Parto psicoprofiláctico, alumbramiento sin dolor - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Parto psicoprofiláctico, nacimiento sin dolor

Martes 07 de noviembre del 2017, 02:01 pm, última actualización

Entre los aztecas, la mujer embarazada era cuidada celosamente, se le ofrecían ceremonias, baños con hierbas aromáticas, así como sesiones de relajación y ejercicio, lo que le permitía experimentar cómodamente la gestación y dar a luz sin sufrimiento. En la actualidad, aspectos de dicha práctica son rescatados en la preparación para el parto psicoprofiláctico.

Parto psicoprofiláctico, Beneficios del parto psicoprofiláctico, Parto natural

El parto natural en la antigüedad

En tiempos prehispánicos, al embarazo se le rendía culto por considerarse sagrado. Las mujeres en gestación gozaban de privilegios y cuidados especiales, como frecuentes visitas de la partera, quien les aconsejaba sobre el desarrollo adecuado del bebé y les explicaba que podían vivir un parto sin dolor. Además, practicaban rituales para que la embarazada se mantuviera en óptimas condiciones y ofrecían banquetes en su honor.

En el alumbramiento, la partera recibía al niño con frases tiernas al tiempo que le cortaba el cordón umbilical. Posteriormente, esperaba la expulsión de la placenta, procedía a bañar al bebé e invocaba la protección de los dioses.

En la actualidad, aspectos de esta filosofía han sido retomados en cursos de psicoprofilaxis, disciplina que proporciona a la futura mamá conocimientos sobre gestación, parto natural, así como la forma de manejar dolor y ansiedad durante el alumbramiento. Este método se puede realizar a partir del cuarto mes de embarazo.

El parto no tiene que doler

Hay mujeres que traen un hijo al mundo sin sufrir, mientras que otras padecen grandes dolencias. Este contraste puede deberse a que el grado de dolor se asocia con el estado emocional en el parto. Se ha demostrado que cuando la madre está nerviosa, cansada y ansiosa siente mayor molestia durante las contracciones.

Por ejemplo, es común que las futuras mamás sufran durante el parto debido a que sienten temor, ya que pueden haber escuchado que dar a luz es una prueba dolorosa. En consecuencia, se presenta rigidez muscular, condición que favorece la sensación dolorosa. Por otra parte, hay familias con ambientes serenos donde se considera al alumbramiento como un acontecimiento satisfactorio, lo que puede permitir dar a luz en forma tranquila y relajada.

Para evitar las molestias es necesario vencer el miedo. Esto se puede conseguir cuando las mujeres están conscientes de lo que ocurre durante sus nueve meses de embarazo, si conocen la forma en que se desarrolla el parto y practican ejercicios físicos, respiratorios, así como de relajación.

¿Cómo es la preparación de un parto psicoprofiláctico?

El método psicoprofiláctico del parto proporciona conocimientos elementales sobre anatomía y fisiología en el embarazo, así como del alumbramiento. En los cursos de psicoprofilaxis se aprende la forma en que se vive un parto y los síntomas que lo anuncian, como contracciones, dilatación y expulsión. Asimismo, se tratan temas de nutrición y vida diaria durante la gestación.

Posteriormente, inicia la práctica de ejercicios con los siguientes objetivos:

  • Conocer los diferentes tipos de respiración que serán útiles durante el parto.
  • Adiestrar a los músculos que tendrán que efectuar un esfuerzo particular.
  • Aprovechar al máximo el descanso entre cada contracción.

Ejercicios respiratorios para el alumbramiento

Resulta útil practicar las siguientes técnicas de respiración para el parto constantemente, ya que permitirán que las fases de dilatación y expulsión sean más llevaderas:

  • Respiración torácica. Se hace una respiración forzada y se expande el pecho al inhalar, luego se exhala con lentitud.
  • Respiración bloqueada. Se inspira profundamente y cuando la toma de aire llega al máximo se retiene el aliento; se cuenta mentalmente hasta cinco antes de expulsar el aire por la boca.
  • Respiración pequeña superficial. Se respira, luego se exhala ligeramente con rapidez y sin hacer ruido; sólo debe moverse la parte superior del pecho, mientras el vientre permanece casi inmóvil.
  • Respiración jadeante. Con la boca entreabierta, se inhala y exhala.
  • Respiración completa. Se hace una respiración forzada, luego se inspira lentamente expandiendo el pecho y elevando la pared abdominal, a continuación, se expulsa el aire contrayendo bien el vientre.

Ejercicios musculares antes del parto

Incluye movimientos expresivos que invitan a la expansión y diversión, así como a promover la liberación de emociones que refuerzan el derecho sobre tu cuerpo para parir. Recuerda que la actividad física acompaña al cambio corporal, evita posturas inadecuadas, dolores y aumento excesivo de peso. Algunos ejercicios musculares para el parto son:

  • Flexibilidad. Ponte en cuclillas y mantén la posición durante algunos segundos para después levantarte procurando tener las rodillas separadas y la espalda bien recta. Practícalo varias veces al día, incluso, si tienes que agacharte a recoger algún objeto.
  • Elasticidad del perineo o piso de la pelvis. Puedes percibir esta zona al resistir la necesidad de orinar y defecar, pues los músculos que se contraen la conforman. Esta parte se somete a fuertes tensiones durante el parto, por lo que se recomienda fortalecerla sentándote ligeramente inclinada hacia delante, con las rodillas separadas, colocando tus codos sobre los muslos y contrayendo lentamente el perineo por algunos segundos, para luego relajarlo el doble del tiempo.
  • Fortalecimiento del vientre. Inhala profundamente, luego, mientras exhalas, contrae el abdomen durante 10 segundos, relájate y vuelva a comenzar.

Relajación, básica en el parto psicoprofiláctico

La relajación permite un adecuado manejo de emociones, elimina tensión, estrés y mejora el sueño. Antes de comenzar los ejercicios de relajación para el parto, cierra puertas y ventanas a fin de amortiguar ruidos, luego recorre las cortinas, pues luz demasiado intensa impide la relajación, no olvides vaciar tu vejiga antes de empezar.

Tiéndete sobre una cama dura, procura colocar tres cojines (uno debajo de la cabeza, otro bajo las rodillas y el tercero como apoyo en los pies). Contrae y afloja los músculos de tu cuerpo, concéntrate en realizar cada movimiento con lentitud. Comienza por las extremidades superiores, sigue con las inferiores, posteriormente nalgas, abdomen, tórax, perineo, espalda y cara.

¿Por qué optar por el parto psicoprofiláctico?

Considera que son muchos los beneficios del parto psicoprofiláctico, entre ellos destacan:

  • El alumbramiento es más sencillo y rápido.
  • La mamá sabe qué hacer, cómo respirar y cómo relajarse, lo cual permite un parto sin anestesia.
  • La pareja de la futura madre se involucra en el proceso de embarazo y se refuerza su unión.

Como puedes ver, la psicoprofilaxis prepara un parto sin analgesia (sin medicamentos para el dolor) que a la vez sea un acontecimiento que no genere sufrimiento. Además, su práctica permite que poco a poco cambies tu percepción errónea acerca del nacimiento.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Bodybalance, equilibrio entre mente y cuerpo


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore