Resfriado y gripe, ¿son lo mismo?

Martes 03 de abril del 2018, 10:02 am, última actualización
    SyM
Resfriado común, Catarro
Todos hemos experimentado un resfriado alguna vez.

Todos conocemos el resfriado, ese malestar que nos provoca secreción y congestión nasal, además de numerosos estornudos, entre otros signos. Aunque es una de las enfermedades más comunes, pocas personas identifican claramente sus causas, síntomas y tratamiento; incluso, la confunden con gripe.

¿Qué es el resfriado común?

También llamado catarro, el resfriado común es una infección en nariz y garganta producida por diferentes virus, que en ocasiones involucra a las grandes vías respiratorias, como faringe, laringe, tráquea, bronquios y pulmones. Sin duda, la principal característica es su fácil contagio e inflamación de las mucosas.

A diferencia de la gripe o influenza, el resfriado es de menor intensidad y, cuando ocasiona fiebre, es muy baja.

Causas

  • Exposición ambiental a diversos virus.
  • Cansancio, ansiedad y depresión producen que el organismo se debilite y no pueda defenderse de los virus del resfriado.
  • Las mujeres que se encuentran en la mitad de su ciclo menstrual tienen mayor riesgo de contagio, pues sus defensas naturales disminuyen.
  • Alergias nasales o de garganta contribuyen a que una persona sufra un resfriado.

Síntomas

  • Inician 2 o 3 días después del contagio.
  • Malestar en nariz y garganta son las primeras señales.
  • Estornudos.
  • Es raro que se presente fiebre (si aparece, es de baja intensidad).
  • Tos.
  • Cansancio.
  • Escurrimiento nasal: al principio, causa abundantes secreciones acuosas de color claro que más tarde se hacen espesas, opacas y de color amarillo verdoso, además de ser menos abundantes.

Diagnóstico

  • Se hace con base en los síntomas.
  • Si la fiebre es muy alta, ya no se trata de un resfriado común.
  • En ocasiones, se puede confundir el resfriado con una alergia o una infección causada por alguna bacteria.

Prevención

  • Lavarse las manos con frecuencia (los virus que lo provocan quedan adheridos en diversas superficies).
  • No compartir alimentos, toallas o pañuelos.
  • Mantener adecuada nutrición y reposo suficiente.
  • Dormir bien y evitar situaciones estresantes.
  • Practicar ejercicio para mejorar la resistencia a enfermedades.
  • Consumir frutas y verduras, pues son ricas en vitaminas A, C y D, las cuales fortalecen al sistema inmunológico del organismo.
  • Si hay deficiencia de vitaminas A, C y D, los suplementos vitamínicos son una buena opción.

Tratamiento

  • Beber líquidos en abundancia.
  • Aumentar el reposo.
  • Evitar el frío.
  • Puede recurrirse a un antigripal o analgésico para calmar las molestias.
  • Los descongestivos nasales producen alivio temporal.

 La mayoría de resfriados desaparece en pocos días. No obstante, si los síntomas persisten después de 7 días, conviene acudir al médico, quien puede examinar al paciente para descartar alguna enfermedad en las vías respiratorias, alergia u otro problema de salud.