Atención médica durante todo el año - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Prevención: salud mes a mes

Miércoles 13 de abril del 2016, 09:49 am, última actualización.

A lo largo de 12 meses se pueden tomar medidas para prevenir problemas mayores de salud; a continuación una guía de cómo llevarlas a cabo.

Atención médica, Dolor muscular, Alergias, Conjuntivitis
Prevención: salud mes a mes

“El que bien empieza, bien acaba”, reza el refrán que mejor alude a nuestra salud, sobre todo si pensamos en una adecuada programación de visitas a médicos especialistas a lo largo del año, lo cual nos garantizará bienestar hacia dentro del núcleo familiar. Sigue con nosotros este recorrido a lo largo de 12 meses.

Enero

Tradicionalmente el primer mes del calendario es considerado ideal para hacer un alto en el camino e iniciar la consecución de todo tipo de proyectos, muchos de los cuales tienen que ver con la salud. En general, mujeres y hombres se preocupan por su figura corporal y se proponen bajar de peso por razones estéticas, sin considerar que la obesidad es una enfermedad cuyas causas tienen que ver con deficientes hábitos alimenticios, ignorancia para combinar los alimentos que consumimos y vida sedentaria (sin ejercicio).

Por ello, lo primero que se debes considerar es acudir al médico endocrinólogo (especialista glándulas, hormonas y trastornos derivados del mal funcionamiento de las mismas), bariatra (experto en el control de peso) o bien, o con un especialista en nutrición, quien establecerá un plan alimenticio basado en historia clínica personalizada la cual tomará en cuenta peso, estatura, edad, así como el estado general de salud, la actividad física que se realiza, estilo de vida, preferencias alimenticias e, incluso, el tipo de medicamentos que se consumen.

En general, el médico recomendará modificar la dieta, pues ésta es la causa principal de obesidad, lo que significa que se deberá disminuir el consumo de grasas y carbohidratos al tiempo que se incrementa el consumo de fibra natural contenida en frutas y verduras frescas, además de beber entre 2 y 3 litros de agua diariamente.

Como complemento es necesario aumentar la práctica de ejercicio, sobre todo el de tipo aeróbico (caminata, ciclismo o natación), ya que éste ayuda a acelerar el consumo de energía almacenada en forma de grasa en nuestro cuerpo. Por supuesto, el médico deberá supervisar la salud del paciente durante el periodo de pérdida de peso (al menos una vez cada mes), con el fin de evitar alguna clase de descompensación que acarree otro tipo de alteraciones, como descenso de azúcar en sangre (hipoglucemia) o disminución brusca de la presión sanguínea (hipotensión arterial).

El facultativo podrá, además, prescribir medicamentos que disminuyan el apetito sin que agredan al organismo, los cuales, incluso, se pueden administrar durante periodos de hasta 18 meses.

Diabetes. La obesidad es un factor que predispone la aparición de diversos padecimientos, y uno de las más comunes es la diabetes, enfermedad que se considera problema de salud pública que afecta aproximadamente a 6 millones de personas en México.

Dicho síndrome se caracteriza por la acumulación excesiva de glucosa en sangre, debido a un deterioro absoluto o parcial de la secreción y acción de la hormona insulina, la cual es producida por el páncreas y cuya misión es mantener los niveles de azúcar normales.

Para evitar problemas de glucosa en sangre, deben seguirse las mismas recomendaciones que en el caso de la obesidad, es decir, modificar los hábitos alimenticios, reducir la ingesta de carbohidratos e incrementar el consumo de agua, frutas y verduras, además de practicar ejercicio regularmente. Asimismo, enero es buen comienzo para revisar su nivel de glucosa, para lo cual se puede practicar el examen denominado glicemia en ayunas, sobre todo si usted padece obesidad y tiene antecedentes familiares de esta enfermedad.

El nivel deseable de azúcar en el torrente sanguíneo es de 70 a 110 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl), pero si éste se encuentra entre 111 y 125 se considera anormal. Sin embargo, cuando el resultado es de 126 mg/dl o más se puede considerar que una persona tiene diabetes.

Febrero

En invierno son también comunes las dolencias conocidas como “reumas”, término en el cual se agrupa a decenas de enfermedades que se caracterizan por inflamación de tejidos relacionados con las articulaciones, como músculos, ligamentos, tendones, cartílagos y huesos.

Tome en cuenta que la población de la tercera edad es el grupo de mayor riesgo, sobre todo los mayores de 70 años (52% de los casos) pues las enfermedades reumáticas se presentan escasamente entre la población joven (2%).

Es importante hacer hincapié que las bajas temperaturas no son la causa de estas enfermedades, pero sí agravan los síntomas, debido a que provocan que los músculos se contraigan y, por tanto, las articulaciones se vuelvan rígidas y los movimientos torpes. Es por ello que lo indicado es abrigarse muy bien, sobre todo con ropa de algodón que permita la transpiración.

Los padecimientos más comunes de esta categoría son:

  • Artrosis. Desgaste y deformidad del cartílago que ocasiona dolor y pérdida de movimiento normal.
  • Artritis. Agrupa a una serie de enfermedades que se caracterizan por inflamación de las articulaciones, siendo más común la de tipo reumatoide. Si se deja avanzar puede originar inflamación y atrofia de las glándulas que fabrican las lágrimas, saliva, jugos digestivos o flujo vaginal, además de que genera sequedad de la piel y de las mucosas.
  • Lumbago. También llamada lumbalgia, se refiere al dolor en la zona lumbar (a la altura de los riñones) debido a alteraciones en las estructuras que forman la columna vertebral.
  • Ciática. Trastorno nervioso que genera dolor en piernas y parte baja de espalda, y dolores de espalda.

Aunque todos estos padecimientos tienen como denominador común intenso dolor de larga duración, su origen puede deberse a más de 150 diferentes causas, lo que hace difícil prescribir tratamiento para acabar con la afectación, por lo cual se procura controlar los síntomas mediante fármacos como antiiflamatorios y analgésicos (para mitigar el dolor), o los que cumplen con ambos cometidos, como los llamados AINES (analgésicos antiinflamatorios no esteroideos).

El reumatólogo es el especialista médico que atiende estos padecimientos, y a él tendríamos que acudir si tenemos síntomas como fiebre inexplicable, cansancio, hormigueo en manos o pies, tos continua, dolor en el pecho o en los costados, sequedad de boca, enrojecimiento ocular o manchas en la piel, pues pueden ser el inicio de un problema muy doloroso. Una consulta preventiva no estaría de más en este mes.

A manera de recomendación le sugerimos que acuda en febrero a una consulta con el ortopedista, especialista médico indicado para realizar minuciosa revisión del estado de su columna vertebral y, de esa forma, descartar posibles alteraciones.

Marzo

El frío empieza a ceder y los cambios los notamos en las nuevas flores que pueblan nuestro entorno, etapa en la que es frecuente la alergia al polen, compuesto que provoca reacciones exageradas del sistema inmunológico.

El individuo alérgico es sensible a ciertas sustancias (llamadas alergenos) que son inofensivas para la mayoría de la población, entre las que se pueden mencionar además del polen al polvo, algunos alimentos, humedad, pelo de animales, ciertos medicamentos, así como cosméticos, productos químicos o algunos materiales textiles, por mencionar a los más comunes.

Algunos alergenos atacan las membranas mucosas de tracto respiratorio superior (boca, lengua, paladar, nariz y garganta), generando estornudos, moco, comezón, ojos llorosos e infecciones en los oídos, lo que puede confundirse con gripe o resfriado. Otros producen trastornos digestivos, fuertes dolores de cabeza, mareos o náuseas, irritación de piel u ojos.

La medida más efectiva para enfrentar una alergia es vacunarse, y para ello es importante recurrir al especialista médico en la materia, llamado alergólogo, quien realizará una serie de estudios exhaustivos para determinar los compuestos que atacan con mayor frecuencia a una persona alérgica y en consecuencia, desarrollar el antígeno que la proteja.

Si has tenido manifestaciones de algún tipo de alergia, tal vez la primavera sea buen pretexto para visitar al médico.

Abril

Mes de vacaciones y de extremar cuidados en la piel, sobre todo en quienes contemplan ir a la playa durante Semana Santa. Como sabes, tomar el Sol con moderación resulta tan agradable como saludable, pero en exceso produce a la piel desde manchas (pecas), hasta quemaduras de consideración y el doloroso cáncer llamado melanoma. Por ello, nunca está de más contemplar ciertas precauciones que pueden evitarnos desagradables momentos:

  • Evita la exposición al Sol entre las 10:00 y 16:00 horas, lapso en que la radiación es más intensa, aun en días nublados.
  • Emplea crema protectora resistente al agua, cuya fórmula contenga óxido de zinc.
  • Igualmente puedes utilizar filtros solares, productos que se clasifican de acuerdo al factor de protección solar (FPS), el cual indica el nivel de acción contra los rayos del Sol, además de que determina el tiempo que puede permanecerse expuesto sin que se corran riesgos. Lo anterior lo explica el número que acompaña a las siglas FPS y que se obtiene al multiplicar el tiempo en que la piel comienza a quemarse (se enrojece y empieza a sentir ardor y comezón), por el nivel del FPS; por ejemplo, 10 minutos x 15 FPS = 150 minutos de exposición, es decir, quedará protegida por dos horas y media. Cuanto más alto sea el factor, mayor será el periodo de protección, el que puede ser leve (2, 4 y 6), medio (8, 10 y 15), fuerte (20 y 30) o intenso (40 o más).
  • Aplica el producto 30 minutos antes de exponerte al Sol y asegúrate de cubrir todas las áreas, especialmente rostro, orejas, pies, manos y detrás de las rodillas; repite la acción cada dos horas o antes si hay contacto con agua.
  • El protector elegido debe probarse en pequeña zona de tu piel para verificar que no haya reacción alérgica, de forma que si genera irritación cambia a otra marca que contenga compuestos como el indicado antes o consulta al médico para otras sugerencias.
  • Vístete con ropa preferentemente de algodón que cubra todo su cuerpo, así como gorra o sombrero con visera que haga sombra en su rostro, y cubra sus orejas.
  • Usa lentes con filtro ultravioleta para proteger tus ojos.
  • Una vez concluida la visita a la playa o alberca, aplica crema hidratante después del baño.
  • Es importante acompañar el cuidado de la piel con una dieta nutritiva y adecuada hidratación, ya que la pérdida de líquido aumenta por mayor sudoración.

Aprovecha este mes para visitar al dermatólogo (especialista en afecciones de la piel) si recientemente ha localizado en su cuerpo manchas, lunares o verrugas, pues una revisión oportuna puede evitar problemas mayores.

Por otra parte, nuestro organismo puede alojar fácilmente una serie de hongos que se multiplican rápidamente y causan infecciones, así como gérmenes que encuentran condiciones propicias para su proliferación en ambientes húmedos y con poca iluminación, por lo que pueden afectar piel, cabello, uñas y áreas genitales. Para evitarlos, es recomendable protegerse al momento de tener contacto con sitios húmedos, por ejemplo, usar sandalias en el baño y no caminar descalzo para protegerse del “pie de atleta” y hongos en las uñas; asimismo, evita permanecer con ropa mojada y ventila las habitaciones para que no generen humedad.

Mayo

El calor sigue a la alza y el estómago sufre sus embates, ya que el aumento de temperatura contribuye a que algunos alimentos sean cuna de bacterias dañinas, como las salmonellas, presentes a menudo en animales de granja y aves, generándoles algún tipo de infección que puede ser transmitida al ser humano a través de carne contaminada y producir salmonelosis.

Estos microbios no mueren con la congelación, y carnes que parecen frescas pueden contenerlos. Se caracteriza por diarreas abundantes con vómito, que se curan espontáneamente en 2 o 3 días, pero de continuar pueden ser fatales en el enfermo; los alimentos más susceptibles a contaminarse por bacterias son, además de las carnes mencionadas, arroz cocido, lácteos, purés, sopas, productos en conserva o mal congelados.

Por otra parte, es frecuente en esta época la presencia de casos de cólera, causada por el microorganismo Vibrio cholerae que se aloja en el aparato digestivo humano al ser ingerido a través de alimentos o agua contaminada. Dicho microbio tiene un periodo de incubación de entre 12 y 28 horas, tras lo cual el afectado manifiesta vómito, diarrea y deshidratación, que de no ser atendida a tiempo puede llevar a la muerte.

La bacteria es arrojada al medio ambiente a través del excremento humano que contamina ríos, lagos o mares, y continuamente se mezcla con el agua tratada que se utiliza para el riego de hortalizas o plantíos, lo que determina incesante peligro para la población; lo singular de este microorganismo es que puede permanecer oculto durante mucho tiempo y surgir repentinamente, sobre todo en época de calor.

Para hacer frente a estas afecciones, generalmente los médicos prescriben antibióticos para acabar con los gérmenes, aunque también pueden recetar medicamentos contra diarrea (antidiarreicos) y vómito (antieméticos); no es raro que se indiquen antiácidos estomacales, por ejemplo, una solución de hidróxido de magnesio, combinada con hidróxido de aluminio. Si eres víctima de estos problemas estomacales y si después de varios días no mejoras, es muy probable que el especialista médico del tracto digestivo (gastroenterólogo), te ordene una serie de exámenes de laboratorio (conocidos como coprológicos), para los cuales se requieren muestras fecales y su análisis microbiológico para corroborar o descartar la presencia de huevecillos, restos o al parásito mismo, conocer sus características y saber qué medicamento indicar.

Aun y cuando en casa nadie haya presentado síntomas de infección gastrointestinal, éste puede ser buen momento para que todos visiten al especialista y sepan si como medida preventiva deban tomar medicamentos para desparasitarse, siempre bajo la supervisión del facultativo. De cualquier forma pueden evitarse problemas estomacales con las siguientes medidas:

  • Se deben lavar y desinfectar perfectamente verduras y vegetales que se vayan a degustar crudos.
  • De ninguna manera comas carne ni pescados crudos.
  • Es obligado lavarse las manos después de hacer uso del sanitario y cambiar pañales, así como antes de preparar las comidas y después de tocar alimentos crudos.
  • Evita que entren en contacto directo alimentos crudos y cocidos, ya que unos pueden contaminar a los otros. Por la misma razón, guarda en un apartado del refrigerador las comidas cocidas y en otro las no cocidas.
  • Hervir el agua que utilices para beber es regla fundamental.
  • Lava y desinfecta esponjas, trapos y demás utensilios de cocina antes y después de cada uso.
  • Limpia y desinfecta las áreas de preparación de alimentos.
  • Manda lavar y desinfectar, por lo menos cada seis meses, tanques, tinacos, cisternas y otros depósitos en donde se almacene agua, además de mantenerlos bien tapados.
  • No consumas alimentos donde las condiciones higiénicas sean dudosas.
  • Refrigera o cubre los sobrantes para evitar el contacto con insectos.
  • Antes de consumir algo previamente cocido, debes calentarse hasta que hierva o a más de 60º C.
  • Todos los alimentos que se vayan a consumir deben ser cocidos o fritos. Cómelos preferentemente tan pronto como se hayan acabado de guisar.

Junio

¿Hace cuánto que tu familia no visita al oftalmólogo? No se necesitan pretextos para programar una cita, pero para alentarlo a hacerlo le recordaremos que el sentido de la vista es el más empleado por los seres humanos, motivo suficiente para que no lo descuidemos.

Para ir por partes, empecemos por los niños, quienes ven afectada su visión principalmente por los llamados defectos refractivos o cambios en la forma del ojo, como:

  • Miopía. Es la alteración en la forma del globo ocular más común, y se caracteriza por una deficiencia en la percepción de objetos lejanos, dando como resultado esfuerzo notorio para poder distinguirlos, en tanto que los cercanos se miran con claridad. La causa de este mal radica en que el órgano visual se alarga, de modo que la retina (película sensible en el interior del ojo en donde se forman las imágenes) no se encuentra en su lugar habitual y es incapaz de recibir los estímulos de luces y formas que llegan del exterior. Por lo general esta enfermedad es heredada y se hace más evidente entre los 7 y los 12 años; además, puede aumentar con el crecimiento ocular durante la adolescencia, y usualmente cambia poco entre los 20 y 40 años.
  • Hipermetropía. Este defecto en la forma del ojo usualmente es heredado y, contrario a la miopía, se caracteriza por la imposibilidad de enfocar los objetos cercanos. Los hipermétropes deberán ser corregidos mediante anteojos o lentes de contacto a fin de acabar con molestos síntomas como dolor de cabeza, falta de interés o de concentración al leer, cansancio, enrojecimiento de los ojos causados por el constante esfuerzo, mareo, náuseas y visión doble.
  • Astigmatismo. Se debe a la distorsión o irregularidad en la curvatura de la córnea (membrana ocular transparente que se encuentra directamente en contacto con el exterior), lo que ocasiona que los bordes de los objetos se observen borrosos o mal definidos tanto a distancia como al leer; además, este mal puede combinarse con miopía o hipermetropía. Usualmente no es hereditario y puede presentarse desde el nacimiento, generalmente con poca variación durante el curso de la vida. La corrección de esta enfermedad varía de acuerdo al tipo, y generalmente es atendida con anteojos en niños y lentes de contacto blandos especiales (tóricos) o rígidos permeables al gas en adultos.

A su vez, los adultos mayores presentan otro tipo de problemas, como:

Glaucoma. Consiste en el aumento de la presión al interior del ojo por la acumulación de líquido, llamado humor acuoso, el cual ayuda al globo a nutrir sus estructuras y mantener su forma. Cuando la presión del ojo aumenta debido a un obstáculo en el sitio de salida del humor acuoso -conocido científicamente como canal de Schelemn-, se incrementa la resistencia y, con ello, la presión ocular.

Quien sufre glaucoma gradualmente pierde la visión periférica, es decir, ve sólo las partes centrales del paisaje y paulatinamente agota la visión total. El diagnóstico de este padecimiento requiere un examen del nervio óptico, que debe realizar un oftalmólogo. El 1 de junio es el Día Nacional del Glaucoma en México.

Fatiga ocular. Se manifiesta mediante dificultad para fijar la vista (al leer las líneas se ven dobles), visión borrosa, lagrimeo, cierta molestia a la luz del Sol y ardor; también puede aparecer dolor ocular y de cabeza. Es común que quien sufre fatiga ocular abra y cierre los párpados con frecuencia y los frote para aliviar la irritación. Este padecimiento se consideraba exclusivo de adultos, pues se debe a malas condiciones de iluminación y ambientes contaminados, pero se ha visto que algunos niños también lo padecen, sobre todo quienes se exceden en el uso de videojuegos, computadoras y televisión.

Conjuntivitis. Tipo de alergia que afecta a los ojos y que causa inflamación y enrojecimiento de la conjuntiva (membrana ubicada entre ojo y cara interna del párpado que se encarga de mantener la humedad necesaria). Suele deberse al contacto con alergenos y se caracteriza por ocasionar secreciones, ardor, irritación y lagrimeo, motivos por lo que se debe acudir al oftalmólogo; es común en primavera y verano, y ataca a cualquier miembro de la familia.

Julio

Cuántas veces ha sucedido que hasta que tenemos un dolor es que pensamos en visitar al doctor; es cierto, este síntoma es la manifestación de que algo anda mal en el organismo, pero no esperemos a que se presente para ir corriendo a recibir atención. Lo mejor es programar citas periódicamente para evitar problemas mayores, por ejemplo, con el odontólogo de confianza, pues nadie en la familia está exento de problemas en la dentadura.

Recuerda, cuando se asiste regularmente al consultorio dental la mayoría de las visitas son de carácter preventivo e involucran sólo labores de limpieza, algún examen o simple consulta; sin embargo, en ocasiones se puede ser víctima de problemas dolorosos, entre los que podemos mencionar:

  • Caries. Es la causa más frecuente de pérdida de dientes en los menores, la cual se relaciona estrechamente con el proceso de masticación. Sí, porque en esta acción se adhiere a los dientes una película transparente y pegajosa llamada placa bacteriana, formada por moco, partículas de alimentos y bacterias. Estas últimas generan un ácido que corroe el esmalte protector de los dientes y lo perfora, para luego atacar la capa que se encuentra debajo de la pieza (llamada dentina), infectándola y ocasionando caries.
  • Gingivitis. La acumulación de residuos de alimentos y bacterias en las encías provoca que se inflamen, enrojezcan y sangren con facilidad.
  • Periodontitis. Como se mencionó líneas arriba, las bacterias de la placa formada por mala higiene perforan los dientes, llegando incluso al hueso o la fibra de las piezas infectándolas, problema que recibe el nombre enfermedad periodontal o periodontitis. En un estado avanzado las encías comienzan a separarse de los dientes, siendo el paso siguiente la pérdida de éstos.

Ya que los problemas mencionados se relacionan con mala higiene bucal, estas son algunas recomendaciones que le evitarán momentos dolorosos:

  • Cepilla dientes y encías durante 5 minutos, 2 ó 3 veces al día, una de ellas siempre antes de dormir.
  • Usa un cepillo de dientes con cabeza pequeña (2.5 cm por 1.25 cm), mango que permita sujetarlo con firmeza y cerdas de nailon suave y redondeadas en los extremos. Cepillos con cerdas medianas y duras pueden rayar o maltratar las piezas, por eso casi no se recomiendan.
  • La pasta de dientes más recomendada es la que contiene fluoruro, pues además de ayudar a eliminar bacterias fomenta la retención de minerales de los dientes, elimina manchas, refresca el aliento y limpia.
  • Para elegir la técnica de cepillado más conveniente puedes pedir la opinión de tu odontólogo, pero podemos recomendarte que cada diente sea cepillado cuidadosamente como muestra el esquema Recomendaciones para remover la placa dentobacteriana, en nuestra sección Esquemas.
  • Recuerda, la lengua también se cepilla.
  • Ya que el cepillado no elimina toda la placa dentobacteriana localizada en los espacios entre los dientes, es recomendable el uso de hilo dental una vez al día durante 2 ó 3 minutos, lo que además le ayudará a controlar el mal aliento; para su uso adecuado, pide siempre consejo a tu odontólogo.
  • Los enjuagues bucales ofrecen sensación de frescura y limpieza, y muchos ayudan a evitar caries y formación de placa dentobacteriana.

Asimismo, destaca la conveniencia de visitar a un ortodoncista, especialista cuya misión es prevenir y corregir la mala oclusión, así como la irregularidad de las piezas dentales, ya que este tipo de problemas dentales generan otros de suma importancia, como mala digestión.

Agosto

Desde hace unos años se le adjudica el sobrenombre “mes de la tercera edad”, pues el 28 se conmemora el Día del Anciano. No hay fecha más oportuna para realizar revisión exhaustiva en los adultos mayores que forman parte de nuestra familia.

Lo que se impone entonces es concertar cita con el geriatra (especialista médico en problemas de salud de la tercera edad) y acompañar a los abuelos a llevar a cabo una serie de exámenes que deben incluir evaluación de la presión sanguínea, pérdida de masa muscular, auditiva y visual, o problemas de tiroides, ya que a estas alturas de la vida es común que los sentidos y ciertas habilidades hayan sufrido mermas. La salud bucal también debe revisarse, pues tampoco es raro que falten piezas dentales que afecten la masticación de alimentos y con ello la digestión.

Además de los trastornos anteriores, debe vigilarse el posible desarrollo de enfermedades relacionadas con la circulación sanguínea, de la estructura ósea, el sistema digestivo, las vías urinarias y respiratorias, así como anemia, la cual puede determinarse a partir de un examen de sangre denominado biometría hemática completa, el cual también precisa el tipo en que se agrupa el vital líquido. El mismo fluido puede someterse a otra prueba general de laboratorio, de manera que puedan confirmarse o desecharse posibles daños a órganos como hígado o riñones o problemas mayores, como cáncer o diabetes.

En alto porcentaje de personas en edad senil es común el deterioro de las funciones mentales, lo cual puede prevenirse ejercitando al cerebro mediante trabajo intelectual, actividades culturales, creativas, deportivas o sociales, de forma que no se dejen de ejercitar las neuronas. A lo largo del año promueve actividades que ayuden a fortalecer las cualidades de lógica y pensamiento con las que todo individuo cuenta, como aprender nuevas actividades (como canto o fotografía), practicar lectura y juegos de destreza mental (ajedrez o dominó) que además ayudarán a los abuelos a mejorar sus relaciones sociales y superar posibles depresiones, trastorno que puede ser causa de otros problemas de salud.

Aprovechemos también la fecha para hacer conciencia en los adultos mayores que visitar de manera periódica al geriatra es una decisión acertada, pues tal como ocurre en otras etapas de la vida, la asesoría de un especialista en salud no es un síntoma de debilidad, sino una actitud prudente, madura y de autoestima muy positiva que hace frente al posible desarrollo de enfermedades.

Septiembre

La intensa vida moderna nos somete a jornadas de trabajo excesivas, lo que en muchos casos propicia problemas de salud graves, principalmente cuando aquejan al corazón; ¿cuáles son éstos?

  • Arteriopatías. Enfermedades en arterias, como ateroesclerosis (acumulación de grasa en el interior de una arteria).
  • Cardiopatía isquémica. Disminución de oxígeno a las células del corazón.
  • Infarto de miocardio. Una parte del corazón muere como consecuencia de suministro insuficiente de oxígeno.
  • Insuficiencia cardiaca. El corazón no bombea adecuadamente sangre.
  • Insuficiencia venosa. La circulación sanguínea se atrofia por incompetencia de las válvulas venosas, responsables del adecuado tránsito de sangre.

Ahora bien, el especialista médico en el funcionamiento de este vital órgano (cardiólogo) a la menor sospecha de posibles problemas deberá indicar exámenes específicos, como:

  • Electrocardiograma. Para detectar la actividad eléctrica del corazón y conocer posibles anormalidades, como ritmo cardiaco irregular, crecimiento del corazón o alguna lesión que surja después de un infarto. Las personas con mayor riesgo de problemas cardiacos son las que fuman, padecen hipertensión arterial, colesterol alto, sobrepeso y siguen hábitos sedentarios (poca actividad física).
  • Perfil de lípidos. Mediante una muestra de sangre se evalúan la cantidad de colesterol total, así como el de lipoproteínas de baja densidad (LDL o malo), el de lipoproteínas de alta densidad (HDL o bueno) y los triglicéridos. Recordemos que el colesterol es una forma de grasa que se transporta en la sangre utilizando como medio las lipoproteínas, por lo que si esta acción no se realiza en forma adecuada habrá riesgo de que el compuesto graso se acumule en las paredes de las arterias y forme placas o ateromas (de ahí el padecimiento conocido como aterosclerosis), dificultando con ello que llegue sangre a órganos vitales como corazón o cerebro.
  • Prueba de esfuerzo. Examen que se realiza mientras el paciente camina en una banda sinfin o pedalea en bicicleta estática para monitorizar el corazón durante la maniobra, así como la respiración y los ritmos de presión de la sangre. Igualmente es útil para determinar los niveles de ejercicio seguros tras un ataque o cirugía del corazón.
  • Tomografía. Escáner nuclear con el que se obtiene información sobre posibles tumores, coágulos u obstrucción en vasos sanguíneos.
  • Ecocardiograma. Para estudiar el movimiento de cavidades y válvulas del corazón se utiliza ondas sonoras cuyo eco pasa a un aparato que los registra (se llama transductor de ultrasonidos) y crean una imagen en el monitor.

Por otra parte, la salud del corazón depende de factores en los cuales podemos incidir directamente, por lo cual no está por demás recordar algunas recomendaciones importantes:

  • Alcohol. Es cierto que en cantidades bajas ejerce efecto favorable sobre el colesterol y también protege contra la coagulación. No obstante, excederse en su consumo puede provocar aumento de la presión arterial (hipertensión), propiciar latidos irregulares del corazón y dañar al músculo cardíaco.
  • Colesterol. Este compuesto graso cumple con destacadas funciones en el organismo, pero si aparece en altas cantidades afecta la salud, ya que se transporta por la sangre y se deposita en las arterias del corazón, obstruyéndolas. Si quieres dejarlo fuera de tu vida, sigue dieta saludable alta en frutas, hortalizas frescas y fibra, baja en sal y grasas.
  • Ejercicio. La actividad física regular fortalece a corazón y pulmones, entre muchos otros órganos, además de que colabora en la pureza de la sangre. Camine varios minutos al día y, sin que lo note, su salud mejorará paulatinamente.
  • Estrés. Las intensa y continuas actividades programadas en la jornada diaria propician que el corazón trabaje a ritmo acelerado. En la medida de lo posible programa días, e incluso algunas horas, de descanso; los especialistas recomiendan dormir seis horas como mínimo para recuperar la energía perdida.
  • Estrógenos. Durante toda su etapa reproductiva, la mujer genera importante hormona llamada estrógeno, la cual, entre otras muchas funciones, colabora en la protección al corazón. Al llegar al climaterio, aproximadamente a los 48 años de edad, deja de producirlo y el vital órgano puede verse debilitado, por lo cual es común que los ginecólogos (especialista médico en salud femenina) prescriba la denominada “terapia de reemplazo hormonal”, la cual ayuda a sanar los vasos sanguíneos dañados y a fortalecer el corazón, por lo que se reduce el riesgo de ataques cardíacos en casi 50%.
  • Fumar. El tabaco daña la calidad de oxígeno que circula por las venas, además de que la nicotina, uno de sus miles de componentes, afecta directamente al corazón al alterar su ritmo y la presión arterial. Las mismas consecuencias sufre quien consume drogas, por lo que se aconseja alejarse de ambas adicciones.
  • Hipertensión. La presión arterial alta mantiene en constante ritmo acelerado al corazón, lo que a largo plazo causará inevitable agotamiento. Lo indicado es que el médico revise su presión e indique medicamentos o cambio de hábitos que mantengan su nivel en el rango normal.
  • Obesidad. El exceso de peso está muy relacionado con hipertensión y altos niveles de colesterol, factores que como se ha señalado contribuyen a aumentar el riesgo de sufrir problemas cardiacos. Busca la ayuda de un especialista médico, en este caso el nutriólogo, quien te diseñará la dieta que se ajuste a tu estilo de vida, con la cual seguramente obtendrás los resultados deseados.

El 30 de septiembre se conmemora el Día Internacional del Corazón, ¿cómo se encuentra el tuyo?

Octubre

Los meses con temperaturas bajas se aproximan y con ellos los problemas en vías respiratorias, es decir, enfermedades como resfriado o gripe, faringitis (inflamación de garganta o faringe), laringitis (inflamación de laringe), sinusitis (infección de senos paranasales, que son cavidades ubicadas en los huesos que están alrededor de ojos y nariz), bronquitis (inflamación de bronquios y bronquiolos) y neumonía (inflamación excesiva de pulmones que pone en peligro la salud).

El frío de otoño e invierno ocasiona que disminuya la efectividad del sistema inmunológico, cuya función es protegernos de la invasión de microorganismos dañinos causantes de infecciones. Para evitar este tipo de problemas lo indicado es tomar medidas preventivas, como las siguientes:

  • Abrigarse al salir de casa o de un lugar donde la temperatura sea más alta que en el exterior.
  • Beber al menos 2 litros de agua al día.
  • Conservar el hogar limpio y ventilar diariamente las habitaciones.
  • Practicar ejercicio es muy recomendable, pues fortalece al sistema inmunológico.
  • Evitar ambientes contaminados por humo, sea de tabaco, industrial o el de la cocina.
  • Incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C (naranja, toronja, guayaba, tangerina y mandarina, entre otros) e incluir en la dieta suplementos alimenticios que contengan este nutriente.
  • No fumar, ya que los vapores del tabaco en combustión son altamente dañinos a las vías respiratorias.

Si a pesar de esta serie de medidas preventivas te enfermas, será necesario visitar al neumólogo, especialista en el aparato respiratorio y todas las complicaciones que en él se presenten. Si la afección se refiere a oídos, nariz, garganta o tráquea será conveniente acudir al otorrinolaringólogo.

De cualquier modo, este mes puede ser ideal para conocer el estado en que se encuentran tu sistema respiratorio y el de los demás integrantes de la familia, primer paso para evitar los malestares antes descritos.

Noviembre

Un plan preventivo de salud no puede pasar por alto la visita al ginecólogo, la cual debe realizarse periódicamente o al momento que una mujer se percate de retrasos en la menstruación, alteración en el tamaño de los senos, inflamación del cuello uterino y labios vaginales, así como secreción de flujo.

Asimismo, es fundamental que toda mujer que inicie su vida sexual acuda a revisión con este especialista, ya que es necesario estar informada sobre los diferentes métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado, así como la manera de prevenir infecciones y alteraciones en el funcionamiento del sistema genital.

Recuerda, detectar a tiempo alteraciones en glándulas mamarias y genitales externos e internos, es decir, infecciones, tumores y quistes, así como la presencia de alguna enfermedad de transmisión sexual, puede salvarte la vida.

Por otra parte, mucha gente cree que cuando una mujer ha rebasado la etapa reproductiva debe dejar de practicarse exámenes ginecológicos, nada más erróneo, pues si bien es cierto que ya no se presenta las menstruación y las molestias en torno a ésta, también lo es que los ovarios dejan de producir estrógenos (hormonas sexuales), lo cual determina que aumente el riesgo de sufrir diversas enfermedades, como cáncer de mama y osteoporosis (descalcificación y porosidad en huesos), por ejemplo.

