Miel, dorado elixir de la salud - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Miel, dorado elixir de la salud

Jueves 20 de abril del 2017, 09:33 am, última actualización.

El ser humano ha admirado a las abejas por su organización impecable y su laboriosidad sin par. Pero no sólo eso, ya que ha reconocido durante siglos que estos insectos producen uno de los mejores alimentos que existen, dulce y ambarino, dorado como el Sol: la miel.

Miel, Beneficios de la miel

De ahí que no es coincidencia que digamos que los momentos agradables son tan dulces como este alimento o que luego de la boda venga la "Luna de miel". La verdad es que este producto no sólo es delicioso al paladar, también proporciona gran cantidad de nutrientes que elevan la resistencia de niños y ancianos a las infecciones, reconstituye a deportistas y personas que sienten fatiga y, generalmente, ejerce positiva acción en todo ser humano.

Dulces propiedades

Para darnos una idea de la complejidad de la miel, cabe mencionar que promedia unos 60 componentes y algunos tipos alcanzan hasta 100. En general, este producto está constituido en su mayor parte por glucosa, levulosa y azúcares monosacáridos, si bien posee casi un centenar de elementos, entre ellos: enzimas, ácidos orgánicos, proteínas, vitaminas (A, B y C), sustancias estimulantes que elevan la actividad del cuerpo humano, de crecimiento y digestivas, así como sales de calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, cloro, fósforo, azufre y yodo, y en menores cantidades manganeso, silicio, aluminio, boro, cromo, cobre, litio, níquel, plomo, estaño, titanio, zinc y osmio.

Este producto está tan concentrado que estudios realizados indican que 200 gramos de miel equivalen a los nutrientes adquiridos por consumir un litro de leche, 10 huevos, 420 gramos de bacalao, 160 de queso y 240 gramos de nueces. 

Si bien una parte del secreto de la miel radica en las flores de donde se obtiene y del suelo en que crezcan, otro tanto podemos decir de las propiedades que las abejas brindan. Estos insectos almacenan el néctar floral que recolectan en un segundo estómago que poseen, conocido como "estómago de miel", donde el producto se digiere y sufre una transformación compleja por acción química y de bacterias benéficas, que se realiza en dos etapas: recolección y almacenaje.

Gracias a esta transmutación, la miel adquiere propiedades específicas más allá de las nutricionales: sedante, cicatrizante y antibiótica, e incluye también sustancias que liberan la energía contenida en potencia en otros alimentos, sin perder por ello sus cualidades.

Chinos, hindúes, mayas y egipcios conocían estas propiedades y por eso protegían a las abejas o las incluían en relatos de su mitología como benefactoras de la humanidad, al menos así lo demuestran códices, pergaminos e ilustraciones que dan fe de tan benéfica relación.

Un ejemplo de los amplios espacios que la miel ocupa en tratados de Medicina de todos los tiempos lo representa el libro árabe Cánones de la Medicina, del médico Avicena (980-1037), donde se lee: "Es útil en caso de exceso de mucus y fortifica el alma, eleva el ánimo, favorece la digestión y la eructación, abre el apetito, conserva eterna la juventud, refuerza las capacidades de memorización y reconstituye los recuerdos de las cosas pasadas, agudiza el juicio, destraba la lengua..."

Hoy sabemos que tales afirmaciones eran ciertas en su mayoría y, asimismo, que la miel es aconsejable para curar anemia gracias a que aumenta los niveles de hemoglobina en la sangre, o que también auxilia en el tratamiento de úlceras gástricas, padecimientos renales o infecciones leves en ojos, gracias a sus propiedades antibióticas y cicatrizantes.

Gripe, constipación y más

Igualmente, las bebidas endulzadas con este nutriente son utilizadas para aliviar tos, gripe, bronquitis y constipación, tal y como Hipócrates, padre de la medicina occidental, recomendaba desde tiempos de la Grecia clásica. Por otra parte, hay quienes sostienen que tomada en ayunas detiene el desarrollo de difteria (infección por bacterias que ocasiona inflamación de mucosas de nariz y garganta, que debido a las toxinas origina complicaciones en corazón, nervios cercanos y otros tejidos), o que ingerirla durante las comidas cura casos graves de hemorroides.

Por otra parte, es reconocida como un endulzante superior a los hasta ahora conocidos debido a que contiene enzimas que facilitan la digestión; además, actúa como laxante suave, sedante natural, fijador del calcio y antiséptico, por ser ligeramente ácida y poseer grandes cantidades de glucosa, lo que también evita la proliferación de bacterias.

Otras de sus capacidades son las de conservación, como se comprobó cuando varios investigadores descubrieron tarros con miel en excavaciones realizadas en Egipto, con aproximadamente 3 mil años de antigüedad, sin que perdiera sus características. De ahí que en algunos poblados en Europa oriental se acostumbra hasta la fecha conservar la carne en miel para evitar su putrefacción.

Por último, cabe mencionar que con frecuencia se emplea en el campo de la cosmética, dado que evita la caída del cabello y ayuda a cicatrizar heridas. Hay también quienes la emplean en mascarillas faciales.

Así pues, quizá no compartamos la visión de los hindúes, quienes representan a su deidad principal (Vishnú) con cuerpo de abeja, pero bien podemos agradecer a esto simpáticos insectos por darnos tan dulce obsequio.

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Gripe

Síntomas de gripe común e influenza, ¿cuál es la diferencia?


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore