Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Incontinencia fecal

Viernes 21 de febrero del 2014, 07:17 am, última actualización.

La incontinencia fecal es la pérdida parcial o total de la capacidad para controlar voluntariamente la expulsión de gases y materia fecal, trastorno que (junto con la de incontinencia urinaria) puede ser una de las condiciones psicológicas y socialmente más debilitantes de un individuo, pues predispone al aislamiento tanto social como familiar, depresión y abandono. 

Incontinencia fecal

Causas

La incapacidad de controlar el recto y los músculos que se encuentran en el ano, conocidos como esfínteres, afecta a personas de todas las edades, aunque es más común en mujeres y adultos mayores (de ambos sexos). Es importante señalar que no se trata de trastorno que forme parte normal del envejecimiento.

Recordemos que la función intestinal está controlada por:

  • Tensión del esfínter anal externo. Este músculo se contrae para impedir que las heces salgan del recto.
  • Sensación rectal. Señala al individuo la presencia de heces y gases; indica de forma inconsciente la consistencia del material que llega a esa región. Constituye la señal de que es momento de ir al baño.
  • Capacidad de almacenamiento rectal. El recto se puede estirar para mantener las heces por determinado tiempo después de que la persona advierte que éstas se encuentran en dicha área. 

Distintas causas pueden hacer que alguno de estos factores se altere como:

    • Lesión muscular en el esfínter anal. En la mujer este daño comúnmente se produce durante el parto, especialmente en aquellos casos que requieren el uso de fórceps o de episiotomía (procedimiento en el cual se hace un corte para agrandar la abertura de la vagina antes del alumbramiento). A su vez, esta lesión puede ser resultado de cirugía rectal (por ejemplo, para aliviar hemorroides), o bien, aparecer en individuos que presentan enfermedad inflamatoria intestinal o un absceso perirrectal. También la introducción de cuerpos extraños al recto y el coito anal son causa poco frecuente de lesiones de los músculos esfinterianos.
    • Lesiones en los nervios. La incontinencia fecal puede ser consecuencia del daño a los nervios que controlan el músculo anal o que regulan la sensación rectal. El abuso de laxantes y fármacos anticolinérgicos pueden llevar a lesión tóxica de los nervios del intestino. La demencia es una causa más de incontinencia.
    • Estreñimiento. Provoca debilitamiento de los esfínteres anales. 
    • Impactación de heces en el recto (fecaloma). Acumulación de heces duras y compactas en la sección superior del recto, sobre todo en ancianos y en casos de enfermedad de Hirschsprung.
    • Diarrea grave. Debido a que la diarrea es más difícil de controlar que las heces formadas, significa factor de estrés adicional que favorece la incontinencia fecal.
    • Abuso crónico de laxantes. Es causa de lesión neurológica.
    • Cirugía rectal y ginecológica. Pueden ser causas (iatrogénicas) de lesión del esfínter anal.
    • Las malformaciones congénitas, como ano imperforado, espina bífida, meningocele, agangliosis colónica (algunos segmentos del intestino grueso no tienen ganglios nerviosos, que dan inervación motora al intestino, con lo cual el intestino no se mueve y por ello tiende a ocluirse), pueden asociarse a incontinencia fecal. 

Síntomas

Se caracteriza por la pérdida ocasional involuntaria de heces junto con la expulsión de gases.

La urgencia para evacuar con incontinencia en el camino hacia el sanitario puede ser un signo característico. El paciente también puede presentar manchas de heces fecales en su ropa interior.

Diagnóstico

El médico lleva a cabo examen físico buscando cualquier anormalidad anatómica o neurológica que pueda estar causando la incontinencia fecal.

Esto implica exploración del ano y recto, la comprobación de la sensibilidad en la región anal; generalmente, también se recurre a examen del recto y el colon sigmoide usando un tubo flexible de visualización (rectosigmoidoscopia).

Se pueden necesitar otras pruebas, por ejemplo, de la función de los nervios y músculos de la pelvis, manometría y electromiografía rectal.

Prevención

Por lo general, prevenir la diarrea y el estreñimiento es muy útil para controlar la incontinencia. Hacer modificaciones en la dieta, por ejemplo, incrementar el consumo de fibra, beber más líquidos, o disminuir la cantidad de alimentos que se ingieren, generalmente reducen las posibilidades de que se presenten los desagradables e incómodos episodios.

Tratamiento

La mayoría de pacientes sienten incomodidad o vergüenza al hablar sobre este problema con su médico, por lo que a menudo renuncian a expresar sus dudas suponiendo que nada puede hacerse para remediarlo.

No obstante, deben saber que actualmente existen distintos tratamientos eficaces para incontinencia fecal. Dependiendo del origen del trastorno, las alternativas son: 

      • Modificación del estilo de vida. Se debe establecer un patrón regular de evacuaciones que produzca heces bien formadas. También es necesario hacer cambios en la dieta, por ejemplo, eliminar el consumo de alcohol y cafeína, además de incluir más fibra.
      • Ejercicios. Se sugiere recurrir a reentrenamiento de la vejiga, el cual puede ayudar a mejorar el tono muscular (en caso de que exista incontinencia urinaria asociada). Asimismo, ejercitar los músculos anales (esfínteres) incrementa su tono o fuerza, lo que permite prevenir la recurrencia de la incontinencia fecal.
      • Medicamentos. El médico puede indicar al paciente el uso de fármacos para controlar la diarrea y utilizar productos absorbentes para la incontinencia. 

Cabe agregar que si persiste la incontinencia fecal, la intervención quirúrgica puede ayudar en algunos casos, por ejemplo, cuando la causa es una lesión en el ano o un defecto anatómico de éste. Como último recurso, el médico puede sugerir una colostomía (creación mediante cirugía de una abertura entre el intestino grueso y la pared abdominal). Se cierra el orificio anal y el paciente defeca en una bolsa de plástico recambiable, adherida a la salida que se ha practicado en la pared abdominal.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Hemorroides y Enfermedades Colorrectales

Esquema Hemorroides


Ver más...


Entre 40 países, México ocupa el segundo lugar en casos de sobrepeso y obesidad, sólo detrás de Estados Unidos.

Logo Comscore