Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Dolor óseo

Miércoles 12 de febrero del 2014, 03:40 pm, última actualización.

El dolor o sensibilidad en los huesos es una patología frecuente en uno o más huesos que puede presentarse como síntoma aislado, o como parte de una enfermedad sistémica.

Dolor, Huesos, Dolor óseo

La fuente del dolor óseo puede ser común, como una fractura después de un accidente, o más compleja, como en caso de osteosarcoma, un tipo de cáncer que se origina en el hueso.

Cualquiera que sea la causa, el dolor óseo siempre debe tomarse en serio y buscar asistencia médica en el momento que se presente.

Causas

El dolor óseo puede ocurrir por muchas lesiones o afecciones, entre ellas: 

  • Fractura. La ruptura de un hueso generalmente va acompañada de lesiones en la piel, nervios y vasos sanguíneos, lo cual en conjunto provoca dolor.
  • Desarrollo infantil (dolor óseo benigno recurrente). Se experimenta durante la etapa de crecimiento, en especial entre 3 a 12 años, y suele manifestarse por la noche. Este síntoma no está relacionado a ninguna enfermedad, sino al proceso natural para ganar estatura del niño (aproximadamente 7 cm por año), hasta terminar la adolescencia. Sin embargo, el hecho de que sea parte normal de su desarrollo, no se debe minimizar cualquier molestia.
  • Osteoporosis. Es una disminución de la masa ósea o porosidad en el hueso que provoca pérdida de la fuerza y fracturas. A partir de los 30 años la densidad ósea disminuye gradualmente y se acelera alrededor de los 50. Entre sus principales síntomas están: huesos rotos, dolor en la parte baja de la espalda y encorvamiento de la columna vertebral.
  • Tumores óseos. Son producidos por el crecimiento de células anormales en los huesos, y pueden ser malignos o benignos. El dolor óseo intenso es el síntoma más frecuente. Además es posible observar una masa y, si ésta es maligna o cancerosa, debilita el hueso, multiplicando las posibilidades de sufrir fractura.
  • Osteomielitis. Se trata de infección bacteriana crónica de huesos y articulaciones que afecta a niños y adultos mayores. Los huesos pueden infectarse por el torrente sanguíneo, por invasión directa e infecciones de los huesos y tejidos blandos. Con frecuencia, el origen de esta alteración está en otra parte del cuerpo y se disemina en los huesos por medio de la sangre. La osteomielitis afecta principalmente articulaciones (rodillas, hombros o tobillos), pero también puede presentarse como complicación en huesos afectados por cirugía ortopédica o fracturas expuestas (osteomielitis secundaria).
  • Alteración de la médula espinal. Por ejemplo, por  trastornos como la aplasia medular (desaparición de las células que forman la sangre) o mielomas (cáncer de la médula ósea).

Diagnóstico

El médico elaborará la historia clínica del paciente y hará examen físico para determinar cuáles exámenes diagnósticos serán de utilidad, pues el dolor óseo puede ser ocasionado por enfermedad subyacente.

Algunos estudios útiles son:

  • Radiografía
  • Tomografía computarizada
  • Análisis de sangre
  • Análisis de orina

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa del dolor. Por ello, el médico puede prescribir distintos tratamientos que incluyan:

  • Analgésicos
  • Antibióticos
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Hormonas

En cualquier caso, es importante que ante la presencia de dolor óseo o sensibilidad inexplicable, se consulte al médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Dolor y Fiebre

Guía para bajar la fiebre en niños


Ver más...

22.6 millones de lactantes en todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas.

Logo Comscore