La artritis afecta a un millón de mexicanos

Jueves 23 de junio del 2016, 09:16 am, última actualización
  • SyM - Regina Reyna
Artritis en pacientes mexicanos

En México, la artritis reumatoide es la principal causa de incapacidad permanente y 1 de cada 100 personas la padece. Contrariamente a lo que se piensa, no es un padecimiento exclusivo de algún género o de cierta edad, sino que puede afectar prácticamente a cualquiera.

Siempre que se habla de artritis reumatoide se piensa inmediatamente en un padecimiento exclusivo de las mujeres; sin embargo, afecta también a varones. Algunos estudios al respecto explican lo anterior por la acción que ejercen las hormonas masculinas, que protegen a las articulaciones. Aunque esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia entre los 45 y 55 años de edad, no debe ser catalogada como propia de la edad avanzada, ya que también puede afectar a niños.

¿Qué es la artritis reumatoide?

El hecho de que el roce entre los huesos sea suave se debe a la acción de los cartílagos. Éstos, a su vez, son protegidos y cubiertos por una membrana llamada sinovial, que es parte de las articulaciones. Cuando la membrana sinovial es invadida por células que la dañan, se produce inflamación en las articulaciones, dando origen a artritis reumatoide.

Los síntomas de quien padece esta enfermedad son fiebre, cansancio, sensación de hormigueo en manos o pies, dolor en el cuello, pecho o en los costados del tronco y sequedad de boca. Un indicio más es que aparecen manchas blancas en la piel, aunque no en todos los casos.

Este padecimiento afecta principalmente a muñecas, nudillos, dedos de pies y manos, codos, hombros, cadera, rodillas y tobillos. Posterior a la inflamación en las articulaciones se manifiesta dolor, que se incrementa poco a poco, así como dificultad para realizar movimientos. Las deformaciones no tardan en aparecer, y de no controlar a tiempo la artritis reumatoide puede acabar dañando huesos, así como ligamentos y tendones que hay alrededor de éstos.

Para el tratamiento de artritis reumatoide, el mercado farmacéutico ofrece dos grupos de productos: el primero engloba a los que sirven para reducir la inflamación y sobrellevar el dolor día a día, los cuales no son útiles para modificar la evolución de la enfermedad a largo plazo. El otro grupo lo integran medicamentos que actúan haciendo que la actividad de la enfermedad a largo plazo sea menor, pero que no sirven para combatir el dolor; no son eficaces en el cien por ciento de los enfermos, por lo que es habitual que el médico prescriba varios en forma secuencial hasta encontrar aquel que sea más eficaz y mejor tolerado.

Es importante señalar que la manifestación de artritis reumatoide cambia de persona a persona, por lo que puede decirse que no hay dos enfermos iguales. Por ello, resulta de vital importancia acudir con un reumatólogo a los primeros indicios, ya que se reconocen más de 150 enfermedades reumáticas que generan síntomas como los antes descritos. Será él quien determine el tratamiento a seguir, pues como ya se señaló, cada enfermo tiene un diagnóstico distinto.