Anticolinérgicos y antiespasmódicos, alivio para el espasmo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Anticolinérgicos y antiespasmódicos, práctica solución a incómodo malestar

Jueves 23 de marzo del 2017, 01:25 pm, última actualización

Ambos son medicamentos que se elaboran con diferentes fórmulas e ingredientes activos, pero su efecto es de similar alivio ante un espasmo intestinal, hepático, urinario, biliar, renal, menstrual o uterino, pues reducen la contracción muscular y el dolor asociado.

Anticolinérgicos, Antiespasmódicos
Anticolinérgicos y antiespasmódicos, práctica solución a incómodo malestar

Eficaces y oportunos

El Dr. Eduardo Piñeiro Acosta, especialista en Gastroenterología adscrito al Hospital Ángeles de Las Lomas, en el Estado de México, comenta sobre las ventajas de anticolinérgicos y antiespasmódicos: “Este tipo de fármacos se requieren para aliviar lo que conocemos como 'retortijón' o espasmo del estómago, intestino y vejiga”.

“Algunos se combinan con antiácidos y otra clase de medicamento en el tratamiento de úlcera péptica (lesión de difícil cicatrización que se presenta en el revestimiento del estómago, esófago o duodeno), además de ser útiles en la prevención de náuseas, vómito y mareo, así como para tratar el envenenamiento causado por productos como neostigmina y fisostigmina (antiinflamatorio empleado principalmente en el globo ocular y reductor de la presión interna del ojo, respectivamente), ciertos tipo de hongos, gases por 'nervios' o plaguicidas a base de fósforo orgánico.”

Asimismo, son auxiliares contra menstruación dolorosa, fluido nasal y para prevenir incontinencia urinaria (imposibilidad de retener la orina) durante el sueño, pues son adaptables a diversas condiciones, según lo determine el especialista y las condiciones del consumidor.”

Vitales recomendaciones

El especialista enfatiza en el seguimiento de ciertas medidas que ayuden a emplear adecuadamente estos medicamentos:

  • Antes de ingerir anticolinérgicos o antiespasmódicos, informa a tu médico o enfermera si eres alérgico a otro medicamento, si estás embarazada o planeas el embarazo durante el tratamiento con estos fármacos; también si estás en tu periodo de lactancia, consumes alguna otra sustancia (recetada o no, como analgésicos) o si consideras que padeces algún problema de salud.
  • Sigue las indicaciones con exactitud; si olvidas una dosis, tómala a la brevedad, pero si es casi la hora para tu próxima ingesta, deja pasar la anterior y vuelve a tu horario regular de dosificación, es decir, nunca tomes doble cantidad.
  • Por seguridad, coloca estos productos fuera del alcance de los niños, ya que la sobredosis de estos medicamentos es muy peligrosa en infantes de corta edad.
  • Guárdalos lejos del calor y luz directa, y no los dejes en el baño, cocina u otro sitio húmedo, ya que este ambiente puede deteriorar los ingredientes activos. Asimismo, evita la congelación si la presentación es líquida (anticolinérgico), cierra bien el frasco y no refrigeres la suspensión.
  • No conserves medicina cuya fecha haya expirado o que no necesites más, asegurándote de desecharlas en sitio fuera del alcance de los pequeños o de quien pueda hacer mal uso de ellas.
  • Si sospechas de sobredosis solicita ayuda de inmediato, ya que el exceso de estos productos o su combinación con alcohol u otros depresores del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) pueden causar inconciencia y, posiblemente, la muerte. Algunas señales de que se ha excedido la dosis adecuada son torpeza o inestabilidad, confusión, mareo, fiebre, alucinaciones, sueño prolongado, balbuceo al hablar, excitación, nerviosismo, inquietud o irritabilidad, latidos inusualmente rápidos, así como tibieza y resequedad poco común de la piel.
  • Estos compuestos suelen disminuir la sudoración, provocando que aumente la temperatura corporal, situación riesgosa por el sobrecalentamiento que deriva en un posible golpe de calor, efecto sumamente peligroso por el cual se han registrado casos de muerte súbita.
  • Consulta al especialista antes de suspender su ingesta, dado que es probable que el médico reduzca gradualmente la cantidad que está tomando antes de dejarlo por completo.
  • Entre las reacciones secundarias de anticolinérgicos se encuentran probable visión borrosa y mayor sensibilidad a la luz, por lo que usar lentes para el Sol ayuda a disminuir molestias por exposición a iluminación brillante.
  • Informa a tu médico si ocurren las siguientes reacciones posteriores: confusión (sobre todo en ancianos), mareo, desmayo, dolor en ojos, salpullido o ronchas.

Detener el mal de Parkinson

Los anticolinérgicos fueron los primeros medicamentos disponibles para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Parkinson (padecimiento caracterizado por la pérdida progresiva de control sobre el movimiento muscular), y siguen siendo muy utilizados en las primeras fases del trastorno, ya sea solos o en combinación con otras sustancias.

Sin embargo, se les asocia con efectos secundarios desfavorables respecto a otros medicamentos antiparkisonianos, ya que pueden causar efectos mentales adversos como confusión, problemas de memoria, inquietud y alucinaciones.

SyM - María Fernanda Valadez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dolor y Fiebre

Guía para bajar la fiebre en niños


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore