Cesárea, intervención en embarazos de alto riesgo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cesárea, ¿cuestión de moda?

La cesárea es una intervención quirúrgica que debe realizarse solo cuando la vida de la madre o el feto peligran; sin embargo, este concepto se ha transformado y es común saber de mujeres y médicos que eligen este método aún cuando no se necesita.

Partos, Riesgo de cesárea

Tal vez conozcas algún caso en que la comodidad o la desinformación de la madre, la conveniencia del ginecólogo, las reglas que fijan algunos seguros de gastos médicos mayores, e incluso la moda, hayan sido los criterios para determinar la cesárea, muchas veces inadecuada.

La historia de la humanidad cuenta que el nombre César le fue puesto al emperador romano por haber nacido bajo esta condición, pero hoy sabemos que originalmente la cesárea era practicada a las mujeres que morían embarazadas para poder extraer vivo al feto.

Con el tiempo fue la alternativa para madres con pelvis estrecha que estaban incapacitadas para tener un parto normal, por lo que con esta práctica se dejaba expuesta la matriz fuera de la cavidad uterina. Este hecho ponía en riesgo la vida de la mujer, ya que no se contaba con instrumental quirúrgico y material de sutura que garantizara la mejor operación. Actualmente, gracias a los avances en procedimientos anestésicos, además del uso de antibióticos, transfusiones y preparación del ginecobstetra que atiende al parto, se ha logrado que esta operación se haga con mayor libertad y menos complicaciones.

El Dr. José Ahued Ahued, director general del Instituto Nacional de Perinatología, explica para Salud y Medicinas que aunque existen diferentes tipos de cesárea, la que se practica en México con más frecuencia es la llamada “segmentaria inferior”, que se realiza de manera transversal en el denominado “segmento” del útero, lo que favorece la reestructura del mismo una vez que ha cicatrizado, y la cual permite soportar nuevos embarazos.

¿Es necesaria?

Estadísticas señalan que 27% de los nacimientos producidos en México se realizan por cesárea, aunque en instituciones de tercer nivel (atienden a mujeres con partos de alto riesgo), el porcentaje aumenta hasta 45%.

El crecimiento del número de cesáreas en México ha sido enorme si consideramos que en 1957 solo 4% de las mujeres se sometían a ella. Hoy, 44 años más tarde, la cifra se sitúa por arriba del 25%, lo que responde a factores como la persuasión del ginecólogo, el deseo de la mujer por tener un parto cómodo y sin complicaciones, así como la influencia del seguro de gastos médicos. También deben considerarse aspectos sociales, cambios en educación y aparición de problemas obstétricos que en la actualidad son más frecuentes que en el pasado.

El doctor Ahued Ahued es tajante cuando identifica a las mujeres susceptibles de tener una cesárea: “Aquellas con embarazo de alto riesgo, quienes ya han experimentado dicha operación y las que pueden tener consecuencias si son sometidas a un parto normal. De igual forma una paciente que presenta un cuadro de presión arterial elevada durante el embarazo (preeclampsia), así como mujeres con grandes tumoraciones que impidan el paso del bebé por la vía vaginal. No hay que olvidar a las pacientes con placenta previa, lo que significa que ésta se inserte por delante del producto y bloquee cualquier posibilidad de su trayectoria por el canal de parto”.

Este tipo de intervención es recomendable también en el caso de que el bebé no sea capaz de pasar por la pelvis o bien, por una presentación anormal (por ejemplo, de nalgas), lo que implica posible problema. Del mismo modo, debe realizarse cuando existe embarazo gemelar, en el que los dos bebés se encuentren en posición transversa.

En la actualidad se maneja el concepto de que la cesárea está exenta de riesgos para madre y feto, a lo que responde el doctor Ahued Ahued que definitivamente no es así. “Tiene los riesgos de cualquier procedimiento quirúrgico y el peligro de que si el bebé no está bien evaluado puede extraerse antes de término y tener problemas respiratorios. En segundo lugar, se cree que el niño que nace por cesárea es más sano que el que nace por parto natural, y tampoco es una situación demostrada, porque si así fuera habría una norma para que todas las mujeres dieran a luz por esa vía. Ante un hecho tan claro como ese nadie querría tener un parto vaginal, porque se expondría a tener un niño anormal".

SyM - Fernando González

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

El ponche mexicano contiene tantos nutrientes (minerales, vitaminas y calorías), que se ha incluido en la dieta de los astronautas que habitan la Estación Espacial Internacional.




Comscore