado el sentimiento de vergüenza y acudir a la brevedad con el ginecólogo.

El especialista preguntará las características de los síntomas, desde cuándo se manifiestan y qué antecedentes de problemas ginecológicos se han padecido, ya que esta información será de utilidad para elaborar la historia clínica. También es muy probable que realice exploración directa de la vulva, pubis, región anal y parte interna de las piernas, a fin de determinar con exactitud cuál es el área que experimenta dolor al tacto y, posiblemente, inflamación y resequedad.

Empero, el diagnóstico definitivo dependerá de la realización de algunos exámenes clínicos que pueden requerir cierto tiempo:

  • Exudado vaginal o prueba para comprobar la presencia de bacterias u hongos microscópicos (levaduras).
  • Colposcopía, que consiste en la revisión visual de vulva y vagina con ayuda de aparato especial (colposcopio) que permite aumentar la imagen.
  • Biopsia u obtención de una muestra de tejido para su análisis posterior al microscopio; permite descartar la presencia de cáncer.

El tratamiento a seguir dependerá de aquellos problemas asociados con vulvodinia que se detecten. Así, algunos tipos de dolor vulvar mejoran notablemente con el uso de crema o medicamento para tratar infecciones vaginales, mientras que en otros se recurre a ungüento con estrógeno (hormona femenina) o cortisona (antiinflamatorio), aunque esta última sustancia no debe utilizarse durante mucho tiempo para evitar sus posibles efectos secundarios.

Existe evidencia de que algunos fármacos antidepresivos pueden ayudar a mitigar el dolor e irritación, por lo que no es raro que se les prescriba. Otros tratamientos incluyen inyecciones de interferón (proteína que el organismo genera como parte de su reacción de defensa ante microorganismos), aplicación de rayo láser (por lo general para eliminar verrugas) o cirugía.

En caso de que se sufran espasmos en el área pélvica, mismos que incrementan las molestias, se aconseja la realización de trabajo de fisioterapia que permita relajar y fortalecer los músculos de la región (piso pélvico); tal es el caso de los ejercicios de Kegel, los cuales se efectúan mediante la repetición de contracciones voluntarias y que son relativamente fáciles de aprender.

Otras medidas

Los especialistas señalan que es importante que la paciente diagnosticada con vulvodinia cumpla las siguientes recomendaciones, que le ayudarán a controlar el dolor y mejoran el resultado del tratamiento:

  • Lavar el área genital con frecuencia, sólo con agua, para eliminar cualquier secreción vaginal que pueda causar irritación. También se aconseja enjuagarse después de orinar, con ayuda de una pera de caucho.
  • Evitar el uso de jabón, crema, vaselina, baño de espuma, aceite o desodorante íntimo para asear la zona afectada, ya que dichos productos pueden incrementar la irritación.
  • Usar únicamente ropa interior de algodón y prendas holgadas.
  • Utilizar papel higiénico blanco, sin perfume, así como tampones y toallas higiénicas fabricados con algodón.
  • Reportar al ginecólogo cualquier aumento de secreción e irritación, de modo que toda infección por hongos o bacterias sea tratada de inmediato.
  • Suspender el uso de crema u óvulos anticonceptivos que puedan irritar el área genital.
  • Enjuagar perfectamente la ropa interior antes de usarla, a fin de remover residuos de jabón.
  • No usar prendas ajustadas o pantalones de mezclilla (jeans); además, no se debe permanecer durante largo tiempo con traje de baño mojado.

Por último, vale la pena enfatizar que toda mujer que piense que pudiera padecer vulvodinia debe acudir oportunamente en busca de ayuda ginecológica experta; ello porque toda enfermedad que se atiende en fases tempranas es más fácil de erradicar o controlar, además de que un examen oportuno permitirá descartar algún problema de gravedad, como cáncer cervicouterino.

También es indispensable mantener adecuada comunicación con la pareja, a fin de que comprenda la naturaleza de este padecimiento y su impacto en la vida íntima, para evitar malentendidos.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dolor y Fiebre

Guía para bajar la fiebre en niños


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore