Absceso, fístula perianal, acumulación de pus en el ano - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Absceso y fístula perianal, doloroso padecimiento

Miércoles 17 de agosto del 2016, 03:11 pm, última actualización

La infección de una fisura anal, infecciones de transmisión sexual u obstrucción de glándulas anales son causas comunes de abscesos anorrectales (acumulación de pus). Si no se tratan a tiempo pueden generar pequeño túnel entre el recto y la piel cercana al ano.

Absceso y fístula perianal, doloroso padecimiento

Los abscesos perianales se presentan con mayor frecuencia en varones que en mujeres, y su incidencia suele ser mayor entre los 30 y 59 años de edad. “En este contexto, cabe destacar que aproximadamente 15% de los pacientes que acuden al consultorio proctológico refieren dolor perianal (alrededor del ano) causado por dicha alteración”, comenta el Dr. Alejandro Martínez Esquivel, proctólogo y cirujano anorrectal egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Distrito Federal.

De acuerdo con el especialista, la población más susceptible a sufrir abscesos son los individuos con diabetes, trastornos hematológicos (aquellos que afectan las células sanguíneas), enteropatía inflamatoria (afección inmunitaria crónica del intestino) y VIH-sida.

“Resulta esencial realizar drenaje quirúrgico del absceso lo antes posible, pues de lo contrario podría desarrollarse fístula anorrectal, la cual ocasiona intenso dolor y supuración de pus, sangre, moco y, en ocasiones, materia fecal”, resalta el especialista.

Manifestaciones

Los abscesos aparecen como consecuencia de infecciones en las glándulas que rodean el conducto anal, mismas que, en circunstancias normales, liberan mucosidad para facilitar la defecación. “Si en dichas estructuras llega a ingresar excremento, se infectarán y se formará acumulación de pus, a lo que se suma dolor perianal, fiebre y heces con sangre; esto ocurre en 90% de los casos”, explica el Dr. Martínez Esquivel.

El 10% restante, agrega, tiene como causa enfermedad inflamatoria intestinal, cáncer en recto y ano, postcirugía rectal y radioterapia, entre otras. Cabe destacar que, en promedio, 40% de los abscesos culminan en la formación de fístula anal.

Los síntomas de ambas dolencias incluyen dolor constante, en ocasiones acompañado de inflamación, que no se relaciona necesariamente con los movimientos de intestino. Asimismo, se manifiesta irritación de la piel alrededor del ano, drenaje de pus (que alivia a menudo el dolor), fiebre y sensación de malestar general.

Manejo y tratamiento

El diagnóstico es sencillo y básicamente es clínico, es decir, mediante revisión se constatan los síntomas en el paciente, como fiebre, inflamación, dolor, rubefacción y secreción de pus. Sin embargo, cuando los abscesos se localizan en regiones más profundas del canal anal, no son tan evidentes las lesiones, por lo que se requiere ultrasonido para identificar la ubicación exacta del proceso infeccioso.

El tratamiento es siempre quirúrgico y debe practicarse de inmediato debido al riesgo de propagación de la infección. Consiste en drenar el material purulento bajo anestesia local o general, a lo cual se agregan antibióticos y analgésicos. Si un paciente no es tratado de manera oportuna, puede desarrollar complicaciones graves, como infección sistémica o gangrena (muerte del tejido) en la zona.

“Los abscesos anorrectales no complicados pueden drenarse en el consultorio, en tanto los que son más graves o cuando los pacientes tienen diabetes (aumento en la concentración de azúcar en la sangre) o inmunodeficiencia, requieren la realización del procedimiento en quirófano y bajo anestesia general. Ello se debe a que pueden presentar fascitis necrosante (infección grave de los tejidos blandos)”, advierte el proctólogo.

Cerca de la mitad de los pacientes que presentan un absceso evolucionarán hacia fístula perianal, que provoca secreción de pus en forma permanente, dolor y, en ocasiones, sangrado.

Ahora bien, para detectar y valorar las fístulas es necesario que al afectado se le practique exploración bajo anestesia, ya que por medio de anoscopia (método que permite visualizar el área rectal) se busca la alteración. La aplicación de peróxido de hidrógeno diluido facilita el procedimiento.

“El tratamiento de fístula anal es quirúrgico y debe practicarse de manera electiva y previo estudio y localización de los trayectos fistulosos, lo que tiene la finalidad de proceder a su completa extirpación, evitando lesionar estructuras musculares para prevenir incontinencia fecal. Posteriormente, se complementa con la administración de antibióticos para prevenir el riesgo de infección” indica el Dr. Martínez Esquivel.

Después de la cirugía, es recomendable que la persona consuma laxantes voluminógenos (formadores de bolo fecal), tome analgésicos y realice baños de asiento con agua tibia 3 ó 4 veces al día. Podría ser necesario usar paño húmedo, pedazo de algodón o gasa para evitar que el drenaje manche la ropa.

“La cirugía de la fístula anorrectal puede ser muy compleja, requiere de amplio dominio de la anatomía de la región perianal, de un cirujano experimentado que conozca las diferentes técnicas disponibles y que tenga capacidad para manejar posibles complicaciones postoperatorias, como también enfrentar la posibilidad de incontinencia fecal que puede alterar la calidad de vida del paciente”, puntualiza el especialista.

Si experimenta alguna molestia anorrectal acuda de inmediato al proctólogo, pues como puede ver este tipo de afecciones tienen que tratarse de manera temprana para prevenir complicaciones que afecten su calidad y estilo de vida.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Hemorroides y Enfermedades Colorrectales

Plato del bien comer


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore