Deportistas, víctimas de lesión en manguito rotador - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Deportistas, víctimas de lesión en manguito rotador

Jueves 23 de junio del 2016, 03:36 pm, última actualización

Su nombre es curioso, pero su importancia en la vida cotidiana es evidente, ya que gracias a él levantamos objetos, arreglamos nuestra apariencia o tomamos una lata de la alacena. Se trata del manguito rotador, estructura localizada en el hombro que de ser forzada puede sufrir lesiones por sobreentrenamiento deportivo.

Lesión en manguito rotador

El manguito rotador es una estructura formada por tres tendones y tres músculos con nombres idénticos (supraespinoso, infraespinoso y redondo menor) que cubren por delante, arriba y detrás a la articulación superior del brazo, como si fuera la manga de una camisa.

Su función consiste en sostener la extremidad y de dotar al hombro de movimiento, ya que la contracción de alguno de los tres músculos que lo conforman jala a su tendón respectivo, mismo que al estar adherido al hueso superior del brazo (el húmero) permiten que éste gire hacia arriba, adentro o fuera.

Sin embargo, este ingenioso complejo de ingeniería con que la naturaleza dotó al ser humano se encuentra expuesto a uso excesivo, accidentes o incluso rupturas súbitas, ocasionando inflamación o el desgarre (ruptura) de sus tejidos, por lo que es posible que genere problemas de movilidad de brazo, dolor y, ante todo, suspensión de las actividades deportivas y cotidianas, requiriendo incluso intervención quirúrgica para mejorar.

En opinión del Dr. Julio Zimbrón Carranza -médico cirujano egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México- "90% de los problemas en manguito rotador se deben a sobreentrenamiento deportivo en jóvenes, sobre todo en quienes practican tenis o se ejercitan con pesas, o a lesiones espontáneas en ancianos; en efecto, es muy común ver este problema en personas de la tercera edad sin que hayan forzado su articulación o hayan practicado ejercicio".

De acuerdo al especialista, que cuenta con posgrado en Cirugía Reconstructiva Articular y de la Mano, el manguito rotador puede sufrir distintas lesiones, como ruptura parcial o completa de uno de los ligamentos, lo cual genera dolor e inmovilidad, pero también hay ocasiones en que algunos individuos presentan variantes anatómicas que afectan a la articulación.

Asimismo, explica que uno de los problemas más frecuentes en cuanto a dolor en esta zona se debe "al aprisionamiento o presión anormal en el supraespinoso, que es uno de los tendones que forman el manguito rotador; este malestar puede tener su origen en una deformidad anatómica, cuando la forma del acromio, que es un huesito que se encuentra en la parte superior del omóplato o paleta, tiene forma ligeramente distinta y pellizca a ese músculo y a su tendón, generando mucho dolor".

Múltiples causas

El Dr. Zimbrón Carranza afirma que ciertas prácticas deportivas condicionan este tipo de lesiones; por ejemplo, "puede darse en muchos levantadores de pesas, cuando tienen movimientos erróneos y el peso con el que trabajan 'se va hacia atrás', con lo que se genera una contractura muscular, movimiento forzado e inadecuado que produce el desgarramiento o la ruptura del manguito rotador".

Asimismo, comenta que los tenistas también se encuentran expuestos (de hecho hay quienes llaman a este problema "hombro de tenista"), ya que en algunos de los saques que se realizan para poner en juego la pelota pueden forzar de más la articulación. "En general todos los deportes de raqueta tienen este riesgo y se debe, sobre todo, a la falta de calentamiento adecuado, ya que obligar a los músculos a trabajar de más cuando están fríos sólo nos lleva a forzarlos".

El especialista aclara que también puede haber lesiones por golpes en accidentes automovilísticos, o bien al cargar un objeto pesado y forzar el movimiento giratorio del hombro, el cual debe soportar un peso mayor del que puede tolerar; por ejemplo, cuando el conductor de un automóvil o su acompañante permanece sentado e intenta levantar una bolsa del asiento trasero, moviendo el brazo hacia atrás, y luego lleva el peso hacia delante. También es común ver este problema en quienes realizan actividades en donde la rotación del hombro se ve agredida, o en aquellos individuos que cargan bultos o utilizan mucho el martillo.

Detección de la lesión

El principal síntoma de la lesión en el manguito rotador es el dolor que genera al tratar de efectuar movimientos que antes se efectuaban sin problemas. Al respecto, el Dr. Julio Zimbrón agrega que, por lo general, "el paciente joven tiene el antecedente de haber realizado una actividad fuerte con el hombro, y siente dolor al moverlo hacia arriba o al rotarlo hacia atrás o hacia adentro; por su parte, la gente de mayor edad pueden detectar una lesión espontánea cuando sienten molestias en el hombro al peinarse, rasurarse o simplemente al levantar el brazo".

Esta molestia obliga al paciente a visitar a un médico general, quien se encarga de realizar una revisión clínica para determinar o descartar la existencia de la lesión; el diagnóstico puede confirmarse a través de una resonancia magnética nuclear, que permite observar tanto los huesos como las estructuras blandas; sólo al confirmarse daños en el manguito rotador y al conocer su magnitud se procederá a canalizar al enfermo a un ortopedista, quien será el responsable de determinar el tipo de tratamiento a seguir.

A decir del Dr. Zimbrón, cuando la lesión no genera mucho dolor y los estudios demuestran que no hay daño importante, "recurrimos al llamado tratamiento tradicional, que es dirigido por un fisioterapeuta y que consiste en la acción combinada de ejercicios suaves para rehabilitar la articulación y la aplicación de calor local para mitigar el dolor a través de ultrasonido o electroestimulación".

En el caso de lesiones graves se recurre a la artroscopia o intervención quirúrgica "desde adentro" (efectuada por un cirujano especializado), lo que implica mínima agresión a los tejidos vecinos. Esta operación se realiza a través de pequeña incisión local, de 2 ó 3 mm, misma por la que se introducen una cámara diminuta que permite observar la imagen de la región a intervenir en un monitor, así como los instrumentos que permiten llevar a cabo la reparación de la lesión.

Sobre este aspecto, el cirujano añade que "esta técnica se desarrolló desde el decenio 1960-70, pero fue 20 años más tarde cuando comenzó a tener avances muy importantes gracias a la incorporación de materiales como la fibra óptica, que nos ha permitido realizar cosas que antes no imaginábamos; el avance ha sido tan espectacular como el sucedido con las computadoras, que al principio ocupaban toda una habitación en tanto que ahora podemos llevar una en el bolsillo".

El tercer recurso es la cirugía abierta, la cual se realiza sólo en casos específicos, "como lesiones muy graves o de todo el manguito rotador, ya que en este tipo de intervenciones se retiran piel y músculos hasta llegar a los tendones, mismos que anclamos o unimos al hueso para restaurar la movilidad; como puede verse, es una intervención muy agresiva y no la recomendamos a pacientes de la tercera edad".

La perspectiva de recuperación, de acuerdo al especialista, es buena en todos los casos, si bien reconoce que en la cirugía abierta se requiere de terapia de rehabilitación más prolongada.

Prevención

Finalmente, el Dr. Zimbrón Carranza explica que estas lesiones pueden prevenirse, y ante todo destaca que el calentamiento muscular es indispensable en lo que respecta a cuestiones deportivas, pues permite a todos los músculos y articulaciones prepararse antes de verse sometidos a tensiones y exigencias fuertes.

También llama la atención a quienes se ejercitan con pesas para que cuenten con un instructor que les indique los pesos con que deben trabajar, ya que hay gente "que va sola a un gimnasio y práctica sin ninguna norma, y este grupo es el más expuesto a lesiones en articulaciones y no sólo en el manguito rotador, pues la práctica excesiva puede generar, por desconocimiento, desgarres en cualquier articulación o ruptura del tejido de un músculo".

Al respecto, el especialista concluye: "Cuando se tiene cierta edad, digamos entre 14 y 25 años de edad, se piensa que se puede hacer absolutamente todo sin que se presenten consecuencias, pero no es así. La mayoría de las lesiones deportivas se dan en este rango de edad, y precisamente porque el joven exige de más a su aparato locomotor cuando intenta fortalecer sus músculos o adelgazar".

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dolor y Fiebre

Guía para bajar la fiebre en niños


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore