Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

6 Julio 2015

Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hemorroides, también llamadas "almorranas"

Viernes 21 de febrero del 2014, 07:25 am, última actualización.

También llamadas almorranas, son grupo de venas inflamadas que rodean, en forma de cojines, a las paredes externas de la última parte del intestino grueso (ano o recto). Este problema se presenta cuando en dichos conductos se obstruye el flujo de sangre.

Hemorroides, también llamadas

Es importante saber que las venas rectales manifiestan cambios cuando se hacen esfuerzos, o bien, si aumenta la presión intrabdominal (dentro del abdomen), lo que sucede cuando se tiene obesidad o durante el embarazo. Esto ocasiona que las paredes del recto pierdan su elasticidad y se inflamen, por lo que ya no pueden regresar a su dimensión normal, lo que a su vez genera deficiente irrigación sanguínea.

Hemorroides internas. Se producen dentro del recto, no se ven a simple vista y no causan dolor, pero las evacuaciones llegan a estar acompañadas de sangre.

Hemorroides externas. Se ubican hacia el exterior y aparecen en forma de pequeños bultos enrojecidos en ano o debajo de él y, a diferencia de las internas, causan dolor, comezón, ardor y sangrado.

Causas

  • Dieta pobre en fibra (contenida en frutas y verduras con cáscara, pan integral, avena, germinados y salvado de trigo).
  • Consumo excesivo de comidas irritantes y alcohol.
  • Administración frecuente de laxantes muy agresivos.
  • Vida sedentaria, pues no moverse ocasiona que los intestinos no trabajen correctamente.
  • Estreñimiento, debido a que genera que durante las evacuaciones se haga esfuerzo de pujo.
  • Infecciones anales.
  • Aumento de la presión intrabdominal debido a embarazo y obesidad.
  • Cargar mucho peso.
  • Trastornos circulatorios.
  • Factores hereditarios.
  • Práctica de ciertos deportes, por ejemplo, ciclismo o equitación.

Síntomas

  • Ardor, dolor, comezón, irritación e inflamación rectal.
  • Sangrado.
  • Molestias al sentarse.
  • Dificultad para evacuar.
  • En ocasiones se secreta moco.
  • Protuberancias que salen por el recto, las cuales son de tamaño variable y de color rojo azulado.
  • Manchas de sangre en ropa interior.
  • Cuando las hemorroides son internas, la materia fecal desalojada contiene sangre.

Diagnóstico

  • Toda vez que se presente hemorragia rectal o que en la materia fecal se encuentre sangre, aunque ello ocurra solo durante un par de días, se requiere minuciosa evaluación por parte del proctólogo (especialista en enfermedades y trastornos rectales), ya que este síntoma no sólo es de hemorroides, sino de otras enfermedades intestinales, por ejemplo, cáncer colorrectal (aquel que daña colón y ano).
  • El médico debe examinar la zona para detectar vasos venosos dilatados que indiquen hemorroides y efectuar tacto rectal, el cual consiste en introducir dos dedos (cubiertos por guante esterilizado e impregnado con sustancia lubricante) por dicho orificio para percibir anormalidades.
  • También puede requerirse examen llamado anoscopia, para lo cual se recurre a la introducción de un tubo hueco e iluminado para visualizar hemorroides, o bien, proctoscopia. Este último, a diferencia del primer método, se utiliza para hacer estudio de la totalidad del recto.

Prevención

  • Incrementar el consumo de fibra, principalmente durante el embarazo, ya que ésta tiene la propiedad de ablandar la materia fecal.
  • Beber de 2 a 3 litros de agua al día.
  • Moderar el consumo de alimentos y sustancias irritantes, como, chile, especias, ajo, perejil, cebolla, mostaza, vinagre, quesos fuertes, grasas, alcohol, café y frutas no maduras o ácidas (naranja, limón, mandarina, toronja y piña).
  • Evitar esfuerzos excesivos durante las evacuaciones, además, no es recomendable permanecer sentado por periodos prolongados en el inodoro ni reprimir el deseo de defecar. Puede recurrirse a laxantes suaves de venta libre, de los cuales no hay que abusar.
  • Disminuir el exceso de peso, para ello es necesario seguir dieta que incluya carnes magras (sin grasa), gran cantidad de frutas, verduras y fibra. Lo anterior puede apoyarse con ejercicio y productos bajos en grasas.
  • En caso que la actividad profesional exija estar muchas horas sentado, es recomendable levantarse y caminar algunos minutos después de cada hora.
  • Practicar ejercicio al menos tres veces a la semana durante media hora, pues además de mejorar la circulación sanguínea y fortalecer el cuerpo, beneficia el funcionamiento digestivo.
  • Nunca usar fajas ni ropa demasiado ajustada porque presionan al abdomen.

Tratamiento

  • Mantener buena higiene en ano y evitar rascar o frotar las hemorroides para prevenir infecciones.
  • Pueden administrarse laxantes suaves para limpiar los intestinos y facilitar las evacuaciones, pero no hay que ingerirlos indiscriminadamente.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y comidas muy condimentadas o con picante.
  • Reducir los tiempos al defecar, evitar esfuerzos y utilizar papel higiénico suave.
  • Puede recurrirse a pomadas indicadas para aliviar los síntomas, lo cual puede complementarse con la aplicación de compresas tibias en la región anal.
  • En caso de que las venas inflamadas salgan tras la defecación, es posible tratar de introducirlas suavemente con un dedo, pero si siempre están fuera y no pueden incorporarse a su lugar, habrá que procurar que no toquen la ropa interior para evitar roce (se sugiere cubrirlas con gasa o algodón).

En casos muy avanzados o cuando lo anterior no logra resolver el problema se requieren tratamientos más agresivos, los cuales incluyen:

  • Ligadura elástica. Se coloca una banda elástica en el grupo de venas inflamadas, la cual detiene la circulación para que la hemorroide se seque y caiga después de algunos días.
  • Escleroterapia. Inyección de solución química alrededor de los vasos venosos del recto, que tiene como fin reducir y secar la hemorroide.
  • Termocoagulación. Consiste en exponer las hemorroides a un haz de luz (láser), o luz infrarroja (fotocoagulación), para quemar el tejido causante de las protuberancias que salen por el recto.
  • Hemorroidectomía. Intervención quirúrgica que consiste en extirpar las hemorroides severas.

Consulte a su médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

comments powered by Disqus
Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Hemorroides y Enfermedades Colorrectales

Esquema Hemorroides


Ver más...

La cafeína contenida en una taza de café llega al cerebro en cerca de 45 minutos, pero sigue estimulando al sistema nervioso durante ocho horas, aproximadamente.




Logo Comscore