Mascarillas capilares para revitalizar al cabello - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mascarillas para revitalizar al cabello

Jueves 16 de marzo del 2017, 11:27 am, última actualización

Antes sólo se aplicaban en centros especializados y spas, pero los beneficios de las mascarillas para el cabello se encuentran al alcance de todos; estos tratamientos capilares se realizan para corregir exceso de grasa o resequedad y así realzar la belleza personal; ¡no deje pasar la oportunidad; conózcalas e intégrelas a su vida!

Mascarillas para revitalizar al cabello

Las mascarillas capilares son productos de incursión relativamente reciente en el mercado de belleza, pero han hecho su entrada con el pie derecho debido a que son consideradas por muchas mujeres y algunos hombres como obligatorias para efectuar tratamientos correctivos y preventivos cada mes.

Estas mezclas, de gran poder para hidratar, nutrir o eliminar exceso de grasa, tienen su origen en las mascarillas personalizadas que desde hace años se elaboran en los spas, donde el cuerpo disfruta jornadas de descanso, embellecimiento, masaje y ejercicio.

Asimismo, estilistas y salones de belleza comenzaron a considerar estos tratamientos de "uso rudo" como valor agregado para reparar el daño extremo que causan factores ambientales y productos para el cabello, de modo que sin proponérselo comenzaron a popularizarlos.

Una para cada persona

Contaminación, agua salada del mar, días soleados o de lluvia, tintes capilares, secadora, estrés y mala alimentación son algunos de los enemigos que debe enfrentar el cabello tanto en días laborales como de descanso, por lo que visto así bien vale la pena efectuar algunas actividades para ayudarle a conservar su belleza y buen estado.

En concreto, las mascarillas capilares han demostrado su capacidad para realizar esta misión; para fines prácticos, suelen agruparse en dos familias:

  • Nutritivas. Indicadas para cabello seco, maltratado y deshidratado. Contienen sustancias tales como aceites naturales, germen de maíz y vitaminas.
  • Astringentes. Regulan la secreción sebácea en cueros cabelludos grasos; incluyen elementos que estabilizan la química de la piel, reforzados con sales de azufre o zinc.

Estos productos se aplican sobre el cabello limpio y parcialmente húmedo, y se deja que trabajen durante media hora como máximo (a veces bajo exposición de ondas caloríficas), ya que de esta manera se logra la absorción del producto, siempre que se cubra la melena con una toalla, papel de aluminio o una bolsa de plástico. Para retirarla, hay que enjuagar directamente con agua tibia.

Aunque toda persona es capaz de elaborar sus propias mascarillas capilares, es recomendable asistir primero a una clínica de belleza para aprender a reconocer cuál es el tipo de cabello que se posee y, por ende, para saber cuál es el tratamiento más indicado.

Por ejemplo, una persona que tiene una melena en buen estado pero que decidió teñirlo o hacerse algunas luces o rayos, requerirá evidentemente de un producto acondicionador más profundo que cualquier tratamiento regular, ya que los químicos que permiten al cabello absorber el color también le hacen perder su brillo. Empero, requerirá de una mezcla más suave que la de quien se alimenta de manera inadecuada o fue de vacaciones a la playa y padece resequedad, estática (que genera que el cabello se encrespe y sea poco manejable) o puntas abiertas.

Asimismo, el producto es distinto para una melena lacia que para una rizada, ya que la estructura de esta última es más frágil y tiende a dañarse con mayor facilidad, incluso con una simple llovizna. Por su parte, los cabellos grasos requieren limpieza profunda y menos nutrientes, ya que una mezcla demasiado agresiva puede ser contraproducente.

Una vez que se ha reconocido el problema es posible recurrir a tratamientos caseros o comerciales que recomiende el especialista en estética personal; sin embargo, no deben confundirse estas mascarillas capilares con productos que se anuncian como tales pero que en realidad son acondicionadores altamente concentrados que no se enjuagan y que, aunque pueden ofrecer ayuda, no tienen el mismo potencial.

Mascarillas caseras

Una vez que se conocen los requerimientos propios, las partidarias de los productos naturales pueden recurrir a recetas hechas por ellas mismas que les ayudarán a reconstituir su cabello y de las cuales damos un par de ejemplos.

Primeramente, ofrecemos una fórmula para limpiar y acondicionar el cabello reseco, misma que puede utilizarse una vez al mes: en una sartén, a fuego medio, se integran media taza de aceite de jojoba y tres cucharadas de aceite de coco hasta formar una solución uniforme; se retiran de la fuente de calor.

Luego, en un tazón pequeño se colocan cuatro cucharadas de arcilla blanca en polvo (no utilizar las de color rojo o verde, ya que pueden ser muy agresivas), a las que se añadirá lentamente una taza de agua destilada, hasta formar una pasta suave. Finalmente se incorporan todos los ingredientes y se mezclan perfectamente.

La mascarilla se aplica de manera abundante sobre el cabello limpio, a la vez que se da masaje vigoroso; al concluir, la melena se cubre con una gorra de baño, se deja trabajar durante 15 minutos y luego se retira mediante ligero lavado con agua.

Aunque el tratamiento para cabello graso llega a ser complicado, es posible ayudarse con la siguiente fórmula de sencilla elaboración: en un tazón se mezclan perfectamente una taza de yogurt natural y un huevo, hasta formar una mezcla homogénea. Se aplica en el cabello generosamente y se le deja actuar sobre el cuero cabelludo durante 10 minutos; posteriormente se retira con abundante agua tibia.

Otros cuidados

Cabe destacar que el cuidado y buen estado de una melena no depende sólo del uso de mascarillas capilares, sino de una serie de medidas que, bajo supervisión del especialista en belleza personal, le permitan lucir sana y atractiva:

  • Contar con una dieta equilibrada y beber 2 litros de agua (8 vasos) al día.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Acostumbrar el uso de un shampoo adecuado a las necesidades del cabello y utilizarlo de manera regular.
  • Considerar el uso de acondicionador cuando el cabello se maltrate o reseque con facilidad, o si se utilizan tintes o permanentes.
  • Lavar el cabello con agua tibia, no caliente.
  • Cepillar el cabello dos veces al día (mañana y tarde) para estimular su circulación; se debe comenzar por las puntas y subir poco a poco. hasta llegar al cuero cabelludo.
  • Preferir peines de dientes anchos en vez de cepillos muy cerrados, pues éstos dañan el tallo del cabello e incluso lo rompen.
  • Lavar los peines cada semana con shampoo y agua caliente.
  • No abusar del secador ni del empleo de gel, spray o mousse (espuma).

Esperamos que estos consejos y el uso de mascarillas capilares le sean de utilidad para conservar o mejorar la salud y apariencia de tu cabellera. 

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore