Efectividad de la linaza en el tratamiento de enfermedades - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Linaza, saludable moda

Miércoles 12 de abril del 2017, 11:11 am, última actualización

Es común oír comentarios sobre los beneficios de la linaza, e, incluso, no faltan quienes la califican de maravillosa, ya que se dice que ayuda a bajar de peso, mejora la digestión y controla los niveles de glucosa y colesterol en la sangre. ¿Qué tanto hay de cierto en esto?

Linaza, Beneficios
Linaza, saludable moda

Muchos piensan que esta semilla es el "último grito de la moda" en cuanto a nutrición se refiere, gracias a que se ha desatado importante campaña publicitaria en la que se divulgan testimonios de usuarios satisfechos y especialistas en naturismo o herbolaria, quienes no dejan de enfatizar los notables y múltiples beneficios que aporta a la salud. Lo cierto es que antes de salir corriendo a comprar este producto, conviene detenerse un instante e informarse para saber qué tan cierto es lo que se difunde.

De inicio vale recordar que el lino (Linum usitatissimum) y su semilla, la linaza, son viejos conocidos de la humanidad. Egipcios, babilonios y griegos cultivaron esta planta desde hace al menos 5,000 años para obtener alimento e importante fibra de uso textil, además de que la empleaban con fines medicinales; de hecho, se sabe que uno de los padres de la Medicina occidental, Hipócrates (460 al 377 antes de nuestra era), recomendaba su uso para tratar malestares digestivos y enfermedades de la piel.

La linaza puede comerse sola, ya que su agradable sabor recuerda al de la nuez, o puede combinarse con otros granos para elaborar pan o granola; también se le tritura para obtener su aceite, el cual se destina al consumo humano o a la elaboración de productos cosméticos, pues ayuda a mantener óptima humectación en la piel.

Su uso tradicional, sobre todo en Asia, la señala desde hace siglos como remedio para irritación en estómago e intestinos, además de que se emplea con otros ingredientes en la elaboración de fórmulas para enfermedades respiratorias o de la vejiga y conductos por los que viaja la orina (uréteres y uretra). También se ha empleado para atender enfermedades de transmisión sexual, como gonorrea, aunque no hay evidencia científica que avale este hecho.

Polémica incursión

Investigaciones recientes han encontrado que la linaza contiene varios compuestos y elementos nutricionales de gran valor que son los responsables de su actual popularidad, entre ellos:

  • Fibras solubles. Tienen la propiedad de aumentar la sensación de saciedad, reducir el apetito y disminuir la absorción de azúcares y colesterol.
  • Ácidos grasos esenciales. La linaza contiene estos dos elementos que el organismo humano necesita pero que es incapaz de producir: el ácido linolénico (Omega 3) y el linoleico (Omega 6). Sin embargo, posee más del primero, sobre el cual se ha informado que debe consumirse en mayor cantidad debido a que ayuda a prevenir enfermedades del sistema circulatorio y cáncer.
  • Fitoestrógenos. Son compuestos vegetales que producen los efectos de los estrógenos (hormonas femeninas) aunque su estructura bioquímica no es igual. La linaza es rica en una familia de estas sustancias, la de los lignanos, a la que se atribuye también la cualidad de prevenir tumores, principalmente en senos.
  • Proteínas. Útiles para fabricar, reemplazar y recuperar las células de los tejidos y para producir hormonas.
  • Vitaminas A, B, D y E. Indispensables para el organismo, ya que benefician a todos los sistemas e intervienen en el funcionamiento celular. Su deficiencia puede ocasionar enfermedades en la piel, falta de visión durante la noche, alteración en la coagulación sanguínea y descalcificación de huesos, por mencionar algunos padecimientos.
  • Sales minerales. Son necesarias para la formación de células y participan en la mayoría de reacciones químicas que ocurren en el organismo. 

Los especialistas en medicina naturista afirman, no sin negarles la razón, que dichas sustancias otorgan a la linaza propiedades de las que pocos productos pueden presumir. Sin embargo, debemos mencionar que muchos nutriólogos llaman la atención acerca de la falta de investigaciones científicos que certifiquen estadísticamente la efectividad de la linaza en el tratamiento de enfermedades, por lo que, sin negar su utilidad dentro de una alimentación balanceada, se muestran poco entusiastas ante quienes declaran que este vegetal es la solución a varios de los problemas médicos que enfrentamos en la actualidad.

El por qué de lo anterior radica en que los estudios sobre los beneficios del Omega 3 en el sistema circulatorio, por ejemplo, son aceptados por buena parte de la comunidad médica, pero a pesar de ello todavía no hay conclusiones definitivas sobre cuál es la dosis de esta sustancia que se debe incluir en la dieta habitual para prevenir padecimientos, y menos aún se cuenta con información certera sobre su uso con fines terapéuticos. De esta manera, aunque en teoría muchos de los productos a base de linaza que se encuentran en el mercado podrían contribuir al mejoramiento de la salud sólo por los elementos que contienen, es aventurado establecer si las cantidades de éstos son adecuadas para erradicar o controlar enfermedades.

Beneficios de la linaza

Lo anteriormente dicho no intenta desmeritar a esta pequeña semilla, sino darle su justa dimensión y valor dentro de la dieta habitual. De cualquier forma, y con el fin de crear un panorama mucho más amplio al respecto, brindamos un recorrido a través de los atributos más difundidos sobre esta planta y las evidencias con que se cuentan hasta el momento para formarse una opinión:

  • Ayuda a la digestión. Se sabe que una cucharadita de aceite de linaza al día o dos de semillas, acompañadas de yogurt, ayudan en el tratamiento del estreñimiento, ya que incrementan la frecuencia de movimientos intestinales (actúa como laxante). En este aspecto no hay punto de discusión y todos los especialistas coinciden, ya que se sabe desde hace tiempo que la linaza contiene importante cantidad de fibra (pectina y mucílago, principalmente). Las diferencias inician en cuanto a que estas semillas son recomendables para regenerar la flora intestinal, dar tratamiento a irritación estomacal o para aliviar los daños causados al colon por el uso de medicamentos, pues mientras los especialistas en naturismo afirman que el uso ancestral de la linaza en regiones del planeta como la Península Árabe es sustento suficiente para dar estas aseveraciones por ciertas, los médicos más apegados a estudios científicos sostienen que no hay evidencias claras ni definitivas por falta de investigaciones.
  • Prevención del cáncer. Esta cualidad no se ha comprobado del todo, aunque se estima que aproximadamente 30 compuestos contenidos en la linaza pueden prevenir el desarrollo de tumores malignos. Por ejemplo, se sabe que poblaciones humanas con dieta rica en fibra y fitoestrógenos, que son familias de compuestos contenidas en la linaza, presentan bajo índice de tumores en el seno. Asimismo, un estudio realizado con ratones en la Universidad de Duke (Estados Unidos) ha demostrado que los ácidos grasos Omega 3 ayudan a bloquear las sustancias que favorecen el desarrollo de células anormales en la próstata (glándula del sistema reproductor masculino, localizada delante del recto y debajo de la vejiga). Aunque es fácil deducir que este alimento contribuye a prevenir el cáncer, no se sabe aún cuál es la cantidad más indicada para lograrlo. Por ello, si decide consumir linaza para reducir el riesgo de sufrir tumoraciones le recomendamos que, al mismo tiempo, siga otras medidas de utilidad, como incrementar el consumo de cereales integrales, frutas y verduras, sustituir carne roja o con mucha grasa por sus similares provenientes de aves o pescados, y erradicar el consumo de tabaco. La práctica de ejercicio diario también es de gran ayuda.
  • Colesterol y diabetes. Se sabe que la fibra reduce la absorción de grasas en el intestino a la vez que regula los niveles de glucosa, por lo que se estima que la linaza puede ser de utilidad para quienes desean combatir estos problemas, responsables en gran medida de infarto al cerebro o corazón (suspensión en el suministro de sangre a estos órganos debido a ruptura o taponamiento de vasos capilares). No obstante, debe quedar bien claro que no es la cura a tan terribles padecimientos, sino que sólo es auxiliar en su tratamiento. Nuevamente se debe mencionar que no existen estudios que permitan saber cuáles son las dosis que se deben consumir, por lo que hacemos hincapié en que quienes deseen incluir a la linaza en su dieta para regular colesterol o glucosa consulten a su médico y no la tomen como sustituto alguno de su terapia, la cual incluye monitoreo periódico de sangre, práctica deportiva, control de la presión arterial y dieta en la que, por lo regular, se disminuye el consumo de azúcar, grasa y harinas refinadas para dar preferencia a cereales integrales, frutas y verduras.
  • Climaterio o menopausia. Una dieta rica en alimentos que poseen fitoestrógenos ayuda a reducir los síntomas de la menopausia, de modo que la linaza contribuye a disminuir irritabilidad, depresión, bochornos (sensación de oleadas de calor) y riesgo de aumentar de peso que caracterizan a esta etapa y que se deben a la reducción en la cantidad de hormonas. Para un resultado más efectivo se recomienda combinar la linaza con otros alimentos que poseen sustancias similares, entre ellos garbanzo, frijol, soya, trigo, cebada, avena, ginseng, ginkgo biloba, valeriana, brócoli, zanahoria, coliflor y espinaca. De cualquier forma, las mujeres en climaterio que deseen incluir linaza en su dieta deben consultar a su ginecólogo, ya que es probable que requieran tratamiento con hormonas sintéticas (terapia de reemplazo hormonal).
  • Reducción de peso. El alto contenido de fibra que caracteriza a esta semilla la convierte en auxiliar para dietas adelgazantes, ya que reduce la cantidad de grasa que absorbe el intestino y, al mismo tiempo, disminuye el apetito al generar sensación de saciedad en el estómago. Sin embargo, no hay régimen ideal que se base únicamente en el consumo de este producto. Además de la linaza es necesario llevar a cabo alguna actividad física por lo menos 30 minutos al día, así como equilibrar el consumo de alimentos con ayuda de un nutriólogo, especialista que cuenta con la capacidad de estructurar un plan alimenticio que permita reducir el peso corporal del individuo tomando en cuenta sus necesidades de nutrientes.
  • Acumulación de líquidos. Los ácidos grasos de la ayuda a reducir la inflamación de tobillos e hinchazón en manos que algunas personas sufren, sobre todo mujeres en etapas previas a su período menstrual. No hay dosis sugerida, de modo que su consumo debe consultarse con el médico.
  • Afrodisíaco. Posee sustancias que ayudan a mejorar la circulación sanguínea y, por tanto, la irrigación a los genitales (masculinos o femeninos), pese a lo cual su ayuda es limitada debido a que no erradica ciertas dificultades que generan disfunciones sexuales, como pueden ser problemas psicológicos y estrés excesivo.
  • Salud de la piel. Se sabe que consumir esta semilla regularmente durante varias semanas hace que la epidermis luzca más tersa y suave, además de que la aplicación de aceite de linaza permite adecuada limpieza y nutrición tanto en el cutis como en el cabello. Se dice que también es auxiliar en el tratamiento de eccema producido por el Sol (presencia de ronchas rojas que provocan comezón intensa, irritación y úlceras diminutas) y psoriasis (inflamación y enrojecimiento de la piel que puede generar infecciones), pero sólo por su capacidad humectante.

Última recomendación

Los especialistas en naturismo insisten en que los mayores beneficios de la semilla del lino se obtienen cuando se consume en el desayuno con jugos, licuados, trozos de fruta, yogurt o ensaladas, si bien hay quienes aseguran que su efecto es mayor al tomarla con agua, luego de dejarla reposar toda la noche en este líquido. También es posible incorporar este producto en hot cakes, panqués y guisados con pollo o pescado, además de que algunas panaderías cuentan con pan de linaza o multigrano, ideal para acompañar alimentos o preparar emparedados.

Finalmente, se recomienda que la linaza no sea consumida por quienes padecen enfermedades del sistema digestivo muy severas sin antes consultar a un gastroenterólogo, además de que las personas con alergia se deben mantener atentas a posibles efectos negativos, como dolor intestinal intenso y diarrea. Asimismo, al incorporarla a la dieta habitual se deben consumir ocho vasos con agua al día, con el fin de ayudar a su correcto funcionamiento.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore