Centro de Dolor y Fiebre / Prevención

Zika, ¿es tan grave como dicen?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al virus del Zika una amenaza "de proporciones alarmantes". ¿Por qué preocupa tanto su contagio y, en especial, sus consecuencias durante el embarazo? Aquí, todo sobre la enfermedad del Zika.

 

Emergencia de salud pública internacional

Con el propósito de contener la expansión del microorganismo que se ha relacionado con miles de casos de enfermedades neurológicas en recién nacidos, el Comité de Emergencia de la OMS declaró al virus del Zika (zikav) como una emergencia de salud pública internacional.

Margaret Chan, directora general de la máxima autoridad sanitaria mundial, aclaró que esto no se hace "por el virus del Zika en sí mismo, sino por su asociación con la microcefalia en bebés y otros trastornos neurológicos, como el síndrome de Guillain-Barré".

En su sitio web, la OMS explica que la declaración de emergencia global implica poner en marcha mecanismos para coordinar la detección, prevención y vigilancia del problema a nivel mundial, ya que se trata de "un evento extraordinario que constituye un riesgo para la salud del público de otros Estados a través de la propagación de enfermedades y podría necesitar una respuesta internacional coordinada".

¿Cómo se transmite el virus del Zika?

El responsable de este nuevo enemigo para la salud fue descubierto en 1947 en monos del bosque de Zika (de ahí su nombre) en Uganda, África, los cuales se monitoreaban científicamente para controlar la fiebre amarilla. En 1952 se identificó en el ser humano y por décadas fue relativamente desconocido, hasta que se produjo un gran brote de la infección por el virus del Zika en el Pacífico en 2007 y 2013, apareciendo en América Latina durante el pasado 2015.

El zikav, como también se le conoce, es transmitido por mosquitos del género Aedes, sobre todo Aedes aegypti en las regiones tropicales, donde las condiciones de clima, temperatura y humedad les permiten reproducirse fácilmente.

Para la transmisión del zika, es necesario que los insectos se conviertan en vectores, lo que sucede cuando el virus los "utiliza" como medio de transporte para infectar a las personas. Por esta razón, los especialistas señalan que esta afección es claro ejemplo del grupo de enfermedades transmitidas por vectores.

El principal modo de transmisión es a través de la picadura del insecto, aunque los especialistas actualmente están enfocados en comprobar científicamente si también existen casos de transmisión perinatal (de la madre al feto) o, incluso, sexual.

¿Cómo se siente una persona con infección por virus del Zika?

Los científicos todavía están investigando sobre este microorganismo nuevo para América Latina y las consecuencias que provoca; hoy saben que solamente 1 de cada 4 personas infectadas presenta signos de la enfermedad, por lo que muchos individuos pueden haber sufrido la infección de manera asintomática (no tuvieron síntomas) y, en consecuencia, no acudieron al médico.

De hecho, la mayoría de los pacientes se recupera sin secuelas y el número de hospitalizaciones (no se ha reportado ninguna muerte que haya sido causada por la enfermedad) es mínimo.

Los principales síntomas de zika duran entre 4 a 7 días, e incluyen:

Con menor frecuencia, se han registrado síntomas de edemas (hinchazón por acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo) en los miembros inferiores, dolor de garganta, tos, vómito y presencia de sangre en el semen.

Cuando existe la sospecha, los médicos pueden diagnosticar el virus del Zika mediante una prueba especial llamada PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y con un análisis de sangre (biometría hemática), además de tomar en cuenta los síntomas y las circunstancias en las que se desenvuelve el individuo (viajes a zonas donde circula el virus, brote de zika en el lugar donde vive).

El Aedes aegypti es el mismo tipo de mosquito que transmite dengue y chikungunya, por ello las tres enfermedades provocan signos similares, lo cual representa un reto para los médicos, pues al atender al paciente, deben identificar claramente a qué afección se enfrentan y cómo deberá tratarse.

Es importante señalar que existen ciertas diferencias entre estas enfermedades transmitidas por vectores:

Zika durante el embarazo

Recientemente, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos confirmó el vínculo entre el virus del Zika y defectos de nacimiento como la microcefalia. “Hemos confirmado ahora lo que las crecientes pruebas sugerían. Ahora está claro que el virus causa microcefalia”, dijo el director del CDC, Tom Frieden, respecto del estudio (publicado en New England Journal of Medicine), donde los expertos concluyeron que “existe una relación causal entre la infección prenatal del virus del Zika y la microcefalia y otros graves defectos cerebrales fetales”.

Cabe señalar que la microcefalia es una malformación que ataca el cerebro del feto causándole graves afectaciones de por vida, por ejemplo, es posible que el bebé no hable ni camine, o presente alteraciones en todo el desarrollo psicomotor.

La principal característica de esta condición es que el perímetro del cerebro es igual o menor a 33 cm, cuando lo normal para un bebé es entre 34 y 37 cm (dependiendo de en qué semana de gestación nazca).

A finales de marzo pasado, las autoridades de salud en Brasil estaban investigando más de 4 mil casos de microcefalia posiblemente relacionados con el virus del Zika en mujeres embarazadas; asimismo han confirmado 944 casos de bebés con esta malformación vinculados con el zikv.

Además de la relación con malformaciones en el cerebro de fetos y bebés, los científicos también estudian el vínculo entre el virus del Zika y el síndrome de Guillain-Barré (trastorno neurológico que causa debilidad, pérdida de reflejos, entumecimiento, dolor y visión borrosa, entre otros síntomas), ya que los casos de esta condición en personas con la enfermedad de zika se han multiplicado.

Tratamiento contra el zika

En la actualidad no existe vacuna contra el zika pese a que científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas (Estados Unidos) y del propio Brasil trabajan para lograr la inmunización: aunque la vacuna podría estar lista para ser probada en dos años, podría necesitar hasta 10 años para obtener la aprobación de las autoridades sanitarias.

En cuanto al tratamiento contra el virus del Zika, los médicos generalmente controlan los síntomas recomendando al paciente descanso y el uso de analgésicos (acetaminofén o paracetamol) para aliviar el dolor y la fiebre; se utilizan antihistamínicos para controlar el prurito.

Al mismo tiempo, tanto las autoridades de la OMS como las de cada país aseguran que la respuesta a cómo prevenir la infección por virus del Zika está en evitar las picaduras de los mosquitos Aedes aegypti, lo cual puede lograrse con medidas como:

En América Latina: ¿cómo protegerte del zika?

Toda persona que no haya tenido exposición previa al virus y viva en zonas donde el mosquito está presente, podría ser infectada. Como la especie de mosquitos Aedes se encuentra dispersa en toda América Latina (con excepción de Chile continental), es probable que los brotes se extiendan a otros países donde actualmente no se registran casos.

Desde que Brasil informó sobre los primeros reportes de zika entre sus habitantes (mayo de 2015), los casos comenzaron a multiplicarse en forma alarmante. Hoy el problema se ha extendido a 23 países y territorios de América Latina, por lo que, según cálculos de la OMS, entre 3 y 4 millones de personas resultarán infectadas.

Ante este panorama, autoridades de salud en Estados Unidos alertaron sobre el riesgo que pueden enfrentar quienes viajen a los países afectados por el zika; además emitieron guías preliminares para asesorar a los profesionales médicos que deban atender a bebés nacidos de madres que durante el embarazo permanecieron en zonas de posible transmisión de la enfermedad.

A nivel local, autoridades de la Secretaría de Salud aseguran que si bien se han detectado solamente 34 casos de zika en México (la mayoría infectados en el sureste del país y otros más en el extranjero, ninguno con reporte de mujeres embarazadas), es importante que la población esté enterada de los síntomas de la enfermedad pero, sobre todo, aprenda a protegerse y evitar riesgos.

Países y territorios que notificaron transmisión autóctona* de zika

  • Barbados
  • Bolivia
  • Brasil
  • Colombia
  • Costa Rica
  • Curazao
  • Ecuador
  • El Salvador
  • Guadalupe
  • Guatemala
  • Guyana
  • Guyana Francesa
  • Haití
  • Honduras
  • Islas Vírgenes de Estados Unidos
  • Jamaica
  • Martinica
  • México
  • Nicaragua
  • Panamá
  • Paraguay
  • Puerto Rico
  • República Dominicana
  • San Martín
  • Surinam
  • Venezuela

*Casos contraídos por el enfermo en su zona habitual de residencia. Semana epidemiológica del 24 al 30 de enero de 2016, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Organización Mundial de la Salud (OMS).

Recuerda, si presentas síntomas que se asemejen a los del zika, no dudes en acudir con tu médico o al centro de salud más cercano para evitar que esta enfermedad se propague.