Cómo manejar las diferentes situaciones de estrés - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Estrés? ¡Aprenda a vivir con él!

Martes 02 de agosto del 2016, 12:26 pm, última actualización

Para quienes vivimos en grandes ciudades es inevitable que de vez en cuando el estrés se apodere de nosotros. Manos sudorosas, mandíbula tensa y pulso acelerado son las primeras señales de que estamos en tensión, pero, ¿cómo podemos manejarlas?

Estrés, Cómo controlar el estrés

El estrés es una respuesta natural del cuerpo a las situaciones que lo amenazan, una forma de mantenerlo "alerta" por si necesita defenderse, ya que incluso se presenta con el sólo hecho de recordar una circunstancia amenazante. Gracias a estos impulsos obtenemos la energía suficiente para realizar gran parte de nuestras actividades cotidianas, lo que se llama "estrés positivo".

Sin embargo, la otra cara de la moneda se basa en el hecho de estar expuestos frecuentemente a diversos tipos de situaciones estresantes, ya sea en el entorno familiar, laboral o social. Los síntomas físicos podemos identificarlos mediante incremento de la actividad del corazón, sudoración, escalofríos, nudo en la garganta, boca seca, dilatación de pupilas, dificultad para respirar, falta de concentración y de autocontrol, ansiedad, adicciones, trastornos del sueño y alimentación, problemas para tomar decisiones, baja productividad, insatisfacción y mal ambiente laboral.

Cuando la causa de nuestro estrés no ha sido identificada y mucho menos controlada, los efectos van más lejos, de manera que afectan gravemente nuestra salud: aparecen migrañas, considerable baja de nuestro sistema inmunológico (lo cual ocasiona infecciones), cansancio crónico, deterioro de nuestras relaciones personales y laborales, crisis de pánico, angustia, abandono de nuestros proyectos, falta de motivación, frustración, pérdida de autoestima, depresión severa y, en casos extremos, suicidio. Un círculo vicioso en el que el estrés ocasiona graves padecimientos y estos, a su vez, incrementan a aquel.

La clave está en que cuando caigamos en dichos estados sepamos reconocerlos y actuemos para controlarlos, de esta manera evitaremos que avancen. Tengamos en cuenta que siempre hay alternativas que nos ayudarán a relajarnos y aprender a vivir dominando el estrés.

Más autoestima, menos estrés

Poseer alta autoestima está directamente relacionado con padecer menos estrés, ya que los sentimientos de confianza en nuestras capacidades (para pensar y enfrentarnos a los desafíos de la vida), desembocan en seguridad para reforzar nuestro derecho a triunfar, a ser felices y respetados, a emprender nuevos proyectos y a tener la constancia y disciplina necesarias para concluir lo que nos propongamos.

Como características de una buena autoestima está la expresión afectiva, esto es, ser capaces de dar y recibir afecto, saber valerse por uno mismo en todas las situaciones que se presentan en la vida, aceptarse plenamente, ser tolerantes y tener consideración por nuestros semejantes, no ser egoístas y respetar a los demás; una baja autoestima, por el contrario, se caracteriza por no sabernos valorar, permitir que los demás nos hagan sentir menos y creer que nadie nos puede llegar a querer, además de pensar que nunca podremos realizar nuestros objetivos.

Es por estos motivos que si tenemos buena autoestima los factores externos no harán mella en nosotros, reduciendo las situaciones de estrés, al mismo tiempo que cuando estas aparezcan sabremos cómo manejarlas. Si detectas algún problema con tu autoestima, lo mejor será que acudas a un profesional (psicólogo) para que te oriente y encuentre la raíz del trastorno.

Cuando lo que nos ocurre es que simplemente estamos agotados y sometidos a circunstancias prolongadas de mucha tensión, existen diversas opciones mediante las cuales podemos relajarnos y reponer energías. He aquí algunas de ellas:

  • Técnicas de relajación y meditación.
  • Práctica de ejercicio físico.
  • Buena alimentación.
  • Aceptación de nuestros errores como parte de la naturaleza humana.
  • Adecuada administración del tiempo, el cual debe contemplar etapas de recreación y entretenimiento.
  • Compartir las adversidades con alguien de absoluta confianza.
  • Modificar el enfoque de nuestras experiencias, para encontrar el ángulo positivo en cada una de ellas.
  • Saber dividir los problemas en partes, para solucionarlos eficazmente, además de felicitarnos y recompensarnos cuando los hemos resuelto.
  • Aprender de los errores, para no repetirlos en el futuro.

Pon atención a cada uno de los puntos anteriores y, sobre todo, practícalos con constancia. El estrés es parte de la vida y como tal hay que aceptarlo y aprender a vivir con él, sólo así lograremos desarrollar una personalidad emprendedora, que acepte los retos del día a día.

SyM - Nizarindani Sopeña

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gastritis

Acidez: popular, penosa y… ¡mortal!


Ver más...

Hiperhidratación es beber más agua de la que el cuerpo resiste (hasta 7 litros al día), lo que puede dificultar el correcto funcionamiento de varios órganos y ocasionar la muerte. 




Comscore