Grietas en los pezones durante la lactancia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuidado de los senos para no abandonar la lactancia

Miércoles 12 de abril del 2017, 11:41 am, última actualización.

La aparición de grietas en los pezones durante la lactancia es una experiencia muy dolorosa para la madre, tanto que puede desear no seguir alimentando a su bebé. Sin embargo, el problema disminuye cuando se le da la protección necesaria a esta sensible zona de la piel.

Cuidado de los senos para no abandonar la lactancia
Cuidado de los senos para no abandonar la lactancia

La ilusión que genera la espera de un bebé es indescriptible y, una vez que el pequeño llega a casa, los padres, pero sobre todo la madre, se dedicarán a brindarle atenciones, cariño y la educación necesaria para que se desarrolle como ser humano.

Uno de los acontecimientos más importantes durante los primeros seis meses de vida del pequeño es la lactancia, ya que la alimentación con leche materna protege y fortalece al sistema de defensas (inmunológico) del bebé, reduce el riesgo de obesidad, evita alergia hacia los alimentos y estimula el desarrollo neurológico.

Sin embargo, y a pesar de los buenos deseos de mamá, este importante episodio puede volverse una tortura, incluso suspenderse, debido a que los senos llegan a sufrir lesiones en la piel muy dolorosas.

“Desde luego que pueden presentarse problemas durante la lactancia, debido principalmente a la succión que realiza el bebé para alimentarse y al congestionamiento de las mamas; ambos factores, junto con otros, pueden desencadenar la dolorosa aparición de grietas en los pezones” comenta el Dr. Francisco Mejía Covarrubias, jefe de consulta externa del Hospital General de México.

No exageramos al decir que estas lesiones dermatológicas pueden desencadenar el suspensión del amamantamiento, “ya que el dolor que ocasiona es muy intenso y, si el problema no se atiende de forma adecuada, puede generar una infección, llamada mastitis”, cuyos síntomas son dolor e hinchazón en la mama, así como aparición de áreas enrojecidas y endurecidas. Si la infección avanza, pueden aparecer escalofríos, cansancio y elevación de la temperatura hasta los 40º C.

Cambio de perspectiva

Antes que nada, el Dr. Mejía Covarrubias enfatiza que no se debe perder de vista que la lactancia materna ofrece grandes beneficios, ya que:

  • Según la Organización Mundial de la Salud, más de 1 millón de vidas podrían salvarse cada año si todas las madres alimentaran con su leche a sus bebés.
  • La Organización Panamericana de la Salud asegura que los niños que toman leche industrializada tienen de 3 a 6 veces más posibilidad de enfermarse que los alimentados con el pecho.
  • La leche materna ofrece todos los nutrientes que requiere el bebé (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales), pero también le proporciona enzimas que favorecen la digestión e inmunoglobulinas que protegen contra enfermedades.
  • Para la madre hay beneficios también. Está demostrado que aquellas mujeres que amamantan a su bebé reducen de forma importante el riesgo de padecer cáncer de mama.

Partiendo de este punto, el especialista señala que “es importante que la lactancia reciba el valor que merece y que el médico, sea ginecólogo o pediatra, brinde educación a la madre sobre este tema. Se requiere información para preparar a los pezones, decir qué debe hacer; por ejemplo, en mujeres con riesgo de grietas se debe aconsejar el uso de crema dermoprotectora, ya que permite una lactancia exitosa”.

De acuerdo con el Dr. Francisco Mejía, incluso en embarazos de gemelos o múltiples, cuando se tiene la educación adecuada, es posible llevar a cabo el amamantamiento. “La clave está en saber detectar los problemas oportunamente y, mejor aún, prevenirlos a través de la preparación de la glándula mamaria”.

Así, para prevenir lesiones en la piel de las mamas pueden seguirse los siguientes consejos:

  • No apliques desinfectantes ni alcohol, ya que generan resequedad.
  • Para asear los senos usa sólo agua o un jabón muy suave, ya que productos demasiado fuertes también pueden maltratar la piel.
  • Después del baño, deja los senos expuestos un momento al aire. Luego aplica crema dermoprotectora.
  • Si el médico lo considera pertinente o detecta un problema de pezones invertidos (se hunden en vez de sobresalir en la mama), será importante darles un poco de masaje con los dedos. También es de utilidad el uso de bomba extractora o tiraleche y de brassiere cuyas copas tengan orificios a la altura de los pezones.
  • Durante el amamantamiento, permite que el bebé se alimente durante 15 minutos, aproximadamente, ya que más tiempo puede favorecer la resequedad.
  • Alimenta con frecuencia al niño (8 a 12 amamantamientos cada 24 horas; en promedio cada 2 ó 3 horas), ya que un horario más espaciado puede ocasionar mucha hambre en el bebé y hacer que succione con demasiada fuerza.
  • Si sufres dolor por congestión, exprime un poco de leche antes de alimentar al bebé, a fin de favorecer el flujo de leche. También es de ayuda que des masaje a tus senos mientras amamantas.

Ahora bien, cuando el problema de grietas en los pezones se presenta, puedes llevar a cabo las medidas ya citadas y estas otras:

  • Alimenta al bebé primero con el seno menos dolorido.
  • Cuida que la posición de amamantamiento sea correcta (la cara del bebé debe estar siempre frente a la mama) y que la boca del pequeño se encuentre en posición paralela a la grieta, ya que esto sella la lesión y evita que empeore.
  • Usa sostenes forrados o acolchonados que no tengan forro de plástico. Cambia los rellenos para mantener el pezón seco.
  • Observa si el bebé presenta manchitas blancas en la boca, ya que podría tratarse de una infección por hongos (muguet). De ser así, pide asesoría al pediatra para utilizar un antimicótico tanto para el niño como para ti.
  • Después de darle de comer al pequeño, aplica un poco de la misma leche y deja los senos al aire por un momento. La leche materna tiene un factor de crecimiento epidérmico y vitaminas necesarias para la curación de la grieta.
  • También puedes usar crema especial para los pezones, ya que protege a esta delicada piel y ayuda a que las heridas se recuperen rápidamente.

A modo de conclusión, el Dr. Mejía Covarrubias enfatiza en que no hay que perder de vista que “la lactancia genera beneficios no sólo en el organismo, sino que también brinda gran satisfacción psicológica debido al lazo que genera entre madre e hijo. Creo que esto es motivo suficiente para hacer un esfuerzo y no suspender la lactancia por grietas en los pezones, sobre todo porque existen recursos efectivos para prevenirlas y atenderlas”.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore