Curso psicoprofiláctico para ser mamá - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Prepárese para ser mamá

Lunes 26 de junio del 2017, 03:59 pm, última actualización.

Hay mujeres que traen un hijo al mundo sin sufrir, mientras que otras padecen dolor durante el alumbramiento, ¿por qué se presenta este contraste? Por desinformación, ya que ignoran la importancia de prepararse para el parto.

Prepárate para ser mamá
Prepárate para ser mamá

¿Cuántas veces hemos escuchado que el parto es experiencia dolorosa y truculenta? Se nos ha vendido la idea de que es peligroso, representa sufrimiento y que todo se vale para no sufrir los “espantosos dolores”, ¡hasta cesárea!, que, desde luego, no siempre es necesaria.

“En efecto, cuando se habla de parto automáticamente llegan a nuestra mente palabras como ‘cesárea’, ‘goteo’, ‘anestesia’ o ‘monitoreo’. Es lamentable que este evento se haya convertido en sucesión de intervenciones de rutina que hemos llegado a considerar como ‘normales’ o ‘imprescindibles’ para tener un alumbramiento exitoso”, comenta Glenda Furszyfer, educadora perinatal y doula (asistente en el trabajo de parto) certificada por la Association of Labor Assistants and Childbirth Educators (ALACE) de Estados Unidos.

Y agrega que es fundamental considerar que todas las mujeres estamos genéticamente preparadas para tener parto natural, el cual es saludable, seguro y de ninguna forma es sinónimo de enfermedad.

¿En qué consiste?

La principal meta del curso de preparación para el parto es que éste se efectué de manera humanizada. “Lo anterior implica que la futura madre mantenga conexión directa con su cuerpo, sensaciones y emociones; esté consciente minuto a minuto de que es protagonista de evento único, y descubra que en su interior existe conocimiento instintivo para vivirlo con seguridad”, refiere la educadora perinatal.

Uno de los caminos para recorrer dicho trabajo interno requiere de un curso psicoprofiláctico; de acuerdo con la entrevistada, lo más recomendable es tomarlo a partir del quinto mes de gestación, a fin de aprender lo siguiente:

  • Conocimiento teórico sobre la anatomía y fisiología del embarazo y parto. En las sesiones se describen los órganos sexuales, ciclo menstrual, fecundación y desarrollo del nuevo ser. Asimismo, se proporciona información acerca de las distintas etapas del trabajo de parto y síntomas que lo anuncian, así como las señales de alarma.
  • Trabajo corporal. Incluye distintas técnicas de relajación y visualización, lo que le permitirá recuperar la conexión y confianza en la sabiduría de su cuerpo; de esta manera, es posible vivir el parto como experiencia positiva.
  • Uso de intervenciones médicas. Se aprende a distinguir cuándo son necesarias, ya que utilizadas de manera correcta ayudan a salvar vidas.
  • Preparación emocional. Permite analizar las expectativas, identificar las posibilidades reales, conocer en forma más profunda a la pareja y a sí misma, y desprenderse de miedos.

En este contexto las educadoras perinatales y las doulas juegan papel fundamental, ya que logran restablecer ese lazo ancestral con la fuerza instintiva de la mujer que va a dar a luz. “Les brindamos información y alternativas prácticas para que puedan vivir el parto como hecho transformador, con confianza, fuerza y alegría”, indica Glenda Furszyfer.

El propósito del curso psicoprofiláctico, abunda la especialista, “no sólo es proporcionar información, sino también brindar la oportunidad a la mujer de preguntarse qué tipo de parto desea y es viable tener. En este sentido, se analizan todas las opciones, que van desde el alumbramiento clásico en hospital con bloqueo epidural y el que es atendido en casa por partera, hasta el que se efectúa en el agua”.

En lo físico

Otro punto importante durante la gestación es la actividad física, la cual está indicada siempre y cuando no se tenga un embarazo de alto riesgo. “Si no hay contraindicaciones, es recomendable que la mujer encinta se mantenga activa mediante la práctica de algún ejercicio que le dé placer. Ello favorece la producción de las hormonas del bienestar, llamadas endorfinas, las cuales aportan tranquilidad y buen humor tanto a la madre como al producto”, expresa Glenda Furszyfer.

Las actividades más adecuadas son nadar, caminar, baile y yoga prenatal. Sobre este último, la entrevistada —también instructora certificada por It´s Yoga, de San Francisco, Estados Unidos—, revela que puede practicarse a partir del tercer mes de embarazo y es ideal para transitar el embarazo, nacimiento y posparto, ya que favorece la relajación, flexibilidad y fuerza, en forma muy suave y sin causar agotamiento. Además, ayuda a:

  • Equilibrar la postura.
  • Eliminar tensión y rigidez acumuladas en músculos y articulaciones.
  • Transformar la experiencia del embarazo, de periodo de debilidad e incomodidad a uno de salud, vitalidad y fortaleza.
  • Hacer propios los cambios que va experimentando el cuerpo.
  • Aliviar molestias como cansancio, dolor de espalda, náusea, ansiedad y dolor de cabeza.

¿Qué me aporta?

Los beneficios de la preparación para el parto son múltiples, pero sobre todo, “la información marca la diferencia, ya que permite eliminar miedos y brinda poder; en otras palabras, ya no se deja el cuerpo en manos de los médicos, sino que la madre se hace responsable de su parto y toma decisiones al respecto”, aclara la educadora perinatal.

Asimismo, es posible disfrutar el alumbramiento y experimentarlo con la confianza de que el cuerpo es sabio y capaz de parir al bebé. En este contexto, recomienda la entrevistada, es muy importante que el médico que atenderá el parto tenga el rol de observador respetuoso y actúe si algo se sale del curso normal.

“Ante todo, ayudamos a fortalecer la confianza de la futura madre sobre su cuerpo; para ello, durante el parto brindamos asistencia emocional e informativo sobre las alternativas que propone el hospital”, enfatiza Glenda Furszyfer. Lo anterior se complementa con apoyo físico, medidas de confort y técnicas de relajación. Y una vez que nace el bebé se promueve el contacto inmediato y prolongado con él, así como el inicio temprano de la lactancia materna.

Ten en mente que una mujer embarazada que se siente apoyada y tiene información muy probablemente obtendrá experiencia de parto satisfactoria. Si requiere profundizar más sobre este tema, puede comunicarse con Glenda Furszyfer a través del correo electrónico info@partohumanizado.org, o bien, visita la página www.partohumanizado.org.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore