Torcedura

Miércoles 05 de abril del 2017, 11:55 am, última actualización
Torcedura, Esquince
Torcedura

También llamada esguince, es la rasgadura o estiramiento excesivo de algún ligamento (banda resistente de tejido elástico que está unida a las articulaciones), lo cual puede suceder por caídas, movimientos violentos o golpes que desplazan la articulación de su posición normal. Son más comunes en el tobillo, codo, muñeca, pulgar y cuello, aunque también afectan a otras regiones corporales.

Causas

  • Pérdida del equilibrio.
  • Caídas.
  • Movimientos bruscos
  • Sobreesfuerzo.
  • Golpes.
  • Práctica de ejercicio sin calentamiento previo.
  • Uso de calzado inadecuado.
  • Salida del hueso de su articulación (luxación).

Síntomas

  • Dolor local.
  • Inflamación.
  • La zona dañada adquiere coloración negra o azul (moretón).
  • Dificultad para realizar movimientos con normalidad.
  • En ocasiones, al momento en que ocurre la lesión, puede sentirse una ruptura.

Diagnóstico

Se reconoce mediante los síntomas descritos, pero si las molestias se prolongan por más de tres semanas es posible que se trate de un problema más serio.

Prevención

  • Caminar con precaución, de preferencia con calzado cómodo y evitando superficies resbalosas.
  • No practicar ejercicio cuando se esté cansado, haya dolor articular o sin una rutina previa de calentamiento.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Efectuar una rutina de ejercicio en forma habitual, a fin de mantener elasticidad, fuerza muscular y reflejos adecuados.
  • Al hacer un trabajo o reparación en el hogar en una postura inadecuada (cuando un músculo o articulación se fuerza), no deben hacerse movimientos rápidos.
  • Manejar su automóvil en forma prudente, utilizar cinturón de seguridad y procurar que los asientos cuenten con respaldo para la cabeza. De esta forma se evitará un movimiento brusco del cuello, en caso de recibir un impacto, que pudiera ocasionar un esguince cervical (síndrome del latigazo).

Tratamiento

  • Aplicar sobre la torcedura hielo envuelto en una toalla, aproximadamente durante 20 minutos, ya que disminuye la inflamación. Salvo la mejor opinión del médico, esta medida puede repetirse de 4 a 8 veces por día.
  • Se aconseja colocar una venda elástica para mantener la articulación en la posición correcta, y así prevenir una lesión más grave. En caso de esguince en el cuello (cervical), puede emplearse collarín rígido.
  • Para aliviar el dolor e inflamación existen analgésicos, antiinflamatorios y rubefacientes (medicamento que estimula la circulación y alivia malestares en músculos y articulaciones) de venta libre.
  • Cuando la lesión mejore, generalmente se recomienda ejercitar el área lesionada para prevenir la rigidez y aumentar la fuerza.
  • La rehabilitación debe correr a cargo de un especialista (fisioterapeuta, quinesiólogo), ya que la mala atención puede volver a generar la lesión.
  • Si las molestias persisten por más de tres semanas, será necesario hacer una radiografía para verificar posible daño en el hueso.

Consulta a tu médico