Herbolaria: uso confiable de plantas medicinales - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Uso confiable de plantas medicinales

Viernes 07 de abril del 2017, 08:31 am, última actualización.

Debido a que gran número de personas recurren a la herbolaria para aliviar sus problemas de salud, investigadores de universidades mexicanas estudian distintas especies vegetales a fin de corroborar su utilidad en el tratamiento de enfermedades.

Uso confiable de plantas medicinales
Uso confiable de plantas medicinales

La evidencia arqueológica muestra que las plantas medicinales se han usado desde hace 60 mil años y la experiencia repetida y transmitida por generaciones ha actuado como filtro. Así, los remedios que no funcionan quedan en el olvido mientras que los que en apariencia sí lo hacen, toman fuerza y su uso se extiende no sólo en el tiempo, sino también geográficamente.

De ahí la importancia del proyecto de investigación para evaluar las propiedades curativas de las plantas, el cual se efectúa en el Laboratorio de Farmacología y Toxicología del Departamento de Farmacia de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), localizado en la Ciudad de México, pues ha esclarecido múltiples dudas sobre la efectividad y uso adecuado de los remedios contemplados en la extensa herbolaria mexicana.

“Se ha comprobado que algunas especies tienen los efectos que se les han asignado tradicionalmente; por ejemplo, el diente de león ejerce acción protectora del hígado, la siempreviva es antiinflamatoria, la cáscara de tomate, sábila y carrizo reducen la concentración de azúcar en la sangre (son hipoglucemiantes), mientras que el mozote blanco y romero generan una reacción diurética, es decir, favorecen la emisión de orina”, refiere la Dra. María Estela Meléndez Camargo, responsable del estudio.

Sin embargo...

Aunque en ciertas variedades de plantas se han demostrado los beneficios atribuidos por la población, la docente e investigadora de la ENCB advierte que esto no siempre es así. Tal es el caso del mozote blanco, que no tiene efecto hipoglucemiante y desafortunadamente es empleado por pacientes con diabetes (elevada concentración de azúcar en sangre debido a la incapacidad del organismo para aprovecharla) por a la extendida creencia empírica-tradicional de que disminuye la glucosa.

Además, es muy importante recordar que aunque se trata de productos naturales, ello no significa que algunas variedades carezcan de sustancias tóxicas, lo cual es particularmente peligroso cuando son usadas por periodos prolongados.

De acuerdo con la científica, uno de los aspectos importantes de la investigación que dirige es, precisamente, dar a conocer a la población los resultados a través de coloquios, folletos o publicaciones accesibles. “El objetivo es que conozcan la actividad terapéutica de las plantas, los efectos tóxicos que pueden producir algunas de ellas, recomendaciones de uso e identificación de las mismas, ya que en algunos lugares se conoce con el mismo nombre a especies diferentes”.

Variedades investigadas

A muchas hierbas, raíces y cortezas se les han atribuido beneficios exagerados o hasta inventados, lo cual, además de afectar a los consumidores, tiene efectos negativos sobre la confiabilidad de las especies que realmente funcionan.

De acuerdo con el biólogo y autor del libro Los remedios de la abuela, el Mtro. Mauricio González Ferrara, entre las plantas validadas por la ciencia se encuentran:

  • Gordolobo. Las flores de la especie Gnaphalium amplexicaule poseen principios activos que permiten combatir la tos, como saponinas, mucilagos y flavonoides. Incluso, en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se le comparó con un medicamento elaborado en laboratorio a través de un estudio controlado con más de 600 pacientes, y demostró el mismo grado de efectividad.
  • Zapote blanco. Las hojas de Casimiroa edulis se han utilizado desde la época de la Conquista para el control de la hipertensión arterial, pues contiene sustancias con acción vasodilatadora, diurética y relajante.
  • Jengibre. Estudios recientes han demostrado que el Zyngiber officinalis es efectivo para aliviar náusea y mareo, incluso en mujeres embarazadas, sin causar efectos secundarios.
  • Té de guayaba. Las hojas de Psydium guajaba se han utilizado para contrarrestar las diarreas, lo cual ha sido comprobado por la ciencia. Además, se detectó que tienen efecto antibiótico en casos de disentería y salmonelosis.
  • Cuachalalate. El Amphypteringium adstringens se ha utilizado para combatir úlceras digestivas y gastritis, lo cual se ha comprobado en estudios de laboratorio.
  • Maguey. Se sabe que la miel obtenida de esta especie contiene 18 aminoácidos de los 20 que contiene la carne, además de que es rica en fibra soluble, minerales y vitaminas, lo que la posiciona como uno de los alimentos más prometedores como nutracéutico (alimento que mejora la salud), ya que tiene el potencial de optimizar la función cerebral y el rendimiento físico, además de reducir el colesterol y prevenir el estreñimiento, entre otras propiedades.

Posible anticancerígeno

Por su parte, investigadores de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FESC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), localizada en el Estado de México, estudian las propiedades de la corteza del árbol cuachalalate para evaluar la posibilidad de utilizarlo como anticancerígeno selectivo, a fin de que sólo actúe sobre células alteradas por esta enfermedad.

Al respecto, la Dra. Sandra Díaz Barriga Arceo, responsable de la cátedra Genética y Citogenética Básica y Aplicada de la FESC, detalla que esta investigación tiene como fin generar nuevas sustancias para luchar contra el cáncer, de modo que ataquen las células malignas o neoplásicas sin dañar a las sanas, y logren disminuir los efectos nocivos sobre el paciente.

En el año 2000, el equipo de investigación inició el estudio antígeno tóxico del extracto del cuachalalate a fin de analizarlo como sustancia antimutagénica, capaz de modular el daño que los antineoplásicos (sustancias que impiden el desarrollo, crecimiento o proliferación de células tumorales malignas) producen al material genético del enfermo. “Las evaluaciones a partir de las muestras revelan que el extracto del cuachalalate tiene compuestos que le dan la propiedad de disminuir el daño genético ocasionado por los fármacos antineoplásicos”, afirmó la Dra. Díaz Barriga.

Es posible que dichas sustancias sean también anticarcinogénicas, pues ayudan a reducir las alteraciones adversas en el material genético y, precisamente, la planta del cuachalalate actúa únicamente sobre las células alteradas. De esta forma, se podrán elaborar fármacos más seguros para combatir el cáncer, pues los actuales atacan por igual a las células sanas y a las malignas, lo que deriva en efectos secundarios adversos al paciente que, incluso, pueden producir cáncer secundario.

Como puede verse, las plantas medicinales pueden ser una alternativa benéfica para la salud de la población, siempre y cuando se les dé el uso adecuado, basado en estudios que aseguren que no ocasionan efectos adversos a los pacientes.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gastritis

Cuando la oficina nos enferma


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore