Gastritis en niños por estrés y malos hábitos alimenticios - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Gastritis en niños, a la alza

Martes 02 de agosto del 2016, 09:57 am, última actualización

Antes se pensaba que la gastritis o inflamación del estómago era problema exclusivo de jóvenes y adultos, pero hoy sabemos que creciente número de infantes también presentan este malestar, debido principalmente al estrés y malos hábitos alimenticios.

Gastritis en niños, Gastritis infantil

Mucho se ha comentado en fechas recientes sobre el problema de la obesidad en la población infantil mexicana y, por fortuna, empiezan a tomarse cartas en el asunto para evitar las serias repercusiones a la salud que podrían observarse en un futuro no muy lejano.

No obstante, poco se comenta sobre otro trastorno que acecha a la infancia y que también se relaciona con la alimentación. Nos referimos a la gastritis, que es la inflamación e irritación del revestimiento interno del estómago (mucosa) por secreción excesiva de jugos digestivos.

El tema es más grave de lo que se considera, pues algunas estadísticas indican que esta afección ha pasado del tercer al segundo lugar de consulta entre las enfermedades gastrointestinales pediátricas; asimismo, en la mitad de los casos está relacionada a estrés y malos hábitos alimenticios, como son:

  • Ayunos prolongados.
  • Consumo abundante de comida chatarra, rica en grasa y carbohidratos.
  • Ingesta excesiva de irritantes, como bebidas gaseosas y golosinas con chile, limón y tamarindo.
  • Falta de horario fijo para realizar las comidas.
  • Comer en puestos callejeros o sin higiene adecuada que favorecen el contagio de la bacteria Helicobacter pylori.

En este sentido, el Dr. José Armando Madrazo de la Garza, jefe del Servicio de Gastroenterología del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS, en el Distrito Federal), señala que “esta enfermedad afecta más a los niños que habitan en las grandes ciudades, donde la vida es muy acelerada, se tiene poco tiempo para la recreación y menos horas de sueño”.

Es verdad: estrés y nerviosismo son estados que no todos los chicos manejan adecuadamente y que favorecen la producción de ácidos estomacales, mismos que propician el surgimiento o empeoramiento de la inflamación de la mucosa gástrica.

Detección y consecuencias

A decir del Dr. Madrazo de la Garza, los padres de familia pueden sospechar que su hijo padece gastritis cuando observan en el pequeño síntomas como dolor abdominal, agruras, sensación de vacío en el estómago y aliento ácido.

Al respecto, la nutrióloga de la Unidad de Medicina Familiar No. 51 del IMSS, Esther Alicia Martínez Gloria, y el gastroenterólogo del Hospital de Pediatría del mismo instituto, Osvaldo García Salazar, ambos en Guadalajara (Jalisco, occidente de México), explican que cuando un niño presenta síntomas como ardor en la boca del estómago, vómitos, náuseas, acidez e hipo, así como dolor de cabeza y abdomen, es importante acudir al médico familiar para diagnosticar la enfermedad y recibir el tratamiento adecuado.

Ambos especialistas enfatizan que la gastritis infantil no debe tomarse a la ligera, ya que además de los síntomas citados pueden desencadenarse afecciones secundarias. “En los pacientes pediátricos pueden presentarse retraso en el desarrollo (habilidades mentales) y crecimiento (capacidades físicas), pues se modifica su esquema de ingesta de alimentos. Lo anterior sucede tanto porque los chicos padecen ardor en el estómago como por inapetencia”.

Esto, aseveran los expertos, tiene como consecuencia que los menores dejen de alimentarse en horarios establecidos y adecuados, “lo que produce una descompensación proteica calórica negativa en el organismo del infante, misma que se traduce en malnutrición y, en los casos más graves, anemia (falta de glóbulos rojos y oxigenación en la sangre por déficit en el consumo de hierro)”.
Más aún, cuando el niño no recibe tratamiento oportuno “el dolor abdominal se vuelve crónico e, incluso, se llega a presentar sangrado del tubo digestivo y perforación de la mucosa gástrica (úlcera). Asimismo, cuando existe infección por Helicobacter pylori puede aparecer cáncer gástrico con el paso de los años”.

¿Cómo enfrentar el problema?

El Dr. José Armando Madrazo explica que la mejor medida preventiva contra la gastritis por estrés es procurar que el niño tenga mejor estilo de vida, el cual incluya tiempo para las tareas, el descanso y la recreación, además de alimentación balanceada. “No se debe presionar a los niños más allá de sus capacidades, ya que esto les produce fuertes cuadros de estrés y frustración, lo cual genera mayor liberación de ácido en el estómago. También es importante mantener ambiente familiar armónico”.

Aunado a esto, el especialista sugiere que todo niño consuma desayuno completo antes de ir a la escuela, mismo que no debe sustituirse con el refrigerio del recreo (que generalmente incluye productos poco nutritivos). “El primer alimento del día puede consistir en vaso con leche, 1 ó 2 huevos, fruta y pan integral, de tal manera que el almuerzo sea sólo algo adicional. No hay que darle dinero a los chicos para comprar en la tienda comida chatarra”.

Para evitar la gastritis ocasionada por Helicobacter pylori, que se contrae por la ingesta de alimentos contaminados, el Dr. Madrazo de la Garza aconseja no comer en la calle y lavarse las manos antes y después de ir al baño. “Se estima que la mitad de los niños mayores de 10 años de edad tienen contacto con esta bacteria, aunque sólo 20% desarrollan la enfermedad”, acota.

Por su parte, la Dra. Martínez Gloria y el Dr. García Salazar coinciden en que la gastritis infantil es curable, aunque para ello se debe actuar oportunamente, a fin de evitar complicaciones (sangrado, úlcera péptica y hasta cáncer de estómago,  luego de 20 ó 30 años de sufrir infección por Helicobacter pylori).

El tratamiento debe ser prescrito por un médico (pediatra o gastroenterólogo), el cual consiste básicamente “en dividir las porciones de alimentos nutritivos en tres horarios: desayuno entre las 7 y 9 de la mañana, comida entre las 2 a 4 de la tarde y cena de 8 a 10 de la noche; además, se recomienda incluir dos colaciones a lo largo del día”.

En ocasiones es necesario incluir medicamentos para controlar el exceso de acidez en el estómago, como los que son de libre venta, aunque esto no significa que deba recurrirse a la autoprescripción, ya que con ello “sólo se logra mitigar el dolor de manera temporal, sin frenar el problema de raíz, lo que representa un riesgo para la salud”, concluyen los especialistas.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Gastritis

Gastritis: peligros de la autoprescripción


Ver más...




Comscore