Ultrasonido en cuarta dimensión - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ve a tu hijo sonreír antes de nacer

Viernes 26 de julio del 2013, 09:17 am, última actualización.

¿Alguna vez imaginaste que a través de ultrasonido podrías ver a tu bebé bien definido, sonriendo y moviéndose en tiempo real? Ahora es posible, ya que dicho método ha evolucionado y se le denomina de cuarta dimensión.

Embarazo, Bebés, Ultrasonidos 4D
Ve a tu hijo sonreír antes de nacer

 

El ultrasonido que se utiliza para examinar al bebé dentro del vientre materno se ha hecho más sofisticado con el paso del tiempo. Primero apareció el denominado de segunda dimensión (2D), que muestra imágenes planas que sólo pueden ser interpretadas por un ginecólogo; posteriormente, surge el de tercera dimensión (3D), que agrega volumen al 2D y, por tanto, las imágenes definen de mejor manera la anatomía del bebé. Tomando como base la tecnología de este último, se desarrolló el de cuarta dimensión (4D), que incluye el movimiento y transmisión de imágenes en tiempo real.

Al permitir distinguir mejor todas las partes del cuerpo del bebé, se simplifica el conocimiento de su desarrollo anatómico y orgánico, además de que se puede saber su sexo con una certeza del 100 %. También es posible ver cuando se estira, si abre o cierra las manos, y se aprecia claramente su cara y los movimientos de su boca; asimismo, pueden reconocerse sus actitudes, es decir, si está feliz sonríe, en caso de que padezca alguna enfermedad se observa una expresión triste y si está cansado se le ve bostezar. Todo ello representa ventajas al médico cuando verifica el estado de salud del feto, ya que puede realizar un diagnóstico más preciso y detallado.

Pero eso no es todo, también es posible ver sus órganos internos, lo cual se logra mediante la utilización de una técnica llamada multiplanar, que permite el análisis de estructuras. Así, puede estudiarse el cerebro, corazón, hígado, riñones y vejiga, para comprobar que su funcionamiento sea normal.

Las ventajas que tiene este avance científico sobre el 2D es la obtención de imágenes mejor definidas y fácilmente reconocibles, ya que se recrea la superficie de las partes del organismo del feto. En cuanto al 3D, la superioridad radica en el movimiento. Así, para muchas mamás será más fácil reconocer a su hijo porque puede verse en el monitor prácticamente como un bebé que ya nació, con la excepción de que su piel no se distingue muy bien.

Este tipo de ultrasonido resulta de gran utilidad cuando los fetos tienen malformaciones o defectos congénitos, pues es posible apreciarlos claramente.

Por otra parte, el método 4D representa una herramienta adicional para efectuar estudios genéticos que permiten la identificación de anomalías (por ejemplo, retraso mental). Además, cuando se realiza la amniocentesis (obtención del líquido que cubre el ambiente fetal) o cordocentesis (extracción de sangre del cordón umbilical), se convierte en eficaz guía que permite ver la aguja con la que se tomará la muestra (que se inserta en el vientre). Con ello se evita hacer daño al bebé o a la mamá.

Este tipo de análisis se basa en el barrido que hace el transductor, aparato que emite ondas de sonido que traspasan los tejidos del vientre materno para llegar al bebé y reflejar sus estructuras, las cuales son capturadas y trasladadas a un equipo de cómputo, que se encarga de procesarlas y mostrarlas como una imagen. La diferencia entre el barrido sobre al abdomen de la mujer y la aparición de la imagen en el monitor es de milésimas de segundo, por lo que se puede hablar de una acción prácticamente simultánea. Las ondas de sonido no se escuchan ni se ven, tampoco se sienten y no provocan daño alguno al bebé o a la madre.

Con este método los médicos obtienen información muy valiosa, como la confirmación de un embarazo desde las primeras semanas, tamaño, edad y desarrollo del feto, número de bebés en una gestación múltiple, además, son capaces de verificar la vitalidad del feto e identificar un embarazo dentro o fuera de la cavidad uterina.

Los especialistas recomiendan que se realicen entre 3 y 4 ultrasonidos a lo largo del embarazo, el primero entre las semanas 7 y 12, el siguiente entre la 18 y 24, el tercero entre la 30 y 34 y el último en la 36 ó 38.

Aunque muy pocas clínicas cuentan con esta maravilla tecnológica, pregunta a tu ginecólogo si está al tanto de su existencia. De ser así, no lo dudes, tal vez puedas ver que tu hijo te guiñe un ojo antes de nacer.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore