Raquitismo por deficiencia de vitamina D en el organismo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sol y vitamina D para prevenir raquitismo

Miércoles 21 de junio del 2017, 07:18 pm, última actualización.

Se le conoce desde hace cientos de años, pero el raquitismo sólo pudo combatirse hasta que se descubrió la relación entre la salud de los huesos y la deficiencia de vitamina D, la cual es indispensable para que calcio y fósforo sean aprovechados por el organismo.

Sol y vitamina D para prevenir raquitismo
Sol y vitamina D para prevenir raquitismo

El raquitismo es una enfermedad que causa debilitamiento y reblandecimiento de los huesos en crecimiento, precisamente en la etapa en la que el cuerpo demanda altos niveles de calcio y fósforo. Se observa, en general, en niños de entre 6 y 24 meses de edad, y se sabe que la presencia de vitamina D es esencial para impedir su aparición, ya que sin ella los minerales mencionados no pueden ser aprovechados por el organismo humano.

Así, se puede decir que la causa principal de esta enfermedad es la deficiencia de vitamina D, la cual se encuentra en la leche de las madres lactantes que están bien nutridas, lo que explica que el padecimiento sea más frecuente en niños alimentados artificialmente.

De igual forma, tienen mayor riesgo de padecer el mal los recién nacidos prematuros e infantes de países del llamado tercer mundo, donde las condiciones socioeconómicas impiden que se lleva a cabo una nutrición adecuada y es común que existan casos de anemia, es decir, disminución de los niveles de hemoglobina en sangre (proteína que se encuentra en glóbulos rojos y transporta oxígeno desde pulmones a todo el cuerpo a través de venas y arterias).

La vitamina D, también denominada calciferol, es producida por el organismo en pequeñas cantidades mediante un método en el que la flora bacteriana del intestino grueso la procesa, pero también se genera cuando la luz del Sol llega a la piel. Sin embargo, la principal fuente productora de este agente vitamínico se encuentra en alimentos como sardinas, arenque, salmón, atún, leche, mantequilla y yema de huevo pero, sobre todo, en aceite de hígado de bacalao.

Señales de alerta

Los principales síntomas de raquitismo se observan a nivel esquelético, es decir, los huesos se ablandan y su formación se altera. En principio, hay que decir que la estructura ósea del cráneo sufre daño en la parte lateral y posterior, por lo que al palpar la cabeza del infante se tiene la sensación de que se está apretando una pelota de goma.

En el tórax se aprecia casi siempre el llamado "rosario costal ", que consiste en una hilera de protuberancias redondeadas que se localizan en la parte donde se une la extremidad de las costillas con el esternón; asimismo, las piernas tienden a encorvarse.

Otros síntomas característicos de la enfermedad son:

  • Crecimiento deficiente en niños de 0 a 5 años, lo cual puede provocar que en la edad adulta no se rebase 1.5 metros de estatura y que haya mayor riesgo de sufrir osteoporosis, enfermedad en la que disminuye la densidad mineral ósea (calcio y colágeno) debido a desequilibrio en el ciclo de reconstrucción de huesos, lo cual ocasiona que éstos se vuelvan porosos, delgados y frágiles.
  • Cráneo asimétrico (desproporción en la forma y tamaño de la cabeza).
  • Deformidades en la columna vertebral.
  • Anomalías dentales, es decir, retardo en la formación de los dientes, defectos en la estructura de los mismos, dolor y mayor riesgo de padecer caries.
  • Fiebre, especialmente durante la noche.
  • Sueño intranquilo.
  • Disminución de la musculatura, que impide que el niño se siente y camine a la edad promedio que lo hacen los demás.
  • Calambres musculares.
  • Debido a la debilidad de los músculos y a gases en el intestino, el niño presenta abdomen prominente.
  • Esplenomegalia, es decir, aumento de tamaño del bazo (órgano situado a la izquierda del estómago que protege al organismo de infecciones)
  • Frecuentemente se presenta catarro en las vías respiratorias.
  • Anemia progresiva.

Importancia de la vitamina D

A principios del siglo XX la enfermedad era un grave problema, sobre todo en Escocia y otras partes del norte de Europa. Algunos científicos se dieron cuenta de que había una relación entre la distribución geográfica del raquitismo y la proporción de luz solar en la región y, tiempo después, en 1913, investigadores de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos) descubrieron que algunas cabras productoras de leche que eran mantenidas en ambientes interiores perdían gran parte del calcio de su esqueleto, mientras que las que se encontraban al aire libre lo conservaban.

Seis años más tarde, en 1919, el científico alemán K. Huldschinsky realizó un experimento notablemente innovador, ya que curó el padecimiento utilizando luz ultravioleta producida artificialmente. Dos años después, los investigadores Alfred F. Hess y L. F. Unger, de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), mostraron que bastaba con exponer al Sol a infantes raquíticos para curarlos de la enfermedad.

Mientras tanto, en el campo de la nutrición, el médico inglés Edward Mellanby, que creía que la causa del raquitismo tenía que ver con deficiencias dietéticas, decidió experimentar con perros a los cuales alimentó exclusivamente con avena. Sin darse cuenta, también mantuvo a los animales en espacios interiores durante la investigación y, por tanto, les indujo el raquitismo. Más tarde, alivió la enfermedad de los mamíferos dándoles aceite de hígado de bacalao, por lo cual el investigador acreditó la cura a la recientemente identificada vitamina A que contiene el citado elemento graso.

Por su parte, Elmer V. McCollum, investigador de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) realizaba trabajos para separar la vitamina A cuando descubrió que ciertos alimentos pueden contener más de una sustancia complementaria. Entonces, diseñó una serie de experimentos basados en los descubrimientos de Mellanby con la intención de encontrar otras propiedades del aceite de hígado de bacalao, para lo cual se dio a la tarea de calentarlo y exponerlo al aire para de esta manera destruir la vitamina A, lo que dio como resultado que ya no sirviera para tratar otros problemas, como ceguera nocturna, por ejemplo. Sin embargo, para sorpresa de todos, continuó siendo eficaz contra el raquitismo.

Aparentemente, el responsable era un nutrimento esencial desconocido. En la publicación de sus experimentos, en 1922, McCollum siguió la designación de vitaminas en orden alfabético y, como recientemente se había nombrado a las vitaminas B y C, llamó al nuevo milagro "vitamina D".

De esta manera, a principios de 1920 el mundo tenía aparentemente dos curas para el raquitismo: aceite de hígado de bacalao e irradiación, o sea, exposición a luz solar o a la ultravioleta; esto fue la base para que, más adelante, se realizaran una serie de experimentos que fusionaron los conocimientos sobre nutrición y los referentes a la irradiación, los cuales ofrecieron una solución a esta parte crítica del misterio de la vitamina D, y que abrió el camino a una cura ampliamente disponible para el raquitismo.

Prevención

Ésta debe comenzar desde el embarazo, dando a la madre una dieta rica en calcio y vitamina D. Asimismo, el recién nacido debe ser alimentado con leche materna hasta los 6 meses, y la mujer debe continuar con una dieta rica en vitamina D (leche, huevos y aceite de hígado de pescado).

Por supuesto, el niño deberá estar expuesto al Sol y cuando cumpla dos años podrá comenzar a ingerir vitamina D a través de aceite de hígado de bacalao, precauciones que deberán practicarse especialmente en infantes que hayan nacido prematuramente, gemelos y en quienes se desarrollan muy rápidamente, pues son los más predispuestos al raquitismo.

Tratamiento

Lo más importante, como ya se dijo, es proveer de vitamina D al organismo, la cual se obtiene indirectamente por medio del Sol o mediante radiaciones con rayos ultravioleta. No obstante, es bueno reiterar que es preferible administrarla ya elaborada bajo la forma de aceite de hígado de bacalao, aunque también puede optarse por el ergosterol, que es la forma química de dicho agente vitamínico.

Finalmente, cabe destacar que en ocasiones se utiliza como parte del tratamiento el llamado choque vitamínico, que consiste en administrar una dosis con gran cantidad de vitamina D2 (300 mil a 600 mil unidades), aunque la conveniencia de esta técnica es polémica. En ciertos casos, cuando se considera que el padecimiento es grave, se aplica una sustancia con potente acción de vitamina D llamada dihidrotaquisterol, o AT 10.

Recuerda, si no se corrige el raquitismo mientras los niños están en crecimiento, las deformidades esqueléticas y baja estatura pueden ser permanentes, un grave error de los padres de familia, pues actualmente, cuando el problema se diagnostica oportunamente, las lesiones se reducen o desaparecen casi por completo en poco tiempo.

Esta enfermedad, tal parece, pervive sólo en aquellas comunidades que están expuestas a gran rango de desnutrición y pobreza extrema, pero ello no nos releva de extremar precauciones durante la gestación y los primeros meses de vida del recién nacido.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Embarazo

Bodybalance, equilibrio entre mente y cuerpo


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore