Fertilización in vitro, técnica de reproducción asistida - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fertilización in vitro, nueva era

Miércoles 12 de abril del 2017, 04:53 pm, última actualización.

Pese a la controversia que genera la fertilización in vitro, hay que reconocer que en la actualidad ha evolucionado de manera asombrosa.

Fertilización in vitro, nueva era
Fertilización in vitro, nueva era

En México, 2 de cada 10 parejas tienen problemas de infertilidad, de los cuales el que atañe al hombre alcanza casi 40% de los casos, pero la mayoría de las veces se involucran los factores que afectan tanto a varones como a mujeres. Estos individuos no logran la procreación después de intentarlo por más de un año, lo que puede tener múltiples causas, por ejemplo, edad de la compañera, defectos y trastornos en el desarrollo de óvulos y espermatozoides, así como anomalías fisiológicas que impiden el encuentro entre las células sexuales (trompas de Falopio adheridas u obstruidas, o tumores en las mismas, deficiente calidad del moco del cuello uterino o creación de anticuerpos contra los espermas).

Ante ello, la pareja suele someterse a diversos tratamientos, los que incluyen administración de medicamentos para corregir alteraciones que interfieren en el funcionamiento de óvulos y espermatozoides, cirugía para destapar las trompas de Falopio, antibióticos para combatir infecciones genitales, estimulación de la ovulación e inseminación artificial (depósito de semen dentro del útero mediante cánula delgada), entre otros.

Sin embargo, hay ocasiones que ninguna de estas terapias surte efecto, por lo que se opta por la fertilización in vitro, que es una técnica de reproducción asistida que consiste en extraer óvulos y espermatozoides, estructuras que se unen en el laboratorio para dar a lugar a embrión que, posteriormente, es implantado en el útero para que se desarrolle.

Dicho método fue ideado a mediados de la década de los 70 por los doctores ingleses Patrick Steptoe y Robert Edwards, quienes trataron de resolver el problema de infertilidad en mujeres que tenían las trompas tapadas, y después de muchos intentos lograron el primer nacimiento de un bebé (1978). No obstante, conforme ha pasado el tiempo, este tratamiento también se ha aplicado a pacientes que no ovulan bien, quienes no han logrado el embarazo después de varios ciclos de inseminación artificial y cuyos compañeros poseen baja cantidad de espermatozoides.

"Pero los avances de la fertilización in vitro van más allá, pues en la actualidad se recurre a la Ingeniería Genética para hacer diagnóstico preimplantacional, el cual permite estudiar y analizar los genes del embrión para constatar si está sano o no y saber cuál es su sexo", refiere en entrevista exclusiva para saludymedicinas.com.mx el Dr. Héctor Godoy Morales, quien forma parte del Grupo de Reproducción y Genética AGN del Hospital Ángeles del Pedregal, en México, D.F.

Alternativas

A la pareja que tiene problemas de infertilidad, en primer lugar, se le debe realizar historia clínica completa y someterla a diversos estudios de laboratorio, como biometría hemática (mide tamaño, número y madurez de las células de la sangre), química sanguínea (valora diversas sustancias liberadas por varios tejidos en el cuerpo), perfil hormonal, espermatobioscopía (recuento de espermatozoides), cultivos, así como ELISA y Western Blot para saber si hay virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Tomando en cuenta la información aportada por los procedimientos anteriores el especialista en reproducción humana puede solicitar estudios más avanzados, entre los que destacan histerosalpingongrafía o histerosalpingonsonografía, estudios que sirven para verificar que las trompas no estén obstruidas y valorar defectos de la cavidad uterina.

"Asimismo, es posible recurrir a la laparoscopía, que es una cirugía que se realiza colocando una lente a través de pequeño orificio en el ombligo, mediante la cual se puede observar el estado de los órganos pélvicos, lo que además de facilitar el diagnóstico puede servirnos para retirar adherencias (tejido cicatricial) y tratar endometriosis en trompas", agrega Godoy Morales, quien es ginecólogo y especialista en Biología de la Reproducción Humana.

Una vez que se ha identificado el problema se puede recurrir a técnicas denominadas de baja tecnología, las cuales incluyen la inducción de la ovulación con medicamentos y programación de las relaciones sexuales, así como inseminación artificial. Cuando los procedimientos anteriores no proporcionan los resultados esperados se recurre a métodos de reproducción asistida, los cuales pueden efectuarse con células sexuales de la pareja, o bien, provenientes de donadores. Se recurre a la donación de semen cuando el varón no produce espermatozoides, incluso después de buscarlos en biopsia testicular (análisis de muestra de tejido); y a la de óvulos cuando las pacientes no generan buena respuesta a la estimulación de la ovulación y si son mayores de 40 años.

"En México está permitido tener banco de semen y donar embriones, elementos que se mantienen por años en buen estado mediante congelación. Actualmente estamos diseñando la tecnología para conservar los óvulos de la misma manera, lo que posibilitaría que las mujeres menores de 30 años tengan disponibles sus células sexuales todavía jóvenes para embarazarse hasta o después de los 35 años, pues hay que recordar que los ovocitos también envejecen", explica Godoy Morales.

Bebé de probeta

En la mayoría de los casos, la fertilización in vitro requiere estimulación de la ovulación mediante administración de medicamentos, "lo cual debe efectuarse entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual, posteriormente, a través de análisis de hormonas en la sangre y observación con ultrasonido se puede seguir el crecimiento de los óvulos, y una vez que han madurado, se extraen mediante sistema de succión y se introducen a un medio de cultivo. Al mismo tiempo, la pareja entrega muestra de semen, la cual es analizada", describe Godoy Morales.

Después se depositan aproximadamente 100 mil espermas por cada óvulo recuperado en el medio de cultivo; la fertilización se puede observar hasta 18 horas después del procedimiento, y luego de 40 a 48 horas se forman embriones que se transfieren al útero. "En México se introducen en promedio tres embriones, incluso, podemos poner hasta cuatro, pero esto varía de persona a persona, desde luego que lo ideal sería transferir sólo uno", acota el especialista en Biología de la Reproducción Humana.

Se debe tomar en cuenta que "la pareja tiene que cumplir ciertos requisitos para someterse a fertilización in vitro, como ser heterosexual y mayor de 18 años, además de presentar constancia que avale que se han tenido problemas de infertilidad", indica Godoy Morales.

Cabe destacar que esta técnica de reproducción asistida tiene algunas variantes, a continuación se describen:

  • GIFT. También denominada transferencia intratubaria de gametos, consiste en tomar óvulos y espermatozoides, los cuales se colocan en la trompa mediante laparoscopía; es indispensable que las células sexuales sean de buena calidad y que no esté obstruido el conducto donde se depositarán.
  • ICSI. Practicada por primera vez en Bélgica en 1992, consiste en inyectar un espermatozoide por cada óvulo mediante técnicas de micromanipulación (pipetas y microscopio); se utiliza principalmente en casos de severa infertilidad en varones, si hay cantidad reducida de células sexuales masculinas o si éstas son inmóviles o anormales.

Cuando no se encuentran espermas en la eyaculación es posible que el afectado padezca obstrucción del conducto que se encarga de trasladarlos hasta la uretra, pero con la ayuda de una biopsia (muestra de tejido) se puede determinar la causa del problema y si hay producción de espermatozoides en uno de los dos testículos; en caso de haber, se tomarán e inyectarán a los óvulos.

¿Qué hay de nuevo?

Los avances en Ingeniería Genética aplicados a la fertilización in vitro resultan buena combinación, "pues anteriormente en el proceso de selección de embriones la única herramienta era la observación, pero ahora se ha adicionado el diagnóstico preimplantacional, el cual se realiza mediante el análisis de los genes. Con ambos recursos es posible verificar si el producto está bien formado y si padece o no alguna alteración", refiere Godoy Morales.

Es muy importante aclarar que el porcentaje de éxito de la reproducción asistida "depende de la edad y estado de salud de la mujer, y quienes garantizan resultados de 80% están mintiendo, por ejemplo, en pacientes mayores de 40 años la tasa de embarazo es de 4 a 8%", acota el ginecólogo.

Por último, siempre debe tomarse en cuenta que los problemas de infertilidad no sólo atañen a uno, sino a ambos miembros de la pareja, razón por la que es necesario mantenerse unidos y buscar ayuda especializada.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore