Estrés en la adultez, problemas en la vejez - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Estrés en la adultez, problemas en la vejez

Miércoles 21 de junio del 2017, 12:48 pm, última actualización

México es considerado uno de los países con mayor nivel de estrés en el mundo debido, principalmente, a la concentración poblacional en sus grandes ciudades. Pocos pensamos que las repercusiones de vivir así en la adultez se presentarán en la tercera edad, pudiendo llegar a ser de consideración, ¿qué hacer?

Estrés en adultos

No lo tomes como una exageración, pero estadísticas a nivel mundial relacionan directamente al estrés con las seis principales causas de muerte: cáncer, enfermedades cardiovasculares (del corazón) y pulmonares, accidentes, suicidio y cirrosis (las células del hígado mueren poco a poco —sobre todo por exceso de alcohol— y se transforman en tejido fibroso con numerosas cicatrices y nudos, propiciando que el órgano se torne rígido y no realice adecuadamente las más de 500 funciones que le corresponden).

Las cifras que así lo muestran no se ciñen únicamente a los adultos mayores, es cierto, sino a la población en general, pero son ellos quienes menos preparados están para enfrentar los secuelas del estrés en la tercera edad.

Antes de continuar, recordemos que la ciencia define al estrés como la respuesta fisiológica involuntaria del organismo que prepara al individuo a reaccionar ante estímulos que ponen en peligro su estabilidad. Fríamente podemos pensar que no se trata de un problema y que, por el contrario, resulta benéfico para el ser humano, ya que es la manera de prepararlo para enfrentar contrariedades.

Sin embargo, vivir constantemente así trae consecuencias a la salud; por ejemplo, el intenso ritmo de vida y la falta de descanso producen nerviosismo y ansiedad, estados emocionales que alteran el ritmo normal del corazón, dificultan la respiración, propician falta de concentración, pérdida de apetito y cabello, y el sistema inmunológico (el que genera defensas ante infecciones) disminuye su eficacia, por lo cual es mayor el riesgo de sufrir enfermedades causadas por virus, bacterias u hongos.

Es importante hacer énfasis en lo anterior, sobre todo al referirnos a los adultos mayores, quienes en forma natural ven reducida la capacidad de su sistema inmune, y si a ello agregamos alteraciones en la estabilidad emocional por el estrés vivido a lo largo de varios años, las consecuencias pueden ser lamentables.

Calma abuelita… calma

Si bien el estrés afecta a ambos sexos, en cada uno el impacto es distinto. Usted no negará que la mujer de edad media enfrenta diversas presiones, tanto en su desempeño profesional como en la atención a la familia y el hogar, sin olvidar que tiende a interiorizar más sus problemas, se culpa de las circunstancias y sufre ansiedad, trastornos alimenticios, y, a largo plazo, es decir, al llegar a la tercera edad, depresión.

En cuanto a los hombres, éstos tienden a exteriorizar su estrés, manifiestan su mal humor, pelean, se desahogan en el alcohol e incluso incurren en la violencia intrafamiliar, evitando buscar ayuda psicológica o a terapia grupal. Según las estadísticas a nivel mundial: 70% de las consultas médicas en menores de 60 años están relacionadas con agotamiento en el trabajo, y de este total, casi 50% se diagnostica como personas muy estresadas.

Lo anterior nos muestra que es muy importante tomar medidas preventivas frente al estrés antes de esa edad, de lo contrario la salud se verá mermada con uno o varios de los siguientes padecimientos:

  • Alopecia. Se conoce de esta manera a la caída de cabello, y también se sabe que la principal causa de que suceda es la herencia, pero en muchos otros casos nerviosismo y ansiedad la propician, ya que la tensión induce a que el flujo de sangre al cuero cabelludo se vea reducido; entonces, el folículo piloso (por donde surge el pelo) deja de recibir los nutrientes que evitan que el cabello se debilite, crezca lentamente o caiga; a diferencia de los hombres, es menor la cantidad de mujeres que la sufren, pero tal vez en ellas es más alarmante.
  • Bruxismo. Trastorno que se caracteriza por apretar o rechinar los dientes durante el sueño, debido a exagerada tensión en los músculos de la cara y cavidad bucal, lo cual ocasiona dolor en oídos, daños en mandíbula, así como problemas en la alineación y mal estado de la dentadura; a largo plazo puede ser causante de pérdida de piezas dentales.
  • Insomnio. Las consecuencias de dormir mal son deficiente circulación sanguínea, bajo rendimiento en actividades desempeñadas a lo largo del día, mal humor y falta de concentración, lo que puede derivar en accidentes.
  • Parálisis facial. Su origen radica en una deficiencia del nervio facial (responsable de estimular los músculos del rostro), ocasionada por golpes, problemas de circulación de la sangre o baja de defensas, teniendo estos dos últimos mayor incidencia en quienes se someten a estrés constante.
  • Trastornos alimenticios. Para adaptarse a esa situación de estrés el organismo pone en marcha una serie de mecanismos que modifican su comportamiento; particularmente se puede distinguir en la conducta alimenticia, la cual puede sufrir: hiperfagia (comer más de lo habitual para reducir la ansiedad), hipofagia (comer menos) o anorexia (falta de apetito y distorsión de la imagen que se tiene de uno mismo).
  • Padecimientos gástricos. En condiciones normales, el estómago produce ácido clorhídrico para digerir los alimentos, pero pueden incrementarse los niveles normales por efecto del nerviosismo; los efectos: acidez, agruras, gastritis (inflamación de la mucosa que envuelve al estómago en su interior), úlceras (heridas o lesiones que pueden perforar las paredes del órgano), colitis (inflamación del colon) o cáncer.
  • Demencia senil. Se llama a sí a la disminución de las capacidades para desarrollar los procesos mentales, ya que las neuronas (células nerviosas del cerebro) que controlan memoria y pensamiento se deterioran, lo cual interrumpe el paso de mensajes a través de ellas. Si bien se sabe que el estrés constante acelera la pérdida de neuronas, se relaciona igualmente con depresión, al parecer por la poca actividad neuronal; el mejor ejemplo de esta enfermedad es el mal de Alzheimer, el cual incrementa el número de pacientes año con año.

Los anteriores son los problemas de salud más frecuentes en la tercera edad, y que pueden evitarse, para lo cual le ofrecemos las siguientes medidas:

  • Lleva una dieta balanceada, en la que el aporte nutricional diario sea 50% a 60% de hidratos carbono (arroz, cereales y pastas), 30% aceites y grasas, 10% a 20% proteínas (pescado, carnes y lácteos).
  • 4 ó 5 comidas ligeras al día permite que el organismo reciba aporte energético a lo largo del día.
  • Si se sufre agotamiento o fatiga constante puede administrarse multivitamínicos, complementos y/o suplementos alimenticios.
  • Duerme 6 a 8 horas al día; evite las siestas por la tarde.
  • Practica ejercicios de relajación; por ejemplo, acostarse boca arriba practicando respiraciones profundas y recorriendo mentalmente cada parte de su cuerpo (de pies a cabeza), enfocando la atención en los diferentes músculos hasta sentirlos relajados. Se recomiendan antes de dormir.
  • Disminuir, o definitivamente anular, el consumo de tabaco, café y alcohol, ya que alteran la estabilidad emocional y afectan al sistema inmunológico.
  • Practica ejercicio por lo menos 15 minutos al día; no se recomienda antes de ir a dormir, pues puede ahuyentar el sueño.
  • Organiza mejor cada una de tus actividades diarias.
  • Bebe 2 a 3 litros de agua diariamente para evitar deshidratación.
  • Procura que el ambiente laboral y familiar sea estable.
  • Toma las vacaciones como verdadero descanso para “recargar” energías.

El envejecimiento se acelera

Tal vez pocos lo sepan, pero la ciencia ha comprobado que el estrés prolongado acelera el proceso de envejecimiento a las células de todo el cuerpo, haciéndolo evidente al provocar la aparición de arrugas y canas. En fecha reciente se publicaron los resultados de un estudio realizado por científicos estadounidenses, quienes se dieron a la tarea de examinar el desarrollo celular y su relación con la desestabilidad emocional.

El punto central de la investigación fueron los llamados telómeros, fragmentos de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que se van acortando con cada nueva división celular. Con el paso del tiempo, los telómeros se van haciendo más y más cortos hasta que las células ya no se pueden dividir más y mueren en forma natural (proceso conocido como apoptosis).

Ahora bien, el organismo humano produce una enzima llamada telomerasa que se encarga de prevenir la apoptosis, y prolongar la vida de los telómeros; sin embargo, conforme avanza la edad la calidad y cantidad disminuyen y el envejecimiento celular es inminente.

Bueno, pues el estudio descubrió que el estrés es capaz de acelerar el proceso de vida de los telómeros, es decir, éstos son más breves en quienes viven situaciones angustiantes y de presión emocional, y son más largos en quienes llevan una vida más tranquila y relajada.

Es importante mencionar que existen otros factores igualmente importantes en la aceleración del proceso de envejecimiento celular, los llamados radicales libres, moléculas dañinas que se producen como resultado de ciertas reacciones químicas del oxígeno en el organismo; quienes fuman o se exponen constantemente a la radiación solar son más propensos a sus efectos.

Pese a que México no tiene una cultura preventiva en materia de salud, este puede ser el momento de iniciarla desde nuestro propio organismo y haciendo las recomendaciones pertinentes en quienes nos rodean, ¿no cree usted?

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gastritis

Conoce tu microbiota intestinal


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore