Atención de la disfunción eréctil - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Atención de la disfunción eréctil

Jueves 02 de marzo del 2017, 09:28 am, última actualización.

La disfunción eréctil es un problema que afecta a buena parte de la población masculina mayor de 40 años, y lo peor de todo es que son pocos quienes buscan solución. La Homeopatía aparece como una alternativa que ha mostrado resultados alentadores y constantes.

Disfunción eréctil, Sexualidad masculina
Atención de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil (DE) se define como la incapacidad persistente o recurrente del hombre para obtener o mantener una erección que le permita llevar a cabo una actividad sexual satisfactoria, a pesar de recibir estimulación erótica. Fue durante mucho tiempo un problema que se mantuvo al margen de las conversaciones cotidianas, pues los hombres saben que ese tipo de padecimientos (al menos en México) se prestan a la burla y la crítica mordaz.

Empero, el tema ha surgido con nuevos bríos a raíz del advenimiento de los populares tratamientos orales para esta enfermedad, de modo que a partir de los últimos años del siglo XX se han dado a conocer numerosos datos que antes parecerían increíbles: 50% de los hombres mayores de 40 años son susceptibles de padecer DE, pero pocos, muy pocos pacientes reciben un tratamiento médico.

Así las cosas, y entendiendo que los fármacos alópatas basan su eficacia clínica en promover un mayor flujo sanguíneo en los cuerpos cavernosos del pene, es interesante conocer el punto de vista de la Homeopatía a través del prestigiado Dr. Octavio Ramírez Vargas, ex director de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional, localizada en la Ciudad de México, quien en primera instancia explica que este sistema médico terapéutico busca que el individuo recobre el equilibrio de su organismo en forma integral.

Así, asume el especialista, “la Homeopatía no ofrece una opción que se asemeje a la de los medicamentos de la medicina tradicional, sino que busca restablecer el estado de bienestar general de salud, por lo que el médico homeópata buscará ofrecer una solución específica para cada paciente, de acuerdo a sus antecedentes y sus características emocionales”.

Sustancias homeopáticas

Existen medicamentos que han demostrado su eficacia en prácticamente cualquiera de los tipos orgánicos en los que la Homeopatía clasifica a los enfermos. El Dr. Ramírez Vargas habla, en principio, de Agnus castus, el cual “puede asemejarse a la hormona del zorrillo macho. La literatura afirma que este agente es un buen remedio contra la disfunción eréctil, incluida la de tipo ocasional. Debe prescribirse a personas que tengan falta de confianza en su capacidad sexual y a quienes tenga un aspecto triste, como el de un anciano precoz”.

Agnus castus también se ha utilizado para regularizar los periodos menstruales, tratar dismenorrea (menstruación dolorosa) y amenorrea (ausencia de flujo menstrual). Algunos estudios demuestran que también es efectivo para el llamado síndrome premenstrual, toda vez que aligera la ansiedad, tensión emocional, insomnio, cefaleas, irritabilidad y sensibilidad en los senos.

El Dr. Ramírez Vargas menciona otro medicamento empleado para la disfunción eréctil, la Damiana, “la cual cumple con una función muy particular sobre el varón, ya que además estimula la libido o deseo sexual”.

Como dato curioso, el entrevistado señala que los mayas fueron usuarios de este remedio, ya que comprobaron que era una especie de afrodisíaco que incrementaba la potencia sexual. Las opiniones sobre la naturaleza de este medicamento se dividen, ya que hay quienes afirman que esta planta activa el sistema nervioso central y por ello el individuo se desinhibe, mientras que otros dicen lo contrario.

El Dr. Ramírez Vargas establece que también el Selenio y el Sabal serrulata son efectivos. En el primer caso, se trata de un potente antioxidante que previene y retrasa el envejecimiento, así como la oxidación de las grasas que forman estructuras nerviosas o la membrana celular de todas las células. Su efectividad respecto a la disfunción eréctil radica en estimular la próstata para que eleve la calidad del líquido seminal producido, mejorar la elasticidad de los tejidos y proporcionar oxígeno a las células cardiacas.

En cuanto a Sabal serrulata, su acción sobre los genitales es sumamente conocida en Homeopatía, ya que aumenta el deseo sexual. Asimismo, ayuda a disminuir los dolores durante la eyaculación y alivia la sensación de frío en el aparato reproductor.

Más allá de los medicamentos

Un médico homeópata debe estar preparado para atender todas y cada una de las afecciones de sus pacientes. Es por ello que, al preguntar sobre sus malestares, también deberá indagar sobre las condiciones psicológicas y ambientales en las que se desenvuelve.

Así, se podrá saber si, por ejemplo, el enfermo vive con estrés, ansiedad o depresión, y si los problemas lo agobian de tal forma que no puede tener un adecuado desempeño sexual.

No está de más recordar que debe existir un buen estado general de salud para que haya una buena erección al momento del coito, advierte el entrevistado, quien no duda en decir que el estilo de vida de los países industrializados (adoptado por naciones en vías de desarrollo, como México) es una causa directa de este tipo de trastornos.

“La gente está más preocupada por conservar su empleo, pagar la colegiatura de sus hijos, su auto, la renta o la hipoteca; en otras palabras, hay un estado permanente de angustia que no le permite relajarse y contar con el ánimo adecuado para tener relaciones sexuales. Puedo asegurar que si una persona resuelve sus problemas financieros, se va de vacaciones y se relaja, de inmediato recobrará su fortaleza sexual”, dice el experimentado catedrático.

Tres tipos de cuidado

El Dr. Ramírez Vargas explica que la Homeopatía clasifica a las personas en tres grandes grupos orgánicos: Carbónico, fosfórico y sulfúrico. El primer tipo corresponde a individuos con sobrepeso, de huesos cortos, cachetones, con dientes grandes y cara redonda. Este tipo de pacientes, de acuerdo a la experiencia del entrevistado, son los que sufren con más frecuencia de DE.

En relación con los fosfóricos, se puede decir que son largos y musculosos, de cara ovalada y dientes no muy finos. Son muy activos en todos los terrenos, incluido el sexual. Si hablamos del tipo sulfúrico, físicamente tiene nariz chata, como de boxeador, orejas alargadas y dientes irregulares; se trata de una persona lasciva que siempre está excitada, aunque esto no quiere decir que su vida sexual y la de su pareja sean del todo satisfactorias.

“Creo que parte de la labor del médico homeópata consiste en atender los aspectos psicológicos del paciente; sin embargo, es una lástima que hoy en día muchos colegas hayan perdido la brújula y usen los medicamentos homeopáticos ‘alopatizadamente’. Digo esto porque durante 30 años fui profesor de Farmacología y Clínica Homeopática de la ENMH, y veo que los maestros no investigan y siguen enseñando con el modelo viejo, sin ver que la Ciencia avanza y requiere de conocimientos actuales”, concluye el experto.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore