Causas más comunes de lumbalgia o dolor de espalda - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

80% de los adultos sufren dolor de espalda

Martes 21 de febrero del 2017, 05:10 pm, última actualización

Molesto, frecuente e incluso incapacitante, el dolor de espalda es padecimiento que afecta a chicos y grandes, y que tiene repercusiones importantes en la salud y economía de los mexicanos. Continúa leyendo para saber cómo evitar y combatir la lumbalgia.

80% de los adultos sufren dolor de espalda

Contrariamente a lo que muchos piensan, el dolor de espalda no es problema de salud exclusivo de las personas mayores o de uno u otro género, ya que puede afectar a individuos de cualquier condición sin importar si se trata de niños, jóvenes, mujeres, hombres o ancianos.

Al respecto, estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que, en México, al menos 8 de cada 10 adultos sufren dolor de espalda (también llamado lumbalgia) en algún momento de su vida y que, de ellos, 30% lo padece de manera crónica (por más de 3 meses), recurrente (las molestias son intermitentes) o permanente.

Más aún, el Dr. Rogelio Josué Solano Pérez, encargado del Servicio de Ortopedia Mixta de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Hospital de Ortopedia Dr. Victorio de la Fuente Narváez del IMSS, en la Ciudad de México, estima que “la mitad de las personas laboralmente activas sufren dolor de espalda en algún grado y 3 de cada 10 se ven obligados a solicitar una o más incapacidades al año por tal causa, con un promedio de 12 días por caso”.

A esto añade el experto: “Aunque la lumbalgia no es causa frecuente de consulta en adolescentes, sabemos por estadísticas mundiales que 9 de cada 10 jóvenes han manifestado, al menos, un episodio de malestar”.

El Dr. Solano Pérez menciona que los niños también pueden verse afectados o, al menos, ser propensos a sufrir este problema en años venideros, ya que los menores de 12 años con obesidad sufren desgaste prematuro de articulaciones y cartílagos (tejido blando que absorbe impactos), por lo que al llegar a la adolescencia, juventud o edad adulta, presentarán dolores lumbares si no reciben atención a tiempo.

Difícil de olvidar

Es verdad que en la mayoría de los casos el dolor de espalda no tiene origen grave y desaparece en poco tiempo; no obstante, quienes lo padecen lo describen como molestia continua y punzante que ocasiona rigidez y dificultad para estar quieto o moverse. Además, imposibilita la realización de labores y ello puede ser desesperante.

También es importante señalar que la mayoría de los dolores de espalda se relacionan con tensión, torcedura de un músculo, cargar objetos pesados o recibir golpes a causa de accidentes o durante la práctica deportiva. Aunque menos común, incluso es posible que la razón del problema sea el aprisionamiento del nervio ciático en la espina dorsal, lo que produce dolor en glúteos, piernas y rodillas.

Como hemos dicho, cualquier persona puede sufrir dolor de espalda, pero hay factores que aumentan el riesgo de padecerlo:

  • Mala condición física. El dolor de espalda es más común entre quienes no realizan ejercicio con regularidad (sedentarios).
  • Aumento de peso. El sobrepeso, ocasionado por dieta alta en calorías y con escasa actividad física, puede hacer que la espalda se esfuerce demasiado y cause dolor.
  • Sobreesfuerzo. Levantar, empujar y/o jalar objetos pesados hace que la columna vertebral y músculos sean exigidos, de manera que se eleva el riesgo de sufrir una lesión. De igual forma, trabajar en un escritorio sin mantener la espalda recta puede tener idénticas consecuencias.
  • Edad. Tanto por envejecimiento como por malos hábitos, sabemos que el dolor de espalda empieza a ser más común e intenso a partir de los 30 o 40 años de edad.
  • Padecer enfermedades. Algunos trastornos reumáticos (como artritis o inflamación de las articulaciones) y cáncer pueden desencadenar dolor de espalda.
  • Fumar. Créalo o no, las personas que consumen cigarrillos son más propensos a este problema porque su cuerpo no es capaz de llevar suficientes nutrientes a las articulaciones de la espalda, sin olvidar que la tos del fumador genera lenta pero constante lesión de espalda.

Hay un dato más que resulta interesante: a los fumadores les toma más tiempo recuperarse de cualquier lesión, ya que algunos componentes del humo de tabaco reblandecen los tejidos. Por ello, no es extraño que el dolor de espalda les afecte con mayor gravedad y/o durante más tiempo.

Atención y prevención

El tratamiento del dolor de espalda exige básicamente reposo para que los músculos y tejidos dañados se recuperen. No obstante, es posible realizar otro tipo de medidas como aplicar compresas calientes, frías o ambas, ya que alivian la rigidez y el dolor.

También es viable realizar ciertos ejercicios que fortalezcan los músculos y liberen la tensión, los cuales deben ser prescritos y supervisados por un médico o fisioterapeuta, a fin de que se realicen correctamente y no agraven el problema.

En cuanto a medicamentos para el dolor de espalda, los especialistas suelen recomendar el uso de analgésicos de venta libre, ya que además de efectivos son seguros. Los más habituales son:

  • Tópicos. Se trata de cremas, ungüentos y bálsamos que se aplican en la piel, directamente sobre la zona donde se siente dolor. Se absorben y actúan con rapidez.
  • Orales. Son recomendables porque además de controlar el dolor, reducen la inflamación.

Es importante señalar que cuando el dolor de espalda no mejora ni desaparece después de 72 horas es necesario acudir al médico para que determine, a través de exploración directa, radiografías o resonancia magnética (permite tomar imágenes del interior del cuerpo con ayuda de imanes y ondas de radio), si hay daño mayor ocasionado por desgarre muscular (ruptura de tejidos) o alguna lesión en la columna vertebral que pudiera requerir cirugía.

Por lo que toca a la prevención, el Dr. Rogelio Josué Solano recomienda la práctica de ejercicio de manera habitual, a fin de mantener la fortaleza muscular y elasticidad. En particular, señala que una de las disciplinas que más aconsejan los especialistas es la natación, ya que no representa mayor carga para la espalda.

En cuanto a deportes de impacto, como futbol americano, básquetbol y futbol soccer, enfatiza que deben realizarse con la protección adecuada y bajo la guía de entrenadores capacitados para que corrijan cualquier deficiencia en la técnica. Asimismo, recomienda que “antes de los 16 años de edad no se practique levantamiento de pesas, ya que puede ocasionar lesiones”.

Por otra parte, el experto enfatiza que se debe evitar que los niños carguen objetos pesados, haciendo énfasis en la mochila escolar. En concreto, dice: “Este artículo no debe sobrepasar el equivalente a 20% del peso corporal del chico, ya que es una de las causas más comunes de lumbalgia”.

Finalmente, otras medidas importantes de prevención consisten en llevar alimentación adecuada, mantener peso corporal de acuerdo con la complexión y estatura, no cargar bolsas o cajas muy pesadas, tener una postura recta al caminar y sentarse, y evitar el consumo de tabaco. Llevarlas a cabo es algo que, sin duda, agradecerá tu espalda por toda la vida. 

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore