Usos del ultrasonido para diagnosticar enfermedades - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ultrasonido

Lunes 19 de junio del 2017, 09:03 am, última actualización

Método diagnóstico que produce imágenes de los órganos de la parte inferior del abdomen. Al ser capturadas en tiempo real (mientras se realiza el estudio), pueden mostrar movimientos de las diferentes estructuras de la pelvis y la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos. El ultrasonido puede practicarse vía abdominal, vaginal y rectal. 

Ultrasonido
Ultrasonido

Para qué sirve

Cuando el ultrasonido se efectúa en el abdomen ayuda a:

  • Identificar el estado de ovarios, útero, cérvix y trompas de Falopio.
  • Diagnosticar quistes ováricos y fibromas uterinos (tumoraciones benignas en la matriz).
  • Detectar cálculos renales y afecciones en vejiga.
  • Encontrar causas de dolor pélvico, hemorragias vaginales anormales y problemas menstruales.
  • Supervisar la salud y desarrollo del embrión o feto durante el embarazo.
  • Evaluar las vesículas seminales y próstata.
  • Guiar diversos procedimientos médicos, por ejemplo, biopsias por aspiración, en las que se usan agujas para extraer muestra de células de órganos para su posterior análisis en el laboratorio.

Con frecuencia se solicita ultrasonido vaginal para:

  • Observar el endometrio o paredes del útero, incluyendo su grosor y los ovarios.
  • Evaluar los músculos de la matriz (miometrio).
  • Detectar anormalidades y cicatrices uterinas, pólipos endrometriales (masa de tejido que se proyecta hacia fuera desde la superficie normal de la piel o de región más profunda), fibroides (tumores benignos) y cáncer (especialmente en pacientes con sangrado uterino anormal). 

El ultrasonido rectal es útil para:

  • Visualizar la próstata. 

En qué consiste

El ultrasonido pélvico se efectúa de diferente manera, dependiendo de la vía que solicite el médico:

 

  • Ultrasonido abdominal. El paciente se acuesta boca arriba en mesa especial que puede inclinarse; luego, se le aplica en el vientre gel de color claro a fin de que el transductor (dispositivo que envía ondas de sonido que chocan con los órganos y regresan para formar la imagen de los mismos en monitor) haga contacto en forma segura con el cuerpo. Posteriormente, se recorre con dicho instrumento el área de interés, de un lado a otro, para capturar las imágenes deseadas. 
  • Ultrasonido vaginal. Se realiza en forma muy parecida al examen ginecológico y con la paciente recostada boca arriba, ya que implica la inserción de un transductor (cubierto con película protectora y lubricado con gel) en la vagina, posterior al vaciamiento de la vejiga por parte de la paciente. Cabe destacar que la punta del aparato es más pequeña que la del espéculo estándar que se usa para realizar una prueba de citología vaginal (Papanicolaou) y que las imágenes se obtienen desde distintas orientaciones, lo que tiene como objetivo captar las mejores vistas de útero y ovarios. 
  • Ultrasonido  transrectal. El individuo se acuesta de costado, dándole la espalda al especialista que realiza el procedimiento, con las caderas y rodillas levemente flexionadas. Después, se coloca cubierta protectora sobre el transductor, se lubrica e inserta en el recto.

 

Preparación del paciente

  • Se recomienda vestir prendas cómodas y fáciles de quitar, ya que se solicitará al paciente vestir bata durante el estudio.
  • Sólo cuando se efectúa por vía abdominal se pide que la persona acuda con la vejiga llena, ya que el líquido contenido en ella ayuda a visualizar útero, ovarios, pared de la vejiga y próstata. 

¿Hay riesgos?

El ultrasonido no emplea radiación y, por lo general, no se sienten molestias con la aplicación del transductor de ultrasonido sobre la piel ni se conocen efectos nocivos. Sólo es posible que el paciente experimente leve incomodidad con la inserción del dispositivo en vagina o recto. 

Resultados

Este estudio puede proporcionar información sobre el tamaño, ubicación y estructura de masas pélvicas, pero no puede brindar diagnóstico definitivo de cáncer ni de determinada enfermedad. No obstante puede ayudar en la detección de las siguientes alteraciones:

  • Anomalías en la estructura anatómica del útero, endometrio, vejiga y próstata.
  • Fibromas uterinos, masas, quistes y otros tipos de tumores dentro de la pelvis.
  • Presencia y posición de un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Sangrado posmenopáusico.
  • Embarazo ectópico (fuera del útero, por lo general en la trompa de Falopio).
  • Evaluación de ciertas afecciones fetales. 

Fuentes:

  • Ginecología. Capítulo 8. Tomo I. En: Manual CTO de Medicina y Cirugía, 7ª Edición. España: Editorial McGraw-Hill; 2007.

  • Urología. Capítulo 24. Tomo II. En: Manual CTO de Medicina y Cirugía, 7ª Edición. España: Editorial McGraw-Hill; 2007.
  • Escribano Tórtola JJ. Ginecología y Atención Primaria. Madrid: Aula Médica Ediciones; 2001.
  • Harrison TR, Fauci A, et al. Harrison. Principios de Medicina Interna. 16ª Edición. España: Editorial McGraw-Hill; 2005.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore