Estreñimiento, ¡deje ya de vivir con él! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Mayo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Estreñimiento, ¡deja ya de vivir con él!

Jueves 02 de marzo del 2017, 08:57 am, última actualización

A pesar de ser trastorno digestivo muy frecuente en personas mayores de 65 años, sólo pequeño porcentaje de pacientes acude al especialista para recibir tratamiento para el estreñimiento. Por desgracia, la mayoría prefiere automedicarse y comente el error de usar laxantes en exceso.

Estreñimiento, Constipación

Muchas personas suelen preocuparse cuando no evacuan 1 ó 2 días seguidos; de inmediato creen que padecen estreñimiento (ausencia de deposiciones regulares) y, literalmente, corren hacia el botiquín en busca de alguna fórmula que les resuelva el problema. Esto es lo que solía hacer mi abuela, quien, sin empacho alguno, tomaba con desesperación un frasco que contenía tónico laxante (que favorece la evacuación intestinal) y bebía casi la mitad del mismo. Por el contrario, hay gente que le resta importancia a la situación y siente tranquilidad por defecar a diario, sin tomar en cuenta que le haya costado trabajo o causado dolor.

El origen de esta confusión se debe a la falta de información, pues a pesar de que el estreñimiento es uno de los padecimientos más frecuentes en la población general y en la tercera edad, pocos pueden definirlo con certeza y mencionar correctamente cuáles son sus síntomas.

Quizá ahora te preguntas: ¿qué es esta enfermedad y cómo puede detectarse? El Dr. Fernando Pérez Aguilar, cirujano gastroenterólogo endoscopista adscrito al Servicio de Cirugía del Hospital General Dr. Fernando Quiroz Gutiérrez del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), localizado en la Ciudad de México, responde: “Se trata de alteración en las evacuaciones intestinales, como puede ser disminución en el número de las mismas (menos de tres a la semana), o bien, pueden presentarse a diario, pero la materia fecal es dura, seca y en pequeña cantidad, a lo que se suma que su expulsión representa esfuerzo exagerado, dolor y gases”.

Tercera edad, en riesgo

Si bien todos, en algún momento de la vida y por diversas causas, podemos presentar estreñimiento, en la tercera edad es más frecuente. Ello se asocia, de acuerdo con el entrevistado, a los siguientes factores:

  • Existencia de trastornos en el tránsito intestinal como producto del envejecimiento en esa zona.
  • Escaso consumo de líquido y fibra.
  • Enfermedad diverticular del colon (intestino grueso), la cual se caracteriza por la formación de pequeños sacos (divertículos) en la zona interna (luz) del intestino.
  • El intestino se mueve en forma menos vigorosa —lo que es propiciado por la edad—, engrosamiento de venas y arterias, así como disminución de la masa muscular del órgano, lo que condiciona retraso en el vaciamiento gástrico y retención de restos de excremento.

“Es muy importante tener presente que el estreñimiento, por sí mismo, no es síntoma exclusivo del adulto mayor, envejecimiento del colon o dieta desequilibrada, ya que también puede surgir a causa de enfermedades, por ejemplo, infecciones generadas por bacterias o parásitos, colitis (inflamación intestinal) o cáncer de colon”, refiere el gastroenterólogo.

Y agrega que los pacientes de edad avanzada suelen sufrir padecimientos crónicodegenerativos (de larga duración y que empeoran con el tiempo), como diabetes mellitus (aumento del nivel de azúcar en sangre), presión arterial elevada, cardiopatías (enfermedades del corazón) e hiperlipidemia (trastorno en la concentración de grasas en sangre), “que generan inadecuada circulación arterial y venosa, la cual también afecta al colon”.

¿Qué hacer?

En la mayoría de los pacientes que padecen estreñimiento se recomienda iniciar tratamiento conservador, es decir, debe procurarse que antes de iniciar la prescripción de algún medicamento se modifiquen algunos hábitos; por ejemplo, resulta conveniente consumir mayor cantidad de líquido y fibra de origen natural (contenida en frutas, vegetales y cereales), además de caminar más, siempre que las condiciones físicas de la persona lo permitan.

“Dichas medidas le ayudan a algunos pacientes, pero en otros no se ven los resultados deseados; en estos últimos casos tenemos que recurrir a medicamentos”, advierte el Dr. Pérez Aguilar.

Existen las siguientes opciones de medicamentos para el estreñimiento:

  • Procinéticos. Hablábamos de que existe cierto trastorno en la motilidad intestinal (contracciones musculares organizadas que ocurren a todo lo largo del tubo digestivo) propio del envejecimiento de arterias y músculos del colon; entonces, la administración de estas fórmulas favorece el movimiento del intestino para se le quite lo “perezoso”. “Entre los medicamentos más usados tenemos la cisaprida (poco empleada en México por los efectos negativos que genera en el sistema circulatorio), cinetaprida, metoclopramida y tegaserod. Asimismo, existen ciertos laxantes que cumplen la misma función, como los llamados senósidos, que permiten la contracción intestinal para poder expulsar la materia fecal”, explica el especialista.
  • Laxantes de volumen. Se administran vía oral y, una vez que se encuentran en el colon, incrementan la materia fecal; para que cumplan su cometido de eliminarla, se requiere mayor consumo de agua. Con frecuencia se utiliza Psyllium plantago (fibra de origen vegetal), aunque también se recurre a medicamentos que contienen cierto tipo de sustancia no absorbible (polisacárido) que, dentro del intestino, aumenta la hidratación del excremento para hacerlo más voluminoso y fácil de desechar.
  • Laxantes con acción irritante. Al ingresar al intestino le generan irritación para facilitar su movimiento y que, de esta manera, puedan eliminarse las heces. Incluyen productos que se emplean por vía oral (pastillas) o rectal (supositorios de glicerina y soluciones o enemas).

“Cuando estos remedios no son útiles, lo que sucede en situaciones extremas, es necesario recurrir a medidas más drásticas, como los lavados intestinales (enemas), y en caso de que el excremento se compacte en forma de piedras en el recto (impactación fecal), es necesario extraerlo con ayuda de los dedos”, acota el Dr. Pérez Aguilar.

Los enemas pueden realizarse sólo con agua o a ésta se le puede agregar alguna sustancia laxante, jabón quirúrgico, sal o vinagre, lo que tiene como objetivo causar irritación que favorezca la eliminación de las heces. No obstante, “si la impactación fecal es muy grave, existe riesgo de perforación intestinal y las medidas anteriores fracasan, por lo que el paciente tiene que ser sometido a intervención quirúrgica”, aunque estos casos son muy raros, aclara el entrevistado.

Cuidado

Uno de los problemas que trae consigo el estreñimiento es el retardo en la evacuación intestinal o en el camino que la materia fecal tiene que recorrer a lo largo del colon. Al respecto, consideremos que la presencia del excremento en el intestino grueso, por tiempo prolongado, es factor de riesgo para el desarrollo de cáncer debido a las sustancias que contiene.

Sin embargo, lo anterior no representa justificación alguna para administrarse laxantes sin control ni vigilancia médica, porque “el abuso de estos medicamentos puede crear dependencia, interferir en la asimilación (absorción) de ciertos nutrientes y obstaculizar la capacidad del colon para contraerse”, explica el Dr. Pérez Aguilar.

Por tanto, si sufres estreñimiento, lo más recomendable es que acudas al gastroenterólogo o geriatra, quien te dará el tratamiento más adecuado a sus necesidades y hará diagnóstico integral para resolver posibles enfermedades asociadas.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Estreñimiento

Hemorroides


Ver más...

En algunos casos de implante de válvulas cardiacas se utilizan válvulas de vaca y oveja como reemplazo. La ventaja de estas válvulas biológicas es que los pacientes no necesitan tomar anticoagulantes de por vida.




Comscore