Orígenes y fundamentos de la Homeopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Conociendo los orígenes de la Homeopatía

Viernes 07 de abril del 2017, 11:16 am, última actualización

Para comprender el éxito de la Homeopatía, la cual goza del reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud desde la década de 1970 y es utilizada por cientos de millones de personas en el mundo, nada mejor que conocer su historia y fundamentos.

Conociendo los orígenes de la Homeopatía

La Homeopatía tiene la virtud de curar enfermedades de manera rápida, suave y fácil, y es efectiva para mujeres, hombres, niños, ancianos e, incluso, animales. Se basa en el principio de que “lo similar cura lo similar”, y ello significa que cualquier sustancia que genere síntomas de alguna enfermedad también tiene la capacidad de curarlas, siempre y cuando se administre en dosis seguras.

Una buena manera de adentrarse en los detalles que hacen tan particular a esta disciplina es conocer su historia, misma que inició formalmente a fines del siglo XVIII y principios del XIX, pero cuyos antecedentes se remontan al surgimiento de la Medicina.

Hipócrates, erudito griego que vivió aproximadamente en el año 500 antes de nuestra era, plasmó por vez primera las leyes que dieron origen al sistema médico convencional y al homeopático. Así, el llamado “padre de la Medicina” dejó sentado que la enfermedad puede ser curada tanto por lo que es contrario a ella como por lo que es similar.

Al respecto, los doctores Ballester Sanz, Sanz Franco y Galán Grau, adscritos a los centros de salud de Nazaret y Cullera en Valencia, España, explican que la ley de la curación por lo similar se basa en la idea de que el ser humano cuenta con un impulso natural a curarse (physys), el cual puede estimularse para reestablecer la salud. Asimismo, “como la physys se expresa de manera individual, cada tratamiento exigirá una individualización meticulosa”.

A través del texto Homeopatía, fundamentos científicos, publicado por la revista Formación Médica Continuada en Atención Primaria, los especialistas aclaran que a pesar de la existencia de ambos postulados, la ley de la curación por lo contrario se impuso universalmente gracias a las aportaciones de Galeno (siglo II después de Cristo), que dieron lugar a una apreciación mecanicista del cuerpo humano (se compara su funcionamiento con el de una máquina) y negaron la existencia de algo tan sutil como la physys.

A pesar de este revés histórico, la ley de la curación por lo similar no quedó en el olvido, sino que fue impulsada siglos después por el médico suizo Teofrasto Paracelso (1493-1541), quien retomó el postulado de que el ser humano posee un impulso vital y autocurativo, sólo que él le llamó “la naturaleza”.

Paracelso atribuyó el origen de las enfermedades a la acción de diversos factores, entre ellos la naturaleza, y estableció la teoría de las signaturas, en la que “buscó una relación formal o conceptual entre la enfermedad y el remedio, por la similitud entre ellos. Un ejemplo sería que una planta de sabor amargo es útil para estimular a la vesícula biliar”, indican los especialistas hispanos.

Nace una nueva Medicina

Después de estudiar Medicina y dedicarse ocasionalmente a la Química, el alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843) sacó provecho de su capacidad para comprender diversos idiomas y se dedicó a traducir libros y tratados médicos, a los cuales añadía observaciones basadas en sus experiencias.

En 1790, mientras traducía el Tratado de materia médica escrito por el Dr. William Cullen, Hahnemann leyó la afirmación de que la quina (corteza obtenida del árbol Cinchona pubescens) era un buen tratamiento para la malaria o paludismo (enfermedad contagiada por el mosquito y que daña al hígado y glóbulos rojos) debido a sus propiedades limpiadoras o astringentes. Consciente de que otros compuestos de este tipo no producen efecto alguno contra dicha enfermedad, a pesar de ser más poderosos, decidió investigar.

El Dr. Olivier Rabanes, profesor de la Escuela Francesa de Homeopatía y autor del capítulo Hahnemann, su vida, su obra, del libroTratado de Homeopatía, menciona que el médico alemán tomó quina durante varios días y, para su sorpresa, sufrió fiebre intermitente similar a la del paludismo. El resultado de tal observación se publicó en la traducción del Tratado de materia médica como comentario.

“En esta nota se afirma una nueva propiedad de la quina que permite explicar sus virtudes: cura fiebres intermitentes puesto que posee la capacidad de producir —a dosis elevadas— una fiebre idéntica en el individuo sano. Es el primer enunciado del principio de similitud, base teórica de toda la doctrina homeopática”, indica el Dr. Rabanes.

En 1796 apareció el Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las virtudes curativas de las sustancias medicinales, donde Samuel Hahnemann sentó las bases de su sistema terapéutico, y en 1810 presentó la primera edición del Organon de la medicina racional.

En dicha obra “explica su concepción de las enfermedades, la forma de actuar de los medicamentos y de la prescripción y conducta terapéuticas. Es la exposición de la doctrina homeopática, auténtica ‘Biblia’ de referencia para todo aquel que quiera practicar la Homeopatía, incluso actualmente”.

A partir de entonces Hahnemann se dedicó a enseñar, aplicar y difundir la Homeopatía, pero no lo hizo solo. Recibió la ayuda de alumnos como “Franz, Gross, Hartmann, Hornburg, Langhammer, Ruckert, Stapf y Wislecenus, quienes participaron en las reuniones en casa del viejo maestro y en la experimentación de las patogénesis”, es decir, probaron diversas sustancias con ellos mismos para conocer las reacciones que generaban y luego las aplicaron como remedios.

Cualidades únicas

La Homeopatía ha recibido opiniones a favor y en contra desde sus primeros días, no sólo por su particular enfoque sobre cómo hacer frente a las afecciones, sino por sostener que las sustancias que emplea deben ser diluidas en dosis mínimas para obtener el efecto deseado y que, curiosamente, cuanto mayor es la dilución del ingrediente en un solvente (agua, alcohol, aceite), más eficaz es el tratamiento, pues así se alcanza la esencia de la sustancia.

Otra buena parte del debate se ha centrado en que la Homeopatía sostiene que el origen de la enfermedad radica en desequilibrios de la energía vital (la physys de Hipócrates y la naturaleza de Paracelso), de modo que la causa de las enfermedades no sólo residiría en virus o bacterias, sino en que somos vulnerables debido a nuestra psicología, manejo emocional, relaciones familiares y ambiente social.

También es importante señalar que los medicamentos homeopáticos (glóbulos, comprimidos, soluciones, gotas, supositorios o pomadas) se elaboran a base de plantas, animales y minerales, es decir, productos de origen natural que, a pesar de generar síntomas adversos en el organismo cuando se encuentran en estado puro y se administran en altas dosis, al ser sometidos a sucesivas diluciones se vuelven seguros y están libres de efectos secundarios.

Todas estas cualidades han hecho que los médicos homeópatas hayan experimentado numerosos ataques por parte de sus colegas convencionales (alópatas) aunque, hay que decirlo, esto no ha representado una amenaza para su permanencia.

En su artículo La homeopatía como estrategia terapéutica, la Dra. Mayra Riverón Garrote, especialista cubana diplomada en Homeopatía, puntualiza que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce oficialmente la terapéutica homeopática desde 1978, aunque no la regula ni normaliza; sin embargo, recomienda aplicar esta disciplina en todos los sistemas de salud en el mundo”.

Datos del mismo organismo internacional estiman que “cerca de 500 millones de personas reciben tratamiento homeopático en todo el mundo. A tal efecto, se realizan entrenamientos avanzados en países como Alemania, donde 40% de la población usa medicamentos homeopáticos; Bélgica, donde están disponibles para el 85% de los médicos generales, y Holanda, nación en la que 40% de los médicos generales los prescriben”, indica Riverón Garrote.

Finalmente, cabe señalar que los especialistas en este sistema terapéutico crearon la Liga Médica Homeopática Internacional (LMHI) en 1925, a fin de favorecer y coordinar el intercambio de información y recursos materiales, realización de investigaciones y capacitación de personal sanitario, entre otras labores.

México forma parte de esta agrupación y participa activamente con el respaldo de ser “el primer país que dio a la Homeopatía la categoría de Ciencia Médica, a partir del decreto presidencial del Gral. Porfirio Díaz el 10 de agosto de 1895, que instituyó el reconocimiento del Hospital Nacional Homeopático y de la Escuela Nacional de Medicina Homeopática, primeras instituciones oficiales en el mundo”, como señaló el Dr. Fernando François-Flores, presidente de Homeopatía de México A.C., al inaugurar el 62 Congreso Internacional de la LMHI, realizado en Puebla (centro de México) en 2007.

Datos de interés

  • La palabra Homeopatía fue acuñada por Hahnemann, quien empleó los vocablos griegos omoios ("similar") y pathos ("enfermedad"), haciendo alusión al principio de curar a través de aquello que es parecido al padecimiento.
  • Otro personaje relacionado con la Homeopatía fue el ruso Semen Korsakov (1788-1853), amigo personal de Hahnemann. Su contribución radicó en crear métodos para ahorrar material y permitir la transportación de los medicamentos.
  • El alemán Constantino Hering (1800-1880) fue el primer médico homeópata que emigró a Estados Unidos y uno de los pioneros de este sistema en el “nuevo mundo”. Su mayor aportación fue una ley de la curación, misma que sostiene que las dolencias emergen del interior del cuerpo y luego se manifiestan en el exterior, y que es normal que el paciente reexperimente los síntomas de su enfermedad mientras sana.
  • El estadounidense James Tyler Kent (1849-1916) se dedicó a estudiar numerosos remedios nuevos y publicó su repertorio (listado de remedios y síntomas) en 1897. Hasta la fecha sigue siendo el más utilizado en el mundo.
  • La Homeopatía llegó a México en el siglo XIX y fue introducida por médicos españoles como Cornelio Andrade y Baz, Ramón Comellas, Narciso Sánchiz, Pascual Bielsa y José Puig.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore