Información acerca de la píldora de emergencia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Píldora de emergencia, continúa el debate

Lunes 14 de noviembre del 2016, 03:32 pm, última actualización.

Pocos temas han sido tan discutidos como la aplicación de métodos anticonceptivos y, principalmente, el que se refiere a la popular píldora. El asunto toma fuerza cada cierto tiempo y basta pequeña chispa para encender nuevamente la discusión. En fechas recientes, el detonador ha sido la pastilla de emergencia o del día siguiente.

Píldora de emergencia, continúa el debate
Píldora de emergencia, continúa el debate

Los roles sociales se transformaron drásticamente en los últimos años. Hoy, a nadie sorprende que sea una mujer la que dirija una empresa, comande un partido político u ocupe un lugar en actividades que antes eran exclusivas de los varones. Diversos factores han contribuido para que esto sea así, y quizá uno de los más importantes fue la invención de las pastillas anticonceptivas, las cuales permiten al sexo femenino elegir el momento para embarazarse y, en consecuencia, desarrollarse personal y profesionalmente sin que ello signifique renunciar a la maternidad.

Es un hecho: los prejuicios en torno a este método anticonceptivo siguen vigentes, y hoy, en pleno siglo XXI, la Iglesia Católica y los grupos más conservadores de la sociedad mexicana se oponen al uso de la pastilla de emergencia en una especie de Cruzada que está envuelta en mensajes contradictorios y que, incluso, hasta algunas autoridades de la Secretaría de Salud llegaron a considerar retirarla del cuadro básico de medicamentos, en el cual fue incorporada en 2005. Sí, a pesar de que en nuestro país, parecen olvidar los ultraderechistas, se practican anualmente más de 500 mil abortos clandestinos.

Las más vulnerables

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), cuya misión se basa en difundir información relativa a los derechos reproductivos para que éstos sean reconocidos y respetados en México, establece que existen todavía amplios sectores de la sociedad en los que el embarazo temprano es muy frecuente. Cierto, se habla de la población rural, pero también de grupos urbanos marginados en los que la maternidad forma parte del destino social en la vida de las mujeres, pues tal es la única forma de valoración social que tienen.

En contraparte, no podemos negar la existencia de importante número de adolescentes que viven en zonas urbanas, los cuales tienen expectativas de educación o empleo y que, no obstante, se enfrentan a un embarazo no planeado. Como es de esperarse, cualquier plan de vida que se haya proyectado hasta antes de esta circunstancia tiende a modificarse ostensiblemente.

A todo ello habría que agregar que los hombres, al menos en Latinoamérica, arrastran patrones culturales que les dan licencia para sentirse ajenos a esta problemática. Es verdad que la naturaleza eligió a la mujer para permitir el desarrollo de un nuevo ser humano, lo que la convierte en la principal responsable de su bienestar, pero esta condición biológica no le otorga al varón el derecho de deslindarse de su responsabilidad.

Blanco y negro

La polémica en torno a la pastilla de emergencia surgió a partir de que fue incluida en la Norma Oficial Mexicana de Planificación Familiar. Posteriormente, la discusión se tornó más áspera cuando se hizo público que el anticonceptivo se incluiría en el cuadro básico de medicamentos que ofrece gratuitamente la Secretaría de Salud.

La medida forma parte, han dicho las autoridades, de un plan que busca que los embarazos no deseados (350,000 cada año) y los abortos disminuyan en forma considerable. Se estima, es bueno reiterarlo, que en México se realizan anualmente más de 500 mil abortos clandestinos y que 10 de cada 100 mujeres, de entre 15 y 19 años, lo han practicado.

En 1978 la Cámara de Diputados recibió una iniciativa de ley para legalizar el aborto. Ese hecho fue la causa principal para que se creara Provida, una de las organizaciones civiles más conservadoras del país que salta a la palestra siempre que hay un asunto que atente contra la moral y buenas costumbres.

