Cáncer colorrectal, asesino en serie - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cáncer colorrectal, asesino en serie

Viernes 12 de mayo del 2017, 01:34 pm, última actualización.

Múltiples factores que forman parte de nuestra alimentación diaria pueden convertirse en elementos desencadenantes de enfermedades, algunas de ellas mortales, como el cáncer colorrectal.

Cáncer de colon, Síntomas de cáncer colorrectal

En efecto, se sabe que quienes prefieren consumir grasa animal y rechazan frutas y verduras ricas en fibra, vitaminas E y D, así como minerales (por ejemplo, calcio), tienen mayores posibilidades de desarrollar cáncer de colon, considerada como la segunda neoplasia (alteración que da lugar a tumores malignos) más frecuente en países desarrollados.

Al respecto, diversas investigaciones mencionan que no incluir alimentos ricos en fibra en la dieta propicia que los desechos permanezcan más tiempo en el intestino grueso, aumentando el riesgo de padecer cáncer (por afectación en la mucosa del sistema digestivo) en este segmento del tubo digestivo.

Cabe señalar que el cáncer colorrectal es enfermedad silenciosa de larga evolución, por lo que cuando se descubre, 50% de los pacientes lo tienen diseminado, en el mejor de los casos, a lo largo del intestino y, en el peor, en órganos como pulmón e hígado. Aunque se desconocen las causas exactas que lo provocan, el Dr. Rolando Ocampo Le Royal, presidente de la Sociedad Médica de Oncología, señala que entre otros factores de riesgo se encuentran:

  • Edad. Las probabilidades de desarrollarlo se incrementan a partir de que el individuo cumple 50 años.
  • Pólipos. Estilo de vida y herencia contribuyen a la formación anormal de tumoraciones benignas (no son mortales) en la pared interna del colon (intestino grueso) y recto conocidas como pólipos. Algunos tipos, llamados adenomas, aumentan el riesgo de desarrollar cáncer, especialmente si son de gran tamaño o si hay muchos de ellos; sin embargo, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos en etapa precoz se producen sin apenas dar lugar a síntomas, pueden pasar desapercibidos durante largo tiempo, por lo que cuando se descubren puede ser demasiado tarde.
  • Historia médica familiar. Parientes de primer grado (padres, hermanos, hijos) con adenomas o cáncer.
  • Colitis ulcerativa y colitis de Crohn (enfermedad del intestino inflamado). Quien padece estos males son sujetos de riesgo al verse afectado el colon.

¿Cómo detectarlo?

El especialista afirma que tener uno o más de estos factores de riesgo no garantiza que la persona vaya a desarrollar cáncer colorrectal, sino que únicamente crecen las posibilidades de presentarlo. Asimismo, existen algunas señales de alarma que pueden indicar la existencia de anormalidades, como:

  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Cambio de ritmo en las deposiciones, a tal grado que provoque diarrea, estreñimiento e incontinencia (incapacidad para retener las heces).
  • Anemia o mala oxigenación de la sangre por déficit de glóbulos rojos, ocasionada por hemorragia oculta (el trastorno suele no ser identificable en las heces.
  • Sangre o color muy oscuro en las deposiciones.
  • Molestias abdominales (entre ellas se incluyen dolor, inflamación o acumulación de gases).
  • Fiebre, mareo, cansancio sin razón aparente.
  • Falta de apetito y pérdida de peso sin motivo.

Ahora bien, los exámenes para detectar cáncer colorrectal deberían ser, en opinión de especialistas, parte del cuidado de rutina para adultos a partir de 50 años. Sin embargo, aquellas personas que tienen familiares de primer grado que hayan presentado el padecimiento se ven en la necesidad de someterse a dichos estudios a edad más temprana; tales exámenes incluyen:

  • Prueba de sangre oculta en heces fecales. Se examina muestra de deposiciones en busca de dicho fluido.
  • Sigmoidoscopía flexible. El sigmoidoscopio es delgado tubo con fuente de luz y cámara que permite al médico observar el interior del recto y parte del colon, a fin de determinar la posible presencia de pólipos.
  • Colonoscopía. El equipo utilizado en este estudio le permite al especialista observar la citada porción del intestino en su totalidad. De hecho, si se detecta algún pólipo puede, asimismo, extirparlo.
  • Enema de bario de doble contraste. El bario es sustancia blanquecina cuya función es dilatar parcialmente al colon, para después introducir aire, a fin de que se expanda para tomar radiografías que faciliten la detección de manchas anormales en la totalidad de dicha estructura.

Esperanza de vida

El tratamiento de cáncer colorrectal depende de la edad, historia clínica y estado de salud general del paciente, así como de su tolerancia a ciertos medicamentos y terapias. Algunas opciones son:

  • Colectomía parcial. Consiste en extraer el tumor del colon.
  • Cirugía laparoscópica. A través de pequeñas incisiones en la pared abdominal, se insertan instrumentos y diminuta cámara que muestra imágenes al cirujano, permitiéndole así cortar gran sección del intestino.
  • Radioterapia. Implica la aplicación de radiación de alta energía para matar células cancerosas. Puede usarse junto con la cirugía como terapia definitiva, o bien, sólo para reducir síntomas como dolor, sangrado u obstrucción. Asimismo, en ocasiones los tumores pueden ser tratados con braquiterapia, técnica que consiste en la colocación de pequeñas esferas de material radiactivo directamente en el área afectada.
  • Quimioterapia. Tratamiento que consiste en el uso de medicamentos intravenosos u orales cuyo propósito consiste en matar a las células cancerosas.

Asimismo, largas investigaciones se han dado a la tarea de estudiar el comportamiento de los tumores cancerosos y la forma en que se diseminan (hacen metástasis) a otros órganos. Hoy se sabe que esta propagación tiene que ver con complicado proceso conocido como angiogénesis, el cual juega importante papel en la función de los vasos sanguíneos, ya que lo mismo sirve como factor cicatrizante de heridas que como proveedor de nutrientes y oxígeno a tumores, haciéndolos crecer.

Luego de tres décadas de experimentación, señala Carlos F. Amábile Cuevas, doctor en Ciencias y presidente de la Fundación Lusara para la Investigación Científica, en la Ciudad de México, reconocida firma farmacéutica ha creado especial compuesto que inhibe la función de la proteína natural conocida como factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por sus siglas en inglés), limitando la irrigación sanguínea de otras células al tumor, así como la oxigenación y nutrición necesarias para su crecimiento (factores que contribuyen a la metástasis). Así, al frenar este proceso, la lesión se seca y muere, prolongando la vida del paciente.

SyM - Mónica Soto

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Hemorroides y Enfermedades Colorrectales

Plato del bien comer


Ver más...

Hiperhidratación es beber más agua de la que el cuerpo resiste (hasta 7 litros al día), lo que puede dificultar el correcto funcionamiento de varios órganos y ocasionar la muerte. 




Comscore