Migraña, más que dolor de cabeza intenso

    SyM
Migraña, más que dolor de cabeza intenso

Es un dolor de cabeza crónico (sinónimo de jaqueca), muy intenso y punzante que habitualmente se localiza en el ojo, alrededor de éste o en la sien. Se inicia repentinamente, y en ocasiones es precedido o acompañado de síntomas visuales, neurológicos o gastrointestinales.

 

Causas

  • Factores genéticos o hereditarios pueden favorecer la aparición del padecimiento.
  • Exceso o falta de sueño.
  • Cambios en la presión atmosférica.
  • Exposición excesiva a la luz solar o fluorescente.
  • Contaminación ambiental.
  • Estrés.
  • Olores muy fuertes.
  • Reducción en los niveles de azúcar.
  • Consumo de algunos productos lácteos, como el queso tipo americano o amarillo, además del vino, embutidos, champaña, chocolate, condimentos, edulcorantes, café, té y refrescos de cola.

Síntomas

  • Su principal manifestación es dolor de cabeza intenso.
  • Una crisis de migraña generalmente viene acompañada de náuseas.
  • Vómito.
  • Sensibilidad a la luz, el ruido y olores.
  • Puede llegar a producir luces cegadoras y parpadeantes (aparecen y desaparecen).
  • Falta de concentración y alteración de la memoria.
  • Algunos individuos experimentan indicios de que un ataque de migraña se presentará muy pronto: visualizan una especie de lluvia de luces brillantes, sienten náuseas y sudor frío.
  • En ciertos casos hay agitación, euforia y ansiedad por consumir ciertos alimentos, especialmente dulces.
  • Depresión sin causa aparente, malestar generalizado y falta de energía.
  • Sensación de hormigueo o debilidad en un brazo o una pierna.

Diagnóstico

  • No se dispone de ninguna prueba de laboratorio que sea útil para el diagnóstico de esta enfermedad, aunque, debido a sus características específicas, suele resultar fácil identificarla.

Prevención

  • Evitar el consumo excesivo de vino tinto, queso tipo americano o amarillo, embutidos, champaña, chocolate, condimentos, edulcorantes, café, té y refrescos de cola.
  • Dormir al menos 6 horas diarias.
  • No exponerse a luz excesiva, olores muy fuertes, ni a elementos contaminantes.
  • Evitar situaciones de estrés.

Tratamiento

  • Existen analgésicos de venta libre que ayudan a disminuir la migraña, aunque generalmente requiere un tratamiento más agresivo, que sólo el médico puede prescribir.
  • Se cree que la disminución de las hormonas femeninas (estrógenos) durante el periodo menstrual puede estar relacionada con la enfermedad. Para aliviar este desequilibrio, se recomienda el consumo de complementos alimenticios que contengan vitamina B6, que de manera natural se encuentra en cereales, vegetales y frutas como el plátano.
  • Si la migraña no cede, debe acudirse al médico para que recomiende la terapia adecuada.

Consulta a tu médico

descarga este artículo en PDF