En el caso de la anticoncepción de emergencia, Provida no tardó en manifestar su inconformidad. Sin ofrecer elementos científicos, el grupo comandado por Jorge Serrano Limón ha declarado que la píldora fue autorizada a espaldas de la sociedad, que es abortiva y ocasionará la muerte a miles de mexicanos, pues no permite la implantación del ser humano recién concebido.

La anticoncepción de emergencia, señala Provida en su página web, “es un eufemismo (palabra que suaviza o “maquilla”) científico para no decir la verdadera naturaleza abortiva de dicho medicamento. Los agentes de la cultura de la muerte hablan un lenguaje confuso para ocultar la verdad.

“Campantemente dicen que este producto puede ser usado en las primeras 72 horas posteriores a una relación sexual llevada a cabo en período fértil sin protección previa, asegurando que prevendrá el embarazo. Y en el colmo de la ignorancia científica de los últimos conocimientos citogenéticos (basados en el estudio de los cromosomas) y de biología molecular, asegura que actúa, entre otras formas, impidiendo que se implante el óvulo fecundado, pero que no es abortivo.”

Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), institución que agrupa a los obispos mexicanos, ha dicho en voz de su representante de comunicación social que “las mujeres que utilicen este método podrían ser excolmugadas, y también aquellos funcionarios católicos que la promuevan”.

El arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, calificó el uso de la pastilla anticonceptiva de emergencia como un arma mortal. “Yo creo —señaló— que es algo que México no necesita. Es una medida, inclusive, muy peligrosa, porque atenta contra la vida humana; está comprobado que en ocasiones, esta pastilla del día después puede ser abortiva. Entonces no hay que poner un arma así en la gente, para que maten a niños inocentes”.

En su momento, María Consuelo Mejía, directora de Católicas por el Derecho a Decidir, lamentó la postura de la Iglesia católica y consideró inaceptable que trate de influir y presionar al gobierno en el diseño de políticas de población y de salud pública. “A la Iglesia se le olvida que vivimos en un Estado laico (independiente de toda influencia religiosa) y que no se vale abusar de la investidura sacerdotal para imponer criterios”, aseveró.

La activista mexicana también recordó a la prensa que “al interior de la Iglesia Católica, la cual se ha caracterizado por reprimir las costumbres sexuales de la sociedad, se han registrado casos de abuso sexual, sobre todo en menores”.

¿Y la ciencia?

La pastilla de emergencia empezó a utilizarse a partir de las investigaciones del médico canadiense Albert Yuzpe, quien en los años 70 descubrió que al duplicar la dosis de las pastillas anticonceptivas que contenían estrógenos y progesteronas se podía evitar la ovulación y, por ende, evitar un embarazo no deseado.

En la actualidad, se producen pastillas que solamente contienen progesteronas, las cuales tienen una presentación específica para este tipo de anticoncepción; es decir, son dos tabletas que contienen las dosis exactas, lo cual elimina la posibilidad de confusión y permite mejor control de las mismas.

Estos compuestos son los que proporciona la Secretaría de Salud, pero existen varios más, certificados por la misma dependencia gubernamental, que se pueden adquirir libremente en cualquier farmacia sin receta médica.

El Dr. Norberto Reyes Paredes, jefe de la División de Obstetricia del Hospital General Manuel Gea González, explica que la píldora del día siguiente “no va a evitar la ovulación si ésta ya está en proceso; es decir, si naturalmente se llega a presentar una fecundación o la implantación del óvulo en el útero la pastilla no puede hacer nada, por lo que es erróneo que se le atribuyan efectos abortivos”.

Pareciera, dice el ginecólogo, “que este método sustituye por completo a todos los demás, pero no es así. Es muy importante que se sepa, porque si no vamos a empezar a tener embarazos no planeados al por mayor”.

Para ratificar lo dicho por el especialista, es interesante conocer la postura del Consorcio Latinoamericano de Anticoncepción de Emergencia al referirse a la evidencia científica de la acción de la píldora: “Un mecanismo de acción demostrado es la inhibición de la ovulación. Por otro lado, el levonorgestrel (sustancia activa de la píldora del día siguiente) inhibe la penetración de los espermatozoides en el tracto genital de la mujer.

“No se han encontrado alteraciones del endometrio en mujeres tratadas con levonorgestrel en las dosis usadas para anticoncepción de emergencia. La información disponible en la literatura científica no provee ninguna evidencia de que la anticoncepción de emergencia interrumpa el embarazo, impida la implantación o afecte al embrión, ya sea antes, durante o después de la implantación”.

Una opinión en el mismo sentido es la de Patricia Uribe Zúñiga, directora general del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, quien ha precisado que las pastillas disponibles “no producen cambios en el endometrio (tejido interno del útero), sólo inhiben la ovulación, alteran la maduración y liberación del óvulo, e inclusive modifican el mecanismo de transporte, por lo cual la célula reproductora femenina no alcanza a unirse con el espermatozoide. Tampoco hay cambios en el endometrio, por eso es un error afirmar que son abortivas”, concluye.

La píldora de emergencia en el Mundo

Contrario a lo que pudiera pensarse, la píldora de emergencia ha estado presente desde hace más de 30 años en Estados Unidos y Europa. Actualmente, está disponible en más de 70 países; 15 de ellos latinoamericanos.

Como ocurrió en México, en el resto de los países hispanoamericanos la Iglesia y los grupos conservadores han pugnado por la prohibición de la pastilla, lo que no han conseguido hasta el momento. Sin embargo, su persistencia ha hecho que este método anticonceptivo sea subutilizado y que muchos de los prestadores de servicios de salud desconozcan sus características ante la poca promoción en torno a sus ventajas.

En Argentina, la Corte Suprema de Justicia declaró ilegal la venta de la pastilla de emergencia en la ciudad Mendoza ante la presión ejercida por grupos opositores. En Perú, se desató una campaña en contra del Ministerio de Salud, al que acusaron de “ceder ante instituciones internacionales promotoras del aborto, que buscan implantar el control de la natalidad sin considerar la libertad de información y conciencia de las peruanas y peruanos”.

En Chile también se registraron reacciones en este sentido, y la controversia llegó a la Suprema Corte, institución que prohibió la comercialización del medicamento en el año 2001. En la actualidad se puede adquirir, pero sólo con receta médica.

Quizá suene paradójico, pero en Estados Unidos la venta de la pastilla también está restringida y sólo está disponible (sin receta) en Washington, Alaska y California. Parece increíble, pero de acuerdo con una encuesta realizada en el año 2000 por la Fundación Kaiser, sólo 2% de las mujeres estadounidenses entre 18 y 44 años había usado alguna vez la píldora del día siguiente. Quizá, simplemente, no la necesitan.

¿Lo sabía?

  • La píldora de emergencia se ha confundio con la pastilla que se conoce como RU-486, la cual permite interrumpir el embarazo dentro de las primeras nueve semanas de la gestación. El RU-486 (mifepristone) pertenece a una nueva clase de medicamentos conocidos como antiprogestinas, y no está disponible en México. Su uso ha sido aprobado en Francia, Suecia, Gran Bretaña y China.
  • El uso de la anticoncepción de emergencia no genera efectos adversos en el metabolismo ni en el sistema cardiovascular.
  • Después del coito, los espermatozoides tienen que esperar en las vías genitales femeninas entre 1 y 5 días hasta que se produce la ovulación. Mientras tanto, son sometidos a procesos de migración y capacitación que les permiten desarrollar su función fertilizante. Es decir, el espermatozoide no se une con el óvulo inmediatamente después del coito, sino hasta que está debidamente capacitado para ello.

Finalmente, cabe señalar que la Fundación DKT, organización responsable de la operación del servicio telefónico de información acerca de la anticoncepción de emergencia, ofrece orientación gratuita en torno a este tema. Para acceder a ella, puede comunicarse al teléfono 01-800-286-9314.

SyM - J. Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore