Diverticulitis, el estómago sufre con la vida moderna - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Septiembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Diverticulitis, el estómago sufre con la vida moderna

Miércoles 12 de abril del 2017, 12:42 pm, última actualización.

Falta de fibra, consumo de cigarros y estrés pueden generar bolsas anormales o hernias en el intestino grueso que, al inflamarse o infectarse, causan diverticulitis. Sus complicaciones son variadas y pueden requerir cirugía, no llegues a este punto ¡infórmate y prevé!

Qué son los divertículos Dolor agudo en el costado izquierdo del vientre

Malos hábitos alimenticios, los culpables

Los cambios en la nutrición son consecuencia de la vida moderna, ya que a pesar de que contamos con mejores recursos e información para elaborar dietas saludables, han aparecido gran número de enfermedades derivadas del consumo indiscriminado de harinas, grasas y azúcares refinados.

Por tanto, dejar de comer fibra contenida en frutas, verduras y cereales integrales ha ocasionado que los alimentos tengan tránsito intestinal lento, lo cual causa estreñimiento, es decir, expulsión difícil o poco frecuente de heces.

De prolongarse el problema, habrá inflamación de los tejidos internos del último tramo del intestino grueso (colon) y formación de pequeños sacos o protuberancias llamados divertículos. Éstos pueden pasar inadvertidos, pero cuando se infectan o inflaman en exceso provocan diverticulitis.

¿Qué son los divertículos?

Los divertículos surgen desde la pared interior del intestino grueso y con mayor frecuencia en el costado izquierdo (sigma). Pese a que pueden aparecer en todo el aparato digestivo, los términos diverticulosis se refieren a aquellas ocasiones en que las lesiones se presentan en el intestino, y diverticulitis describen la inflamación o infección de estas pequeñas bolsas.

Entre 5% y 10% de la población mundial tiene divertículos de colon, siendo más frecuentes en varones y personas mayores de 50 años. Asimismo, es un padecimiento común en países occidentales, su índice es menor en África y Asia debido a mayor consumo de fibra. En Latinoamérica va en ascenso, sobre todo en ciudades, debido a la adopción de comida rápida como parte del modo de vida.

La mayoría de los divertículos se producen cuando hay aumento en la presión interna del colon. Aparecen con el paso de los años, cuando a las regiones más débiles de la pared intestinal les resulta imposible mantener su estado normal debido a malos hábitos por tiempo prolongado.

Síntomas de diverticulitis

Más de 80% de personas no manifiestan síntomas de diverticulosis, mientras el resto presenta dolor agudo en el costado izquierdo del vientre (fosa ilíaca) debido a que las pequeñas bolsas alteran las funciones motoras del colon (hipertonía). Por esta razón también se le nombra "apendicitis del lado izquierdo" y puede irradiarse hacia la espalda.

Estas molestias continuas o intermitentes suelen aliviarse con la evacuación y/o expulsión de gases. Otros síntomas de diverticulitis incluyen:

  • Cambios del ritmo intestinal, desde diarrea hasta estreñimiento.
  • Distensión o inflamación abdominal.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Molestia general.
  • Cansancio.

Asimismo, hábitos como fumar o manejo inadecuado del estrés llegan a empeorar la inflamación de divertículos.

¿Tienes diverticulosis?

Para confirmar la sospecha de diverticulosis y descartar otras enfermedades con síntomas similares, como cáncer de colon u ovario, el médico especialista (gastroenterólogo) cuenta con la opción de realizar las siguientes pruebas para detectar divertículos:

  • Exámenes radiológicos. Consisten en rellenar el colon con líquido especial (llamado contraste baritado) con el fin de destacar y localizar con precisión divertículos, así como zonas en las que el colon ha detenido su tránsito y se mantiene rígido (espasticidad).
  • Endoscopía. Introducción de diminuta cámara de video, por la boca o alguna vena, hasta llegar al intestino para ver su condición en un monitor.
  • Colonoscopía. Similar a la endoscopía, se introduce diminuta cámara de video por el ano para ver todo el colon, habiendo procedido antes a su limpieza mediante soluciones evacuantes. Es el método más confiable para descartar cáncer, especialmente si existe hemorragia.

Ante la sospecha clínica, las pruebas para diagnosticar diverticulitis con más seguridad incluyen:

  • Tomografía axial computarizada (TAC o scanner. Estudio con rayos X que permite obtener imágenes de diversas estructuras de un órgano, en este caso detecta en forma precisa la condición de intestinos y colon.
  • Ecografía o ultrasonido. Consiste en pasar sobre el abdomen un aparato llamado transductor, el cual emite frecuencias de sonido que al chocar con un órgano sólido proporcionan una imagen que se aprecia en un monitor.

Para esta enfermedad es conveniente realizar una colonoscopia cuando ha pasado la fase aguda de inflamación, a fin de confirmar el diagnóstico y descartar otros procesos con síntomas similares, como cáncer de colon y colitis (inflamación del colon).

¡Cuidado con los divertículos!

La inflamación de divertículos puede conducir a la formación de trayectos anormales (fístulas) entre el intestino grueso y otros órganos (generalmente intestino delgado y colon). Es más frecuente en hombres, pero la histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) incrementa el riesgo en mujeres, pudiendo llegar a afectar vagina y pared abdominal, incluso extenderse a muslos o senos.

Cuando la fístula intercomunica al intestino grueso con la vejiga no es raro que el contenido intestinal, incluyendo bacterias habituales, la invada y ocasione infecciones en vías urinarias. Otras posibles complicaciones de diverticulitis son la extensión de la inflamación a la pared intestinal, rotura o perforación de divertículos, hemorragia y obstrucción del intestino.

Sí hay solución

El tratamiento de diverticulitis se encamina a aliviar síntomas y prevenir la aparición de complicaciones. Los casos leves son tratados mediante:

  • Reposo en casa.
  • Dieta líquida.
  • Antibióticos orales.

En tanto que si el problema se torna más grave, con dolor abdominal localizado y fiebre, generalmente el paciente es ingresado al hospital, donde:

  • Administran líquidos intravenosos y antibióticos.
  • Permanece en cama.
  • No ingiere nada por vía oral hasta la desaparición de síntomas.
  • Si hay signos de obstrucción intestinal (náuseas, vómitos y marcada inflamación abdominal) se colocará una sonda a través de la nariz que llega al estómago (nasogástrica) que permita la administración de medicamentos para aliviar la inflamación.

En cuanto haya ligera recuperación, el médico prescribirá una dieta rica en fibra vegetal con suplementos de salvado que faciliten la evacuación y ayuden a regular el ritmo intestinal, además de medicamentos que alivien el dolor e inflamación abdominal.

Si el paciente no mejora puede requerir cirugía, especialmente si aumentan el dolor (espontáneo o a la palpación) y fiebre, lo que ocurre en aproximadamente 20% de casos. En ocasiones, el especialista puede recomendar la intervención quirúrgica a pesar de no haber evidencia de inflamación, infección o complicaciones, ya que reconoce el riesgo de desarrollar otros problemas mayores que requieran emergencia.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Hemorroides y Enfermedades Colorrectales

Plato del bien comer


Ver más...

Sabías que...

La enfermedad de Alzheimer causa que el paciente "olvide" tragar, por lo que parte del alimento termina en sus vías respiratorias provocando serias afecciones.




Comscore