Cuidados del cabello graso para evitar caspa - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cabello graso, ¡sáquele partido!

Martes 28 de marzo del 2017, 09:07 am, última actualización

Con los cuidados necesarios, el cabello graso puede lucir impecable y sano en vez de ser motivo de enojo. En efecto, con productos adecuados, frecuencia en el lavado y buena alimentación, se puede contar con una cabellera de envidia.

Cabello graso, ¡sáquele partido!

Todos nacemos con un tipo de cabello específico que puede cambiar su naturaleza por motivos como edad, enfermedades, estrés, alimentación, ejercicio físico, procesos químicos a los que se somete (tinte, permanentes, decoloración, alisados y otros) o a agentes naturales como Sol, agua y viento. A pesar de ello, es posible clasificar el tipo de cabello en tres categorías principales: normal, seco y graso, y dependiendo de esto se dirigirán los cuidados indispensables para conservarlo dócil y brilloso.

En particular, el llamado cabello graso o grasoso es tildado en muchas ocasiones como tipo brillante pero dotado de una consistencia resbalosa, con olor característico, que se ensucia con facilidad y que en ocasiones se cae, por lo que no es bien visto por quien lo posee. Sin embargo, siguiendo una serie de sencillas medidas todos estos "problemas" se pueden solucionar fácilmente; sólo se requiere constancia y un poquito de paciencia.

Cualidades y causas

Primero hay que comprender que en toda la piel tenemos distribuidas una serie de glándulas encargadas de su conservación, como las sudoríparas, destinadas a regular la temperatura, y las sebáceas, que producen grasa necesaria para mantener la hidratación del tejido y así protegerlo de las condiciones climáticas adversas.

El cabello graso se caracteriza por tener aspecto lustroso y separado en mechones apelmazados, ya que hay sobreproducción de las glándulas sebáceas debido a factores genéticos, aunque también es posible que esto obedezca a una alimentación rica en grasas e hidratos de carbono, o bien, a los efectos secundarios de ciertos medicamentos, como los antidepresivos.

Este cabello deberá lavarse con un shampoo que haya sido producido específicamente para texturas grasosas (formulaciones más fuertes que las elaboradas para cabello normal o seco), y enjuagarse con agua fría para contribuir a que se cierren los poros del cuero cabelludo y disminuya su secreción. Es recomendable que el lavado se realice todos los días.

Esto, que parece obvio, es olvidado en ocasiones por actuar mecánicamente sin analizar si lavamos nuestro cabello de manera adecuada o no; por ello, es recomendable detenerse un momento a leer la etiqueta del shampoo que se adquirirá y sus recomendaciones. Nunca se debe escoger un producto guiándose por el color o el perfume que más guste, pues el cabello podría someterse a un proceso para el que no estaba preparado.

También debe considerarse que tanto el lavado como el cepillado del cabello graso se realizarán con la mayor suavidad posible para no estimular la actividad de las glándulas, y que este tipo de cabellera no tolera bien los productos suavizantes o acondicionadores, ya que pueden acentuar el exceso de sebo. Sin embargo, en caso que las puntas estén secas debido a tratamientos de coloración o por su longitud, sí es conveniente administrarlo, pero sin que toque la raíz.

Por otro lado, es de resaltar que el hongo Pityrosporum ovale, causante de la caspa, encuentra en el exceso de grasa un ambiente favorable para su reproducción, por lo que además de las medidas higiénicas arriba mencionadas, se recomienda como prevención el uso de un shampoo anticaspa una vez a la semana.

Cuidar la alimentación

Si el exceso de sebo es producido por falta de ejercicio o una nutrición inadecuada, bastará modificar tales prácticas para solucionar el inconveniente. Sobre este último aspecto, cabe decir que muchas veces los problemas capilares se deben a que no se ingieren alimentos como frutas, verduras, legumbres, cereales o fibras, a la vez que se abusa de grasas, chocolates y frituras.

Ante todo, debe equilibrarse el consumo de todos los grupos de alimentos, y acentuar aquellos que son recomendables para mejorar el aspecto del cabello, como frutas, hortalizas, ensaladas verdes y leche descremada. Asimismo, como prácticas complementarias se recomienda beber mucha agua (1.5 a 2 litros por día) y realizar largas caminatas.

En contraparte, se aconseja no consumir alimentos cocinados con mucho aceite o grasa, como tampoco aquellos elaborados con harinas refinadas y almidón (postres, pastas, papas); también ayuda evitar café, tabaco y estados de estrés. Lo importante es, entonces, cambiar algunos hábitos para apreciar fácilmente cómo mejora el cabello.

Caso extremo

La seborrea es un trastorno crónico de las glándulas sebáceas que producen más grasa de lo normal, de modo que se obstruyen sus conductos y forman pequeño obstáculo en forma de costra que afecta la salida normal del cabello o puede generar su caída. Se presenta por brotes, es decir, se experimentan alternativamente momentos de mayor intensidad y otros de mejoría, a la vez que genera descamación del cuero cabelludo acompañado de picor.

Para que este padecimiento se produzca debe existir predisposición genética (la sobreproducción de testosterona estimula crecimiento y secreción de las glándulas sebáceas), aunque hay factores que incrementan la producción abundante de sebo: hablamos nuevamente de estrés, consumo de tabaco, alcohol y alimentos con mucha grasa.

Los tratamientos que existen regulan las secreciones del cuero cabelludo, evitan su descamación y dejan al cabello limpio y fácil de peinar. Para tal fin se emplean soluciones o productos líquidos elaborados con sustancias activas que limpian a profundidad, combaten microorganismos dañinos (hongos, bacterias) y evitan inflamación de los tejidos, además de los shampoos prescritos por el dermatólogo, los cuales deben contener alquitrán y desengrasar de manera suave para no estimular en exceso a las glándulas sebáceas y agravar el problema.

Considera que el cabello es el marco del rostro, y si se mantiene sano y brillante mejorará notablemente nuestro aspecto personal, por lo que bien merece que le dediquemos tiempo y esfuerzo.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore