Tratamiento homeopático del alcoholismo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tratamiento homeopático del alcoholismo

Jueves 06 de abril del 2017, 01:31 pm, última actualización

El alcohol es, tal vez, la droga más antigua y de mayor uso en el mundo, sin olvidar que más del 15% de las consultas a médicos familiares se deben a su consumo excesivo. Ante ello, la Homeopatía ofrece tratamiento a esta adicción desde sus causas profundas.

Tratamiento homeopático del alcoholismo
Tratamiento homeopático del alcoholismo

El alcohol o etanol constituye una de las drogas de más fácil acceso; basta con hojear alguna revista o hasta caminar por la calle para encontrar más de un anuncio en el que se asocia el estatus con la ingesta de alguna copa. Cabe destacar que la bebida puede disfrutarse en ciertas ocasiones; no obstante, cuando se pierde la moderación se cae en el alcoholismo.

“Hasta el momento no existe causa común conocida de esta adicción, aunque varios factores pueden jugar un importante papel en su desarrollo. Además, las evidencias muestran que quien tiene padre o madre con adicción al alcohol tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad”, refiere la Dra. Azucena Hernández Chávez, especialista egresada de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Lo anterior puede deberse, más que al entorno social, familiar o campañas publicitarias, a la presencia de ciertos genes que podrían aumentar el riesgo de alcoholismo. Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflictos en relaciones interpersonales, depresión o baja autoestima, lo que se refuerza con la facilidad para conseguir el alcohol y la aceptación social de su consumo.

Impacto

Las defunciones por accidentes relacionados con el alcohol (choques, atropellamientos y suicidios) ocupan los primeros lugares entre las causas de muerte en muchos países. Los especialistas consideran que hay dos tipos de dependencia al alcohol:

  • Psicológica. Relacionada con problemas afectivos y malas relaciones personales que el adicto ha sufrido a lo largo de su vida.
  • Física. Se revela, entre otras cosas, porque en el momento en que la persona interrumpe la ingesta de alcohol se presenta el “síndrome de abstinencia”, caracterizado por temblores en dedos, lengua y extremidades, sudoración, taquicardia (aceleración del pulso), ansiedad, irritabilidad, náusea, vómito, falta de apetito, insomnio e incluso alucinaciones visuales o auditivas (delirio).

Asimismo, cabe señalar que “dentro de la dependencia física al alcohol se distinguen dos formas distintas de beber: una continua, en la que el enfermo necesita consumir a menudo o diariamente bebidas embriagantes, y otra episódica, llamada dipsomanía, en la que se alternan etapas de abstinencia relativamente prolongadas (el enfermo puede durar una semana o más sin beber) con severas recaídas”, aclara la especialista.

El alcoholismo supone un serio riesgo para la salud que, con frecuencia, conlleva el riesgo de muerte prematura a causa de afecciones en el hígado (como la cirrosis), hemorragias internas, intoxicación, carcinoma hepático, accidentes o suicidio.

“Es importante tener presente que la adicción no está fijada por la cantidad ingerida en un periodo determinado: personas afectadas por esta enfermedad pueden seguir patrones muy diferentes de comportamiento, existiendo tanto alcohólicos que consumen a diario, como aquellos que beben semanal o mensualmente, o bien, sin periodicidad fija, aunque el proceso degenerativo tiende a acortar los plazos entre cada ingesta”, destaca la Dra. Hernández Chávez.

El consumo excesivo y prolongado de esta sustancia va obligando al organismo a requerir cantidades crecientes para sentir los mismos efectos; es la llamada “tolerancia aumentada”, que desencadena un mecanismo adaptativo del cuerpo hasta que llega a un límite en el que se invierte la supuesta resistencia y entonces asimila menos, por eso tolerar más alcohol en sí representa un riesgo.

Efectos en el organismo

El alcoholismo es consecuencia de intoxicación que puede tener dos formas:

  • Aguda. Se da en el contexto de estado de ebriedad y la padecen personas que, por ejemplo, en una fiesta o reunión bebieron demasiado (por lo general, sin estar acostumbrados a hacerlo) y se emborrachan.
  • Crónica. Suele ser progresiva y, a menudo, mortal.

Por su composición química, el alcohol es capaz de afectar sin problema a todas las células del organismo, en especial a las del sistema nervioso y cerebro. Una vez ingerido, pasa a la sangre muy fácilmente por el estómago e intestino delgado; del vital líquido llega rápidamente a todos los sistemas.

De acuerdo con la Dra. Hernández Chávez, la intoxicación se produce luego de la ingesta de grandes cantidades de alcohol. Los efectos pasan por las siguientes etapas:

  • Fase inicial. Se presenta cambio en el estado mental de la persona, se alteran los sentidos y disminuyen los reflejos.
  • Excitación. Hay pérdida de la inhibición y autocontrol con parálisis progresiva de los procesos mentales más complejos, por ejemplo, no pueden hacerse operaciones matemáticas simples; es el primer estado en el que cambia la personalidad.
  • Incoordinación. Se caracteriza por generar temblor, confusión mental, incoordinación motriz y sueño.
  • Intoxicación crónica. Se llega a esta fase, ya sea pasando por sucesivas borracheras, repetidas y crecientes, o a partir del continuo hábito de beber de cada individuo.

Qué ofrece la Homeopatía

“Trata a cada persona como un todo indivisible, teniendo en cuenta lo emocional y físico, y desde el equilibrio ayuda a alejar a la persona de su copa autodestructiva”, señala la especialista. Para ello, agrega, “nos basamos en formulaciones que cubran la totalidad de los síntomas, así como los estragos o efectos locales dejados por la bebida”.

Es fundamental que el tratamiento homeopático sea prescrito por el médico homeópata, quien diseñará una terapia individualizada para cada paciente. Entre los medicamentos homeopáticos más usados, indica la Dra. Hernández Chávez, se encuentran:

  • Nux vómica. Efectiva en caso de malestar al día siguiente de la ingesta alcohólica, como dolor de cabeza, náusea, mareos y vómito.
  • Ipeca. Útil para controlar náuseas y vómitos irrefrenables.
  • Sulphuric acid. Ayuda a combatir el excesivo deseo de ingerir bebidas alcohólicas.
  • Etilicum. Se puede emplear como disuasivo, es decir, ayuda a suplantar el alcohol.
  • Phosphorus. Protege al hígado.
  • Quercus glandium spiritus. Se utiliza como uno de los más importantes medicamentos para tratar el alcoholismo y eliminar el deseo por la bebida.
  • Strophanthus hispidus. Elimina la necesidad de beber al provocar aversión hacia el alcohol.

La Homeopatía demuestra, una vez más, ser una de las mejores armas para combatir el alcoholismo y restablecer el pleno equilibrio físico y mental, el cual es necesario para lograr una mejor calidad de vida.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gastritis

Conoce tu microbiota intestinal


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore