Cómo reanudar la actividad física tras una cesárea - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cómo reanudar la actividad física tras una cesárea

Martes 08 de noviembre del 2016, 04:41 pm, última actualización

Actualmente muchos nacimientos ocurren por cesárea, intervención que implica guardar reposo y seguir ciertos cuidados que no requiere el parto natural. ¿Cuándo y cómo es conveniente que la madre reanude la actividad física?

Cuándo puede la mujer volver a realizar actividad física vigorosa tras una cesárea

Cesárea inminente

Hay muchas razones por las que los médicos deciden que el nacimiento de un bebé ocurra por cesárea (a través de una abertura quirúrgica en el vientre bajo), entre ellas encontramos problemas relacionados con el bebé (embarazo múltiple, posición o frecuencia cardiaca anormales, desproporción de tamaño respecto a la pelvis materna), la madre (enfermedades que alteran su presión arterial, infecciones, cirugía uterina previa), el cordón umbilical, la placenta o el trabajo de parto (deficiente o nulo).

En todo caso, hablamos de condiciones en las que la vida de la mujer, su hijo o ambas correrían notable riesgo si el nacimiento se presentara a través de la vagina, por ello se evitan las posibles complicaciones con este tipo de cirugías que, cabe señalar, se han perfeccionado y suelen ser muy seguras.

Se estima que la permanencia en el hospital después de una cesárea es de dos días, máximo cuatro, y que el restablecimiento de las labores cotidianas se demora un poco más de lo que tardaría por un parto vaginal. Si la madre piensa que esta intervención le obligará a mantenerse en cama, restándole independencia y llevándole a subir de peso, debemos decir que tal impresión es falsa, pues la movilidad se retoma casi de inmediato, aunque a ritmo moderado, para contribuir a una buena recuperación.

Ejercicio: comenzar "desde ayer"

Aunque algunas personas piensan que las embarazadas no deben realizar esfuerzo alguno y sólo deben descansar, lo ideal es que mantengan un nivel de actividad física de acuerdo a sus posibilidades.

Por tal motivo queremos destacar que, salvo que exista alguna contraindicación médica, la futura madre debe efectuar alguna rutina suave durante la gestación, como caminar, trotar, practicar yoga, gimnasia, danza, natación y bicicleta estática, ya que se consideran ejercicios seguros durante el embarazo y que permiten mejor restablecimiento posparto, incluso en caso de cesárea.

Otro consejo valioso es ponerse en manos de un dietista o nutriólogo, pues además de asegurar la adecuada alimentación del bebé en formación, se evitará el aumento de peso indiscriminado (difícil de eliminar posteriormente). Las observaciones médicas señalan que, a lo largo de las 40 semanas de embarazo, el incremento total de peso debe ser de 9 a 12 kg (contemplando el crecimiento del niño, líquido amniótico, placenta y grasa de reserva) para evitar problemas.

Tras la llegada de la cigüeña

Es verdad: la madre puede comenzar a tener actividad desde el momento en que pasa el efecto de la anestesia que se le administró antes de la operación, si bien hay que aclarar que se tratará de movimientos ligeros de brazos, pies, pantorrillas y tobillos, así como ejercicios respiratorios para controlar dolor, lograr relajación y eliminar posible acumulación de líquido en pulmones.

Además, con el paso de las horas la mujer podrá ser auxiliada por el médico, una enfermera o su pareja para que se incorpore, comience a hacer pequeñas caminatas o vaya a la ducha, lo cual resultará benéfico para reactivar la circulación y función intestinal.

Esto no tiene por qué ser doloroso, ya que el uso de analgésicos prescritos por el médico (generalmente paracetamol, que no interfiere con la lactancia) reducirá el dolor cuando sea muy fuerte y, por ende, facilitará la movilidad.

Ya en el hogar

Una vez en casa, la orgullosa mamá necesitará más ayuda de su pareja, familiares y amigos para realizar sus tareas habituales (y si está a su alcance, puede contratar a alguien que le ayude). Sin embargo, esto no quiere decir que permanecerá inmóvil en cama.

Además de que es muy probable que el médico cite una serie de recomendaciones sobre las actividades que pueden realizarse con moderación y de manera gradual (cuidar al niño y amamantarlo, caminar, bañarse, preparar alimentos) y cuáles no (labores de limpieza, barrer debajo de los muebles, cargar objetos pesados), todas las dudas sobre particularidades ocurridas "sobre la marcha" pueden resolverse por teléfono o correo electrónico.

Asimismo, la madre podrá aprovechar su siguiente visita al facultativo para abordar el tema. Esto sucederá aproximadamente una semana después de la cesárea, cuando se le retiren las suturas y se revise el estado de cicatrización de la herida.

En esta etapa también será de gran valor el auxilio del nutriólogo o dietista para seguir un régimen adecuado que facilite la recuperación del organismo y permita perder el peso que pudiera haberse incrementado.

Paso a paso

Si la pregunta es: ¿cuándo puede la mujer volver a realizar actividad física vigorosa tras una cesárea?, la respuesta es sencilla: depende del caso. Aquellas mamás con el hábito de practicar ejercicio rutinario desde antes de la gestación (y durante ella), y que además hayan llevado adecuada alimentación y contado con seguimiento médico, son por lo general las que pueden retomar sus actividades habituales (y su vida sexual) con mayor prontitud: hasta 2 semanas después de la cesárea.

En otros casos es probable que deba esperarse más tiempo, pero lo cierto es que, sin sobreesfuerzos, se puede volver gradualmente a las actividades normales cuando ha transcurrido como máximo un mes.

Cuando queden dudas se aconseja consultar al médico antes de reanudar una rutina de ejercicios, y no está de más que la mujer explique a su instructor o profesor que se encuentra en proceso de recuperación de una cesárea, para que lo tome en cuenta al hacer sus indicaciones.

Los primeros ejercicios tras cesárea que se aconsejan son de tipo gimnástico, ya que permiten:

  • Tonificar los distintos grupos musculares, especialmente los del vientre y suelo o piso pélvico (parte baja de la pelvis).
  • Corregir hábitos posturales incorrectos.
  • Mejorar la circulación sanguínea.
  • Regular la presión arterial y niveles de azúcar en la sangre.
  • Fortalecer los ligamentos y articulaciones.
  • Eliminar grasa excesiva.

¿Se recupera la figura?

Esta interrogante tampoco tiene una sola respuesta. Es obvio que las mujeres que ganaron demasiado peso durante la gestación, que no realizaban ejercicio habitualmente y que ya han pasado por otros embarazos (lo que ocasiona que los músculos del vientre se debiliten), tardarán más en recuperar su silueta.

En cambio, aquellas que son primerizas, con buen estado físico previo y que subieron de peso lo necesario, notarán que les es más fácil y rápido volver a lucir la figura que tenían.

Por tal motivo, lo ideal para lograr una pronta recuperación después del parto, sea con o sin cesárea, es mantener estilo de vida saludable constante, llevar adecuado asesoramiento médico y no tomar el embarazo como una excusa para comer de más y dejar de realizar actividades.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore