Donación de óvulos, exitoso método contra la infertilidad - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Donación de óvulos, exitoso método contra la infertilidad

Miércoles 12 de abril del 2017, 12:46 pm, última actualización.

Debido a su labor como profesionistas, cada vez más mujeres optan por retrasar la maternidad y buscan tener un hijo después de los 36 años; sin embargo, esto se dificulta porque sus óvulos pierden vitalidad. Para ellas existen nuevas alternativas que permiten ganarle la partida al tiempo, como la donación de óvulos.

Donación de óvulos, Infertilidad
Donación de óvulos, exitoso método contra la infertilidad

La conformación de las familias mexicanas ha cambiado diametralmente en los últimos tiempos, de tal suerte que el número de hijos que se procrean en la actualidad está muy lejos del que se tenía en la década de 1960, cuando el promedio rondaba siete descendientes por familia.

A ello hay que agregar que hoy día existe fuerte corriente entre las parejas de clase media y alta que rechazan por completo tener hijos, ya que su objetivo principal es disfrutar en solitario el producto de su trabajo. Son los llamados dinks, apelativo que se forma de la frase en inglés double income, no kids, es decir: doble ingreso, sin hijos.

No obstante, siempre existe el otro lado de la moneda, en este caso relacionado con las mujeres que, por una u otra causa, se encuentran impedidas para experimentar la maternidad. Hablamos de aquellas que padecieron la extirpación de sus ovarios en forma temprana debido a la aparición de enfermedades como endometriosis (crecimiento de tejido fuera del útero) o cáncer, pero también de quienes tienen el riesgo de transmitir padecimientos genéticos a su descendencia o quienes, en aras de realizarse profesionalmente, pospusieron la posibilidad de embarazarse hasta el momento en que sus óvulos envejecieron y, por tanto, perdieron la capacidad para lograr la gestación.

La Dra. Gabriela García Jiménez, coordinadora del Programa de Donación Ovocitaria del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI, una de las entidades más prestigiadas en México y el mundo en esta especialidad), quien establece que cuando se habla de infertilidad se tiene que hacer en forma integral, es decir, mediante el estudio médico de la pareja y no sólo de uno de sus miembros.

Debe ser de esta manera, dice la ginecóloga y obstetra por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), porque se sabe que “1 de cada 6 parejas en nuestro país tiene alguna alteración o impedimento para lograr el embarazo espontáneo, y si hablamos del origen del problema se puede mencionar que 40% corresponde a los hombres y 40% a las mujeres; el 20% restante es aplicable a ambos”.

Si centramos el tema en el lado femenino está claro que un punto fundamental es la edad, ya que, dice la entrevistada, “las mujeres hemos decidido posponer la maternidad porque le hemos dado prioridad a la parte académica y laboral; es muy común que en estas circunstancias se piense en engendrar cuando los óvulos ya no son tan ‘buenos’, lo que ocurre después de los 35 años, y en dichas circunstancias embarazarse espontáneamente resulta en cierta medida complicado”.

La edad ideal para ser madre, especifica la Dra. García Jiménez, oscila entre los 25 y 35 años, y a partir de este momento la cantidad y calidad de los ovocitos (óvulos sin madurar) se reduce en forma importante. “Sabemos que a los 40 años una mujer puede estar perfectamente saludable, en los planos físico y mental, además de que se ha realizado en el campo profesional, pero en esta etapa no ocurre lo mismo con los óvulos, ya que biológicamente sufren alteraciones”, asevera la especialista.

De ética y otros temas

El Programa de Donación Ovocitaria del IVI inició en enero de 1991 para ofrecer una alternativa a mujeres con problemas de infertilidad a causa de menopausia precoz (fin de la vida reproductiva antes de los 40 años de edad) o extirpación de ovarios; también auxilia a quienes pudieran transmitir enfermedades hereditarias o forman parejas mayores. La vía para lograrlo es a través de un óvulo ofrecido por alguien que comparte el sentimiento de la maternidad y que desinteresadamente ingresa al protocolo correspondiente.

Dicha institución médica afirma que la tasa de gestación por transferencia embrionaria es 55%, aunque en aquellos casos en que se repite el procedimiento el porcentaje puede elevarse a 95% de éxito; por otra parte, el índice de aborto alcanza 13% y el de gestación ectópica (fuera del útero) 1.28%. Asimismo, el IVI señala que aproximadamente 2 de cada 3 nacimientos han sido de un bebé, y el restante de gemelos.

La donación de óvulos se realiza de manera muy rigurosa, de acuerdo con la normatividad internacional que la aleja de cualquier acto lucrativo; en otras palabras, el procedimiento es altruista, aunque el IVI ofrece compensación económica a las donantes como una forma de retribuir el esfuerzo realizado al someterse a tratamiento de estimulación de la ovulación y posterior extracción de ovocitos.

Cualquier mujer puede ser candidata, dice la Dra. García Jiménez, pero siempre que sea física y mentalmente sana, y sin problemas en su aparato reproductor. “Hacemos una investigación muy estricta de los antecedentes y aplicamos muchas pruebas para descartar que el óvulo pueda dar paso a un embrión con alteraciones cromosómicas (en su código genético). Puedo decir que la mayoría de las donantes que acuden a nuestro instituto tienen aproximadamente 25 años, y habitualmente son universitarias”.

De acuerdo con el marco regulatorio al respecto, toda donación de gametos (óvulos) o embriones debe ser anónima y voluntaria, de modo que no se revela la identidad de las donantes ni de las receptoras. Por tanto, la única información que se le facilita a la futura madre es la necesaria para el correcto seguimiento de la gestación: grupo sanguíneo y edad de la donante.

“Nuestra institución se rige por un marco bioético internacional y dentro de estas medidas se ha pactado que el tratamiento se le puede proporcionar a una mujer hasta de 50 años, pero no más. De vez en cuando se difunde que hay personas de 65 años que se han sometido a este procedimiento, pero es en este punto donde surgen preguntas en torno a las implicaciones en un caso así. Hay que ser claros: a nivel mundial existe el consenso de que se realice en menores de 50 años, y considero que es lo mejor”, afirma la entrevistada.

La donante

Una vez que se han realizado los estudios necesarios, la donante se somete a estimulación controlada de su ovulación mediante tratamiento hormonal inyectable durante aproximadamente tres semanas, tiempo en el que se le da seguimiento exhaustivo al desarrollo de los ovocitos, el cual culminará con la extracción de los mismos.

La obtención de los ovocitos se realiza en forma ambulatoria (no requiere hospitalización y dura algunos minutos) con ayuda de ultrasonido o ecografía (sistema que permite observar estructuras internas del cuerpo) y preciso sistema de punción-aspiración, mismo que permite a los especialistas dirigirse al contenido de los folículos ováricos (cavidades que contienen los óvulos), por lo que no queda cicatriz visible alguna.

Los médicos que aplican este método prefieren sedar a la paciente para evitar molestias, pero pasada una hora la donante puede ir a casa y hacer su vida normal. A su vez, si existe molestia, jamás es mayor a la que se experimenta con la regla habitual.

¿Y la receptora?

La mujer que desea ser madre debe someterse también a la minuciosa atención de los expertos, quienes saben que la preparación del endometrio —capa interna del útero— es de vital importancia para el éxito de la técnica. Para lograrlo, es necesario el aporte externo de hormonas que igualen los efectos de las hormonas ováricas.

Una vez que se dispone de los óvulos se procede a la fecundación, y para que no haya retrasos en esta parte del tratamiento se debe tener a disponibilidad el semen de la pareja de la paciente (criopreservado, es decir, congelado). Cumplida esta fase, se efectúa la transferencia de los embriones, lo cual ocurre durante los siguientes cinco días.

Es pertinente informar que el número de embriones que se transfieren se decide de acuerdo al criterio de los especialistas médicos; de allí que la probabilidad de que haya gemelos es relativamente alta (superior a 30%).

La Dra. García Jiménez, quien también cuenta con especialidad en Endocrinología de la Reproducción por la Universidad de Valencia, en España, comenta que existe cierto tratamiento que se pone a consideración de las pacientes que no se quieren embarazar a corto plazo, y que consiste en obtener sus propios óvulos para que puedan ser utilizados más adelante, quizá cuando tengan edad en la que la producción de los mismos se reduzca o no sean de calidad deseable.

Esta técnica, concluye la especialista, “se desarrolló en Valencia y el año pasado nacieron los primeros niños producto de este sistema. Su efectividad está completamente comprobada y ya la practicamos en la sede del instituto en nuestro país”.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore