Dilución homeopática, principio con mucha lógica - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Dilución homeopática, principio con mucha lógica

Lunes 23 de enero del 2017, 11:15 am, última actualización

La dilución es uno de los fundamentos de la Homeopatía; sostiene que para eliminar la toxicidad de una sustancia y, a la vez, obtener su energía para que pueda emplearse con fines terapéuticos, es necesario diluirla varias veces, siguiendo proceso especial.

Dilución homeopática, principio con mucha lógica

Para dar un contexto de lo que significa la dilución homeopática hay que decir, en primer lugar, que los medicamentos de esta rama de la Medicina reconocida gracias al uso de los famosos glóbulos se elaboran con sustancias de origen vegetal, animal y mineral, y que su fabricación sigue metodología perfectamente delimitada y definida.

Los homeópatas de carrera saben que, sea cual sea el origen de la sustancia que utilicen para la formación de un compuesto médico, lo primero que debe obtenerse es la llamada tintura madre, pues a partir de ésta se derivan las distintas diluciones homeopáticas. Todo se resume, en términos simples, en la realización de una serie de operaciones sucesivas en las que una porción de la sustancia esencial se diluye sistemáticamente en lo que se denomina un vehículo inerte, que casi siempre es alcohol.

La voz de un experto

saludymedicinas.com.mx charló en exclusiva con el Dr. Eduardo Rodríguez Pérez, especialista egresado de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional, localizada en la Ciudad de México, quien considera necesario hacer breve repaso de la trayectoria de Samuel Hahnemann (1755-1843), creador de la Homeopatía, antes de explicar puntualmente lo que es la dilución homeopática.

Hahnemann tenía profundos conocimientos sobre Química, Medicina, Biología y Botánica, sin descontar que contaba con un talento natural para el conocimiento de los idiomas, pues llegó a dominar al menos 11 lenguas. “Se sabe —dice el Dr. Rodríguez Pérez— que gran parte de su vida la dedicó a traducir todo tipo de libros, lo cual, además de darle retribuciones económicas, le permitió llenarse de un sinnúmero de conocimientos”.

Tras muchos años de recolectar datos y analizar la cultura mundial, así como las corrientes literarias y filosóficas de su época, el longevo personaje que nos ocupa se dedicó por completo a la experimentación y la observación metódica, mediante un procedimiento que hasta la fecha es reconocido como válido en todo el mundo.

Así las cosas, el médico alemán encontró que agua, alcohol, lactosa (azúcar de la leche) y carbón son sustancias que contienen, conservan y transmiten en forma idónea el efecto terapéutico del medicamento homeopático, dice el también catedrático del Instituto Médico Homeopático de México (IMHM).

Así, explica el Dr. Rodríguez, Samuel Hahnemann eligió estos agentes “porque son inertes y no reaccionan con ninguno de los medicamentos; además, tienen la cualidad de que pueden conservarse por muchos años”.

En concreto, agua y alcohol pueden considerarse solventes universales, pues en la mayoría de las preparaciones brindan estabilidad y no interactúan molecularmente con los medicamentos.

Manos a la obra

Los médicos homeópatas deben seguir un procedimiento que si bien parece sencillo, está respaldado por muchos años de estudio. En términos generales, para obtener una dosis homeopática curativa (la cual, por supuesto, no es tóxica), se debe actuar de la siguiente manera:

  • Se elige cierta cantidad de una sustancia “A” (por ejemplo, una planta) y se le agrega un litro de alcohol. La preparación deberá macerarse durante varias semanas, lo cual permite que los principios activos y tóxicos de la planta se incorporen al alcohol. Esta primera parte del proceso permite la obtención de la ya mencionada tintura madre (TM).
  • El siguiente paso consiste en tomar una parte de la TM, por ejemplo, un centímetro cúbico, para mezclarlo con nueve centímetros cúbicos de un solvente (generalmente agua o alcohol). Acto seguido, se procede a agitarlo fuertemente (sucusión) y el resultado de esta acción, llamada dinamización o potenciación, recibe el nombre de sustancia “A” a la primera dilución hahnemanniana, 1DH, 1D o primera decimal.
  • A continuación se repite análogamente el proceso: se toma un centímetro cúbico de la sustancia “A” a la 1DH, 1D o primera decimal, y se mezcla con 9 centímetros cúbicos de disolvente; se agita o sucusiona y entonces se obtiene la sustancia “A” a la 2HD, 2D o segunda decimal. El procedimiento se puede repetir tantas veces como se requiera, y los resultantes serán soluciones a la 3DH, 4DH, 5DH o mayores. La 100DH también se conoce como 1CH o primera centesimal.

De acuerdo con los principios homeopáticos, entre más dinamizaciones se realicen, más potente es un medicamento. Esto contrasta con los postulados de la Medicina convencional o alopática, para la cual entre mayor cantidad de ingrediente activo esté presente en un medicamento, más fuertes serán sus efectos.

¿Es seguro?

Luego de esta explicación es común que aparezca una interrogante: ¿Si se cometen errores en el proceso de dilución de un medicamento homeopático hay algún riesgo para el paciente que lo ingiera?

El Dr. Rodríguez Pérez despeja la duda: “No existe ningún riesgo, siempre y cuando se sigan los lineamientos y fórmulas que describió ampliamente el Dr. Hahnemann, los cuales han sido repetidos durante 200 años por innumerable cantidad de médicos alrededor de todo el mundo”.

Si llegara a presentarse una falla se deberá estudiar muy bien en qué consistió, ya que la sustancia final puede arrojar diversos resultados y consecuencias, aunque lo más común es que “simplemente no se logre lo deseado y no se obtenga el medicamento como tal; así, el compuesto obtenido estaría inactivo”.

Es un hecho, puntualiza el entrevistado, que el método homeopático garantiza la ausencia de toxicidad en sus medicamentos, aunque la excepción serían las tinturas madre y las diluciones muy bajas de ciertas sustancias.

Por último, el Dr. Rodríguez especifica que en la actualidad ningún médico homeópata elabora sus propias tinturas madre o diluciones, pues dicha responsabilidad “recae en laboratorios autorizados, los cuales, además de apegarse a los procedimientos hahnemanianos, son supervisados y certificados por las autoridades de salud para que cumplan con altos estándares de calidad y lo establecido por la Farmacopea homeopática de los Estados Unidos Mexicanos”.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Juan Fernando González García

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore