Consecuencias de la deshidratación por falta de agua - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuando sube el calor, lo primero es agua

Lunes 26 de junio del 2017, 05:04 pm, última actualización.

Si de algún elemento puede depender directamente la vida de un ser humano es del agua, pues su presencia en el organismo hace que éste funcione de manera adecuada, de lo contrario podría morir a causa de la deshidratación.

Agua, Deshidratación-pixabay.com
Cuando sube el calor, lo primero es agua

Aproximadamente dos terceras partes del peso corporal de cualquier persona sana corresponden a agua, proporción que se mantiene a través de las cantidades que se beben y las que se desechan (por transpiración y orina). Pero cuando es más la que se elimina que la que se ingiere se dice que se experimenta deshidratación, peligrosa afección que puede poner en riesgo la vida.

La relación entre este padecimiento y las altas temperaturas características de esta temporada es simple, ya que por causa del calor son muy comunes enfermedades gastrointestinales que derivan en diarrea y vómito que provocan pérdida de electrolitos (concentración de sales minerales disueltas), especialmente sodio y potasio. Cuando esto sucede, el agua no se desplaza con facilidad desde el depósito interno de cada célula hacia la sangre y su volumen se ve disminuido, siendo los más afectados bebés y personas mayores.

Los síntomas de deshidratación consecuentes son baja presión arterial (hipotensión), ligeros mareos y, a veces, pérdida de conciencia; pero de continuar la descompensación de agua se puede caer en estado de conmoción con graves lesiones en órganos internos, como riñones, hígado y cerebro.

Es evidente que cuando el termómetro sube, nuestra sudoración también, al grado de volverse excesiva y ser la causa de pérdida de agua del organismo, elemento con el que también se pierden sales importantes para el cuerpo. Poco a poco los tejidos se van secando, la orina es menor, las células empiezan a contraerse y a funcionar indebidamente, siendo las más sensibles las del cerebro, que pueden desarrollar confusión mental y evolucionar a un estado de coma. Es importante señalar que el mismo proceso se presenta cuando hay fiebre muy alta y no es atendida oportunamente.

La diabetes también ocasiona constante deshidratación, ya que el organismo, al reconocer altos índices de glucosa en sangre, encuentra como vía de desalojo riñones y vejiga, saturándolos de trabajo y provocando insistentes deseos de orinar. Lo mismo sucede al ingerir diuréticos (que provocan la eliminación de orina), como alcohol o cafeína presentes en café, té y refrescos de cola, entre otros, que de ser excesivos pueden derivar en pérdidas importantes de sales y electrolitos a través del agua desalojada. Sirva como acotación que no es conveniente combinar deporte y bebidas alcohólicas, ya que ambas tienen efecto diurético que puede causar fuerte pérdida de líquidos.

Es fácil reconocer a alguien que ha perdido gran cantidad de agua, pues manifiesta ojos hundidos, lengua y mucosas de la boca secas o pegajosas, además de nulo apetito. Para las personas deshidratadas, lo más recomendable es recuperar electrolitos y sales a través de agua natural, suero oral o bebidas comerciales (llamadas isotónicas), cuya formulación contempla dosis precisas de los compuestos que el organismo requiere, ofrecidas principalmente a deportistas.

Que la piel lo demande

Una persona mayor debe ser más cuidadosa con las cantidades de agua en su organismo, por lo que debe procurar beber al menos un litro y medio diariamente. Ahora bien, 70% del líquido en el cuerpo se ubica entre epidermis y dermis (primera y segunda capas de la piel, respectivamente), lo que la mantiene sana y libre de problemas, como arrugas. Así, cuando los niveles del líquido son bajos el cutis se torna reseco y da la sensación de tirantez y aspereza, que no será sanada del todo con cremas y que dejará líneas en contorno de ojos y labios, así como en mejillas.

Como parte del inexorable paso del tiempo la piel se adelgaza, se relaja o cuelga por la falta de agua, por lo que se recomienda la aplicación de mascarillas rehidratantes, principalmente en el rostro, ya que proporcionan parte del líquido que se ha perdido, además de que la reafirman. Para cuidar que la piel mantenga adecuado equilibrio de agua conviene protegerla de factores que la deshidratan, como Sol, viento y frío, además, por supuesto, de ingerir al menos ocho vasos con agua diariamente.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gripe

Síntomas de gripe común e influenza, ¿cuál es la diferencia?


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore