Dismenorrea, dolor durante la menstruación - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

27 Febrero 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Dismenorrea, dolor muy íntimo

Martes 21 de junio del 2016, 11:32 am, última actualización.

Es verdad que las molestias durante la menstruación son relativamente comunes, pero no que la intensidad sea tal que impida llevar una vida normal. En estos casos es necesario acudir al médico para conocer el origen del problema y determinar el tratamiento adecuado.

Dismenorrea, Dolor Menstrual

El dolor durante la menstruación, llamado dismenorrea, es una de las quejas más comunes en mujeres durante la consulta ginecológica. En ocasiones llega a generar tal malestar que no sólo perturba la vida personal, sino que es causa de ausencias laborales y, por ende, de pérdidas económicas en muchos países, lo que ha llevado a que se considere como un problema de salud pública.

En México, 50% de las mujeres sufren dismenorrea; de ellas, 10% presenta dolor severo incapacitante, según estudios realizados por la Unidad de Investigación Médica en Biología de la Reproducción del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y en Estados Unidos, la pérdida económica anual ha sido estimada en alrededor de 2 millones de horas-hombre.

“El término dismenorrea deriva de las palabras griega dys, que significa difícil, doloroso o anormal; meno, que quiere decir mes; y rrhea, que es flujo”, asegura el Dr. Ignacio Ronson, médico cirujano egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Distrito Federal, quien además cuenta con especialidad en Ginecología y Obstetricia.

¿Primaria o secundaria?

El especialista explica que la dismenorrea se clasifica como primaria o espasmódica, y secundaria o congestiva.

  • Dismenorrea primaria. Es el dolor menstrual que ocurre cuando no hay una enfermedad pélvica. Normalmente se presenta en los primeros años después de la menarquia (primera menstruación) y afecta aproximadamente al 50% de las mujeres después de la pubertad.
  • Dismenorrea secundaria. Se define como el dolor menstrual a consecuencia de una patología (enfermedad) anatómica o pélvica, como endometriosis (crecimiento anormal del endometrio o tejido que recubre el útero) o enfermedad inflamatoria pélvica (infección de los órganos reproductivos femeninos). Esta condición se observa con frecuencia en féminas de 30 a 45 años de edad.

Dolorosa manifestación

De acuerdo con el Dr. Ronson, es posible distinguir entre un tipo de dismenorrea y otro por sus características particulares. En el caso de la dismenorrea espasmódica, “casi invariablemente se produce en ciclos ovulatorios y, en general, aparece un año después de la menarquia. Es el clásico dolor que inicia con la aparición de la menstruación (o un poco antes) y persiste durante 1 ó 2 días. El dolor se describe como cólicos y constante dolor abdominal inferior, que se irradia a la espalda o muslo”.

Las manifestaciones generales que se asocian con este problema son malestar general, fatiga, náusea, vómito, diarrea, dolor de espalda inferior y de cabeza. También se presentan mareo, nerviosismo y hasta colapso (desmayo).

Por su parte, la dismenorrea congestiva se asocia con distensión abdominal, pesadez pélvica y dolor de espalda, además de que no se limita sólo a la aparición de la menstruación. Por lo general, el dolor aumenta progresivamente durante la fase luteínica (que se produce después de la ovulación y dura 14 días) hasta que alcanza su máximo casi a la vez que aparece la menstruación.

¿Por qué aparece?

A pesar de que las causas de la dismenorrea no se han delimitado plenamente, podemos hablar de algunas de ellas.

Por lo que toca a la dismenorrea primaria, “las pruebas actuales sugieren que su patogénesis (origen o evolución) se debe a la hormona prostaglandina F2 alfa (PGF2 alfa), un potente estimulante y vasoconstrictor miometrial (que estrecha el músculo uterino) originado en el endometrio secretor (tejido que cubre el interior del útero). La respuesta favorable a inhibidores de PGF2 alfa en pacientes con dismenorrea apoya esta afirmación”, menciona el Dr. Ronson.

Otras razones son las contracciones uterinas prolongadas y una disminución del flujo sanguíneo al miometrio (músculo uterino). Además, la presencia de cierta sustancia llamada vasopresina (hormona del cerebro) puede involucrarse con hipersensibilidad miometrial, inadecuado flujo sanguíneo uterino y dolor. Ello sin olvidar que este tipo de dismenorrea también se ha atribuido a factores conductuales y psicológicos, aunque esto no se ha demostrado con certeza.

En cuanto a la dismenorrea secundaria, el ginecólogo y obstetra adscrito al Hospital C.M. Dalinde, localizado en la Ciudad de México, detalla que diversas enfermedades pélvicas pueden conducir a esta condición, como endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria, tumores y quistes (protuberancia que contiene material líquido o semisólido) ováricos.

Otras condiciones responsables son estenosis u oclusión cervical (estrechez o cierre del cuello del útero), miomas uterinos (tumores benignos), adenomiosis (engrosamiento uterino que hace que el sangrado menstrual quede atrapado), pólipos uterinos (protuberancias), adherencias intrauterinas (unión de dos superficies mediante tejido similar a cicatriz), malformaciones congénitas (presentes desde el nacimiento, como los llamados útero bicorne y septado, entre otros), tabique vaginal (divide este conducto en dos segmentos y obstruye el flujo menstrual) y síndromes de congestión pélvica (dilataciones varicosas en genitales femeninos) y de Allen-Masters (desgarro del ligamento ancho del útero, generalmente secundario a un parto), además del uso de dispositivo intrauterino (DIU).

Importancia de la atención

En principio, el tratamiento de dismenorrea primaria está dirigido a proporcionar alivio del dolor pélvico (cólicos) y síntomas asociados, como dolor de cabeza, náuseas, vómito y diarrea, los cuales suelen acompañar o preceder la aparición de flujo menstrual. Para ello se recomiendan medicamentos antiinflamatorios y analgésicos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINES, como naproxeno, ibuprofeno, paracetamol y ácidos mefenámico y acetilsalicílico), así como anticonceptivos orales combinados (AOC).

El tratamiento de la dismenorrea secundaria incluye corrección de la enfermedad que la origina, lo que generalmente implica someterse a intervención quirúrgica. Asimismo, está indicado el uso de agentes analgésicos como tratamiento secundario.

También son buena alternativa, junto con la medicación o la cirugía, llevar dieta baja en grasa, utilizar suplementos de aceite de pescado y, cuando se requiera, ayuda mediante psicoterapia.

En todo caso, el tratamiento de la dismenorrea ofrecerá mejores resultados mediante la detección temprana del problema y adecuado diagnóstico. Por ello, es indispensable que la mujer acuda al ginecólogo ante las primeras manifestaciones del problema en vez de ocultarlo o restarle importancia por pensar que las molestias relacionadas con el ciclo menstrual son normales.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgos de dismenorrea se encuentran:

  • Menarquia temprana (entre los 9 y 11 años y medio).
  • Largos períodos menstruales.
  • Flujo menstrual abundante.
  • Fumar.
  • Antecedentes familiares.

SyM - Adriana Nolasco

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.




Comscore