Por ello, es muy importante que quienes están cerca de esta etapa consulten a su ginecólogo, especialista que solicitará los siguientes estudios y análisis:

  • Biometría hemática. Análisis completo de sangre que incluye el recuento de glóbulos rojos y blancos.
  • Perfil lipídico. Muestra la cantidad de colesterol y triglicéridos.
  • Densitometría ósea. Permite determinar la cantidad de tejido óseo existente en el organismo con la ayuda de un aparato que se encarga de medirla. El resultado se compara con los niveles de masa ósea que tiene la población sana, información que se obtiene al tomar en cuenta la edad, sexo, raza, talla y peso de la paciente.
  • Dosaje hormonal. Determina el estado de las glándulas de secreción interna, que son las que se encargan de producir hormonas.
  • Ultrasonido abdominal y vaginal. Mediante éstos es posible identificar pequeños tumores o crecimiento anormal de tejido y descartar enfermedades en endometrio (recubrimiento del útero).
  • Mamografía. Fundamental para detectar cáncer de mama en sus primeras etapas, es decir, cuando no hay síntomas.
  • Papanicolaou. Vital en la detección de cáncer cervicouterino y vaginal.
  • Colposcopía. Evalúa si hay lesiones de tipo cancerígeno u ocasionadas por el virus del papiloma humano.

Diciembre

El mes con que culmina el año es festividad y alegría, pero no por ello de descuidos a la salud. El jefe de familia no está exento de dolencias y por ello debe acudir no sólo con los médicos que hemos referido durante todo el año, sino además con los especialistas en padecimientos recurrentes a su sexo, tanto urólogo -experto en enfermedades del tracto urinario- como proctólogo -hace lo propio con las que aluden al recto-.

A diferencia de otros tiempos, hoy las afecciones en próstata y testículos se reconocen actualmente en mayor número en la población joven (entre 20 y 30 años de edad), cuando todavía es oportuno actuar para evitar que los daños avancen.

Dificultad y dolor al orinar, sensación de que se ha concluido y el deseo impetuoso de hacerlo nuevamente después de unos minutos son síntomas que pueden indicar posibles problemas. Es por ello que se recomienda a todos los hombres mayores de 20 años acudir a la menor manifestación al urólogo, quien para descartar sospechas realizará exámenes como:

  • Análisis de sangre y orina. En busca del antígeno prostático específico, cuya presencia es mensaje de posible cáncer.
  • Tacto rectal. Para tocar la próstata y conocer su condición. El médico introduce en el recto un dedo protegido por un guante lubricado.
  • Masaje prostático. Consiste en dar masaje a la próstata con el dedo hasta obtener una secreción que luego será cultivada en el laboratorio para ver si existe una bacteria responsable de problemas en la glándula.
  • Ultrasonido. El urólogo puede solicitar una ecografía, en la que se pasa sobre el abdomen un aparato llamado transductor (similar al mouse de la computadora), el cual emite frecuencia de sonido que al chocar con un órgano sólido (en este caso riñones, vejiga y próstata) proporciona una imagen que se aprecia en un monitor.

No te alarmes si el médico le dice que el tamaño de la glándula ha crecido, ya que más de la mitad de los hombres mayores de 50 años presentan una condición no cancerosa que se denomina hiperplasia prostática benigna.

Después del cáncer de próstata, el que más afecta a los mexicanos es el que se relaciona con los testículos. La forma natural de éstos es ovoidal (como de huevo) y son lisos al tacto, de manera que si usted observa alteraciones como crecimiento anormal o aumento de peso de uno de ellos, así como la presencia de pequeña protuberancia del tamaño de una semilla de consistencia dura, acuda cuanto antes al urólogo.

Por lo regular, el cáncer de testículo afecta a sólo uno de los testículos y es altamente curable cuando se diagnostica en etapas tempranas mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia. Sin embargo, cuando el mal ha cobrado cierto avance se manifiesta mediante la acumulación de líquidos anormales o de sangre en la bolsa de piel que cubre los testículos.

Vale la pena hacer hincapié en las infecciones en las vías urinarias, cuyos síntomas principales son urgencia para orinar y hacerlo con frecuencia (llamado polaquiuria), así como dolor y ardor frecuentes en el área genital; su origen se debe a la presencia de bacterias en el sistema, por lo cual deberá ser el urólogo el indicado para prescribir medicamentos que acaben con ellas.

Por otra parte, no es raro que después de los 45 años de edad el hombre empiece a experimentar cambios en su estado de ánimo (irritabilidad, mal humor), sensación continua de cansancio, pérdida de energía, disminución del deseo sexual, así como que reduzca su capacidad para concentrarse y memorizar. El origen de estos síntomas puede ser el mismo que se presenta en la mujer y que en ella ocasiona el popular climaterio, una baja en la producción natural de hormonas.

En el varón se ha denominado andropausia y se debe a la falta de testosterona, hormona que se genera en los testículos y es responsable de acciones fisiológicas que incluyen efectos en músculos, huesos, sistema nervioso central (cerebro), próstata, médula ósea, producción de espermatozoides y potencia eréctil. Urólogos y endocrinólogos son los indicados para realizar una evaluación y conocer los niveles de testosterona en el hombre para así determinar el tratamiento a seguir, el cual consiste en prescribir complementos de esta hormona, además de dieta balanceada y ejercicio.

Como jefes de familia debemos tener en mente que la principal manera de prevenir problemas de salud es adelantarse a ellos, y que mejor que de la mano de un plan médico.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Signos de alarma en el embarazo


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore