Consecuencias del consumo de alcohol en exceso - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Alcohol, tragos de muerte

Miércoles 19 de abril del 2017, 12:21 pm, última actualización

El alcohol es la droga legal con más adictos en México: 32 millones de personas, de las cuales una quinta parte bebe hasta embriagarse. Los daños se perciben a nivel social, familiar, mental y físico, pues mina la salud poco a poco o llevar a la muerte en unas horas.

Alcoholismo, Consumo de alcohol

El consumo constante de alcohol se relaciona con 60% de los suicidios, 70% de los accidentes y 80% de divorcios. Por otra parte, de acuerdo a investigaciones al respecto, se sabe que en México por cada 8 hombres bebedores hay 2 mujeres, aunque las cifras apuntan al aumento de consumidoras.

Como sucede con todas las drogas, y en la mayoría de sus consumidores, el impacto que causa esta sustancia la primera vez que se ingiere tiene efecto agradable, ya que provoca relajamiento en el bebedor, lo vuelve sociable, comunicativo y desinhibido, razones que lo motivan a repetir la experiencia.

Su camino por el cuerpo

Tras su ingestión, el alcohol tarda entre 1 y 2 minutos en llegar a la sangre, donde puede permanecer durante varias horas. Una vez en el torrente sanguíneo se distribuye por todos los órganos del cuerpo humano, afectando de forma especial a cerebro e hígado, el cual cumple la función de transformarlo en otras sustancias inofensivas al organismo. Sin embargo, su capacidad para metabolizarlo es 20 a 30 g por hora, por lo que si el consumo es superior a estas cifras, la bebida permanece en la sangre dañando al resto de los órganos.

Cabe destacar que el nivel máximo de alcohol en sangre se alcanza cuando han transcurrido entre 30 y 90 minutos a partir de su ingestión. En cambio, su eliminación requiere aproximadamente entre 8 y 10 horas, aunque es factible que se mantenga en el organismo hasta 18 horas después de haber sido ingerido.

El principal componente del alcohol, y responsable de las intoxicaciones, es el etanol, el cual se ve influido por factores como la presencia de alimentos en el estómago, la cantidad de alcohol ingerida y las características de la bebida consumida, para su velocidad de absorción, su paso a la sangre y su alojamiento final en el intestino delgado.

Impacto al cerebro

Como se mencionó anteriormente, el alcohol altera ciertas funciones del cerebro, lo cual repercute en la personalidad del bebedor; al principio provoca excitación y euforia, debido a que se trata de un depresor que bloquea el funcionamiento del sistema nervioso cerebral, responsable de controlar las inhibiciones. Por la misma razón provoca que el consumidor actúe en forma temeraria y agresiva, lo que desencadena que adopte posturas que pueden dañar su integridad física y psíquica.

Para ahondar en los cambios conductuales, sirva mencionar que es muy frecuente que el bebedor experimente desinhibición de impulsos sexuales, fragilidad emocional y deterioro de la capacidad de juicio; asimismo, que hable aceleradamente y sin razonamiento, presente descoordinación motriz (marcha inestable), visión borrosa, rubor facial, así como irritabilidad y disminución de la capacidad de atención.

Las manifestaciones antes señaladas varían según la tolerancia que cada sujeto haya desarrollado hacia el alcohol; y quienes llegan a beber en cantidades considerables pueden presentar amnesia de los acontecimientos durante la borrachera, pérdida de conciencia, estado de coma e, incluso, muerte por problemas respiratorios.

¿Y físicamente?

En términos generales puede mencionarse que la ingesta constante de alcohol, tanto en hombres como mujeres, es causa de irritación e inflamación del estómago y daños graves en el tejido hepático (hígado); también se altera el funcionamiento de los riñones y el ritmo del corazón, además de que disminuye la capacidad del cuerpo para asimilar vitaminas y calcio. Por si fuera poco, provoca acné, caspa y resequedad en piel y cabello.

No obstante, en el varón particularmente produce efectos de disfunción eréctil, aun en dosis bajas, debido a que inhibe en el cerebro la respuesta al estimulo sexual, lo cual trae como consecuencia que no haya la suficiente irrigación de sangre al pene y que de esta forma no haya erección. Por su parte, la mujer se intoxica más fácilmente que el hombre, debido a que cuenta con más tejido adiposo (grasa), en el que el alcohol no es soluble y, por tanto, tarda más en eliminarlo.

Otras consideraciones que ellas deberán tener en cuenta es que durante el ciclo menstrual son más vulnerables a intoxicarse, ya que la habilidad del cuerpo de la mujer para descomponer la sustancia se ve afectada en este periodo. Asimismo, un trago o copa de alcohol duplicará su potencial en una mujer en comparación al hombre, debido a que en su estómago hay menos enzimas protectoras (llamadas dehidrogenadas) que descomponen la sustancia etílica; finalmente, esta última es considerada uno de los principales factores desencadenantes de cáncer de mama.

El consumo excesivo y cotidiano de alcohol trae como consecuencia tolerancia, es decir, el organismo cada vez necesita cantidades mayores para manifestar los efectos esperados, además de dependencia psíquica y física, de manera que al interrumpirse la administración de bebidas alcohólicas de lugar a la aparición de alucinaciones (delirium tremens), fiebre y presión arterial elevada, sudoración excesiva y temblores, conjunto de síntomas que recibe el nombre síndrome de abstinencia.

Saber beber

Aprender a tomar no significa que debamos ir a una escuela para hacerlo, esa experiencia depende directamente de cada individuo y de los efectos que haya tenido en su persona desde el primer contacto con el etanol. Sin embargo, es importante saber que las bebidas alcohólicas se obtienen por:

  • Fermentación. Proceso químico que por medio de microorganismos se provocan cambios químicos en diferentes sustancias, llegando a alterar su sabor y consistencia. Por ejemplo, someter a este procedimiento a jugo de uva produce vino o champaña (cada uno bajo condiciones distintas), tal como ocurre con cebada en agua para obtener cerveza; su graduación alcohólica es menor.
  • Destilación. El vapor obtenido de someter a calor un producto es enfriado para lograr una o varias sustancias nuevas en alambiques o contenedores especiales; el grado de alcohol obtenido es mayor, y ejemplos de ello son ginebra, whisky o ron.

Ahora bien, del proceso al que se haya sometido la bebida influirá directamente en la intoxicación y sus efectos. El siguiente cuadro muestra el porcentaje de alcohol que hay en cien mililitros de bebida:

Bebida

Porcentaje de alcohol

Cerveza

4 a 5%

Vino

11 a 18%

Champaña

18 a 30%

Vodka

35 a 40%

Tequila

35 a 40%

Whisky

40 a 45%

Brandy y coñac

40 a 45%

Ron y tequila

40 a 75%

El alcohol es una droga lícita y socialmente aceptada, inclusive con amplia aprobación cultural y tradicional, ante la cual hay que tener muchas reservas. Enseñemos a los menores a guardar la distancia debida, pues las estadísticas advierten que cada vez es más bajo el rango de edad en que se inicia el consumo de esta bebida.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gastritis

Conoce tu microbiota intestinal


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore