Lumbalgia, dolor en la espalda por esfuerzo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Lumbalgia, más común de lo que piensa

Jueves 02 de marzo del 2017, 12:05 pm, última actualización

La lumbalgia o dolor en la espalda baja es un problema generalizado y los números no mienten al respecto: 8 de cada 10 personas en el mundo la padecen en algún momento de su vida, y en México es la segunda causa de incapacidad laboral, después del resfriado común.

Lumbalgia, Mala postura

¿Qué es exactamente la lumbalgia o lumbago? En pocas palabras es aquel dolor en la parte inferior de la espalda (donde se localizan las cinco vértebras lumbares) y es el responsable de que millones de personas visiten al médico cada año. Tiene sinfín de causas, aunque las principales son:

  • Hacer gran esfuerzo: jalar o cargar objetos muy pesados (de más de 30 kilos), así como empujar un automóvil, sin el soporte de una faja.
  • Adoptar mala postura al estar sentado o de pie durante muchas horas o permanecer inmóvil en lapsos prolongados (hay personas que pasan más de 6 horas sin cambiar de posición).
  • Tener accidente al manejar un automóvil, caer, sufrir atropellamiento o, incluso, al ser empujado en el transporte público.
  • Por problemas de tipo muscular, osteoarticular (referente a huesos y articulaciones), de la pelvis y del riñón y vías urinarias, ya que pueden manifiestarse en la zona lumbar.
  • Padecimientos de columna específicos, como infecciones, tumores, hernias de disco y radiculopatías a nivel lumbar (ciática o dolor que irradia hacia la pierna), además de problemas degenerativos en las articulaciones (inflamación y “desgaste”).

“La persona que padece lumbalgia con más frecuencia al realizar es aquella que se ejercita en un gimnasio (8 de cada 20 casos de lumbalgia se relacionan con técnica deficiente, cargar más peso del debido y no utilizar faja), sin dejar de lado a jardineros y personas que hacen labores relacionadas con la construcción y mantenimiento”, asegura el Dr. Miguel Ángel Quiñones, especialista en traumatología y ortopedia del Hospital Adolfo López Mateos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en la Ciudad de México.

Como se ha mencionado, el grupo de la población más afectado por la lumbalgia es la población económicamente activa (PEA), de modo que el problema no sólo repercute en el paciente, sino en su familia y empresa, por lo que es importante acudir de inmediato al médico para determinar la gravedad del problema.

No obstante, indica el Dr. Rogelio Josué Solano Pérez, encargado del Servicio de Ortopedia Mixta de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Hospital de Ortopedia Dr. Victorio de la Fuente Narváez, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el Distrito Federal, en la mayoría de casos no representa problema grave, pero si no se hace seguimiento estrecho se puede volver serio e incapacitante.

“Si no se atiende a tiempo, el paciente puede presentar síntomas como adormecimiento de las piernas, calambres, piernas frías, pérdida de la fuerza muscular y, en los casos más extremos, incapacidad para caminar y controlar esfínteres (músculos que controlan la salida de orina y excremento), e incluso para utilizar una andadera”, añade el Dr. Quiñones.

Tratamiento para todos

Cuando la lumbalgia es súbita porque se hizo gran esfuerzo y no hay antecedentes traumáticos (golpes, accidentes), el paciente debe acudir a consulta con un ortopedista. Dicho especialista suele solicitar la realización de radiografías (anteroposterior de tórax y lateral de columna lumbar), mismas que valora para efectuar el diagnóstico.

No se descartan otros estudios, aunque éstos se emplean para corroborar o hacer observaciones más minuciosas. Hablamos de tomografía (procesado de imágenes por secciones o “rebanadas”), resonancia magnética (obtención de imágenes por medio de ondas de radio e imanes potentes) y electromiografía (examen que verifica la salud de los músculos y los nervios que los controlan).

Básicamente existen tres tratamientos para lumbalgia:

  • Tratamiento médico conservador. Se basa en el uso de antiinflamatorios, analgésicos, neuromoduladores (que ayudan a que el nervio deje de lastimarse), relajantes musculares y reposo. 65 a 70% de los pacientes se recuperan con este tratamiento, mismo que puede durar entre 2 y 3 semanas.
  • Terapia física o rehabilitación. Recurre a la aplicación de masaje, calor, ultrasonido, e impulsos eléctricos de baja frecuencia para estimular el músculo (TENS). Es buena opción para 30% de los pacientes que no mejoran con el tratamiento médico conservador.
  • Cirugía. Se reserva para los casos complicados en que “se necesita liberar la raíz nerviosa; se deja como última opción porque conlleva incapacidad de más de 3 meses, así que se debe valorar con calma”, apunta el Dr. Quiñones. Para el tratamiento quirúrgico es indispensable individualizar y hacer estudios completos.

Higiene de columna

Los especialistas recomiendan las siguientes medidas para prevenir la lumbalgia:

  • Mantener el peso ideal, a fin de evitar la sobrecarga de la columna y sus articulaciones.
  • Vigilar las posturas: mantener la espalda recta, elegir un asiento adecuado en el trabajo, dormir boca arriba o de lado en posición fetal y sentarse completamente en el asiento, no “de ladito”.
  • Evitar cargar bolsas pesadas y hacerlo como se cargan las del supermercado, ya que el peso se desplaza hacia los brazos y la tensión se refleja en las vértebras cervicales a las dorsales.
  • Evitar agacharse con la espalda para levantar objetos del piso; es mejor hacerlo con las rodillas flexionadas, manteniendo la espalda recta. Así el esfuerzo es realizado por las piernas.
  • Procurar no permanecer sentado o de pie más de 2 horas en la misma posición; cada vez que sea posible hay que cambiar de posición, flexionar las piernas y mover los músculos en general.
  • Los niños no deben cargar mochilas pesadas (si cargan muchos útiles se aconsejan aquellas con rueditas); menos en un solo hombro. Tampoco las mujeres deben cargar bolsas muy pesadas.
  • “Es básico el ejercicio constante para mantener el tono de los músculos, en especial los lumbares, pues así estaremos en condiciones de compensar un movimiento brusco y soportar percances como un choque o caer de las escaleras”, explica el Dr. Solano Pérez, del IMSS.

Novedades para la lumbalgia

Con respecto a nuevos tratamientos, el Dr. Quiñones explica que para los pacientes que requieren cirugía se están utilizando inyecciones de ozono en discos intervertebrales (evitan el choque entre vértebras y el daño a terminaciones nerviosas) a través de fluoroscopía (rayos X). Gracias a este método se logra la mejoría en 70% de los pacientes que requieren cirugía.

Otra opción para estos pacientes es la infiltración a nivel de las raíces nerviosas. A través de dicho procedimiento se colocan 4 aplicaciones de esteroides de forma local para quitar la afección; su efecto puede durar hasta 6 meses y puede practicarse un máximo de 3 veces al año. Esta alternativa es, sobre todo, para las personas que no pueden operarse porque sufren enfermedades del corazón o pulmones.

Por su cuenta, el Dr. Solano Narváez menciona que ya existen medicamentos con menos efectos secundarios (principalmente problemas digestivos, como gastritis y colitis), los cuales ayudan a controlar mejor el cuadro doloroso. También hay terapia física más completa, con rayos infrarrojos o ultrasonido para el tejido muscular.

Natación y yoga contra lumbalgia

En cuanto al deporte más conveniente para evitar este padecimiento, ambos especialistas coinciden en que la mejor opción es la natación, ya que fortalece los músculos del abdomen y espalda, además de que se hace en posición de relajación muscular y no hay impacto contra el piso, pues no hay gravedad. Además, no es necesario dar 10 vueltas a la alberca; también ayuda sólo chapotear.

Otras actividades que previenen la lumbalgia son el yoga (relaja la columna), bicicleta fija, caminar a velocidad sostenida y correr, pero con calzado adecuado para que no impacte a la columna.

Por el contrario, los deportes que ocasionan dolor lumbar son el fisicoculturismo, futbol, futbol americano, básquetbol, voleibol y karate. Por ello, es fundamental que al practicarlo se cuente con equipo adecuado, se sigan los cuidados e indicaciones para su práctica y se utilicen fajas o plantillas recetadas por médicos para evitar complicaciones severas.

“Una lumbalgia mal tratada puede ocasionar problemas que requieren mayor atención y tiempo de recuperación. Es probable que las raíces nerviosas a nivel lumbar se aprieten y se produzca una hernia de disco o un desplazamiento de vértebra, por lo que lo mejor es acudir con el médico en cuanto aparezcan los primeros síntomas”, finaliza el Dr. Miguel Ángel Quiñones.

SyM - Adriana Nolasco

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Dolor Menstrual

Ultrasonido


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore