Centro de Homeopatía / Artículos Relacionados

Olvídate del asma y vuelve a respirar

El asma es un padecimiento respiratorio que ocasiona opresión en el pecho, tos y dificultad para tomar aire, de modo que afecta la calidad de vida de quienes lo padecen, niños en su mayoría. Por suerte, la Homeopatía les ofrece una solución eficaz y duradera.

Es la enfermedad pulmonar que más se atiende en los servicios de urgencias de los hospitales y una de las principales causas de ausentismo en las escuelas. De hecho, se estima que en México hay más de 11 millones de asmáticos; de ellos, 80% son menores de 8 años, 12% tienen entre 9 y 17, y 8% son adultos.

Este padecimiento respiratorio se caracteriza por un proceso inflamatorio recurrente y reversible de la mucosa respiratoria que obstruye el paso del aire a los pulmones, así como aumento en la respuesta a diversos estímulos (hipersensibilidad y alergias).

Los factores que favorecen el desarrollo del asma son muy variados, pero pueden englobarse en dos categorías:

Predisponentes:

De riesgo:

Es importante señalar que el inicio del asma es entre los 2 y 4 años de edad, siendo la mayoría de estos casos de origen genético.

Momentos de angustia

Los pacientes con asma suelen tener alternativamente periodos sin molestias y otros en que los síntomas se manifiestan de manera violenta, llamados ataques o crisis. En estos últimos, los músculos que rodean las vías respiratorias se contraen, se inflaman y reducen la cantidad de aire que puede pasar.

Es muy frecuente que la primera crisis de asma se confunda con otros problemas, como bronquitis o bronquiolitis (inflamación a causa de microorganismos), ya que es común que los pacientes sean muy susceptibles de sufrir infecciones recurrentes de vías respiratorias.

La frecuencia y gravedad de los síntomas varían de un paciente a otro y se relacionan con la intensidad de la constricción (encogimiento) bronquial, el edema (acumulación de líquidos que genera inflamación) de las células bronquiales, el aumento de secreción de la mucosa bronquial y la capacidad de respuesta a los broncodilatadores (medicamentos que dilatan las vías aéreas).

Algunos pacientes con asma sólo tienen episodios ocasionales, leves y breves, mientras que otros presentan tos y sibilancias (silbido en pulmones) la mayor parte del tiempo, así como crisis ocasionales graves debidas a la exposición a alergenos, infecciones virales, ejercicio excesivo o irritantes.

La crisis asmática es predominantemente nocturna y casi siempre le precede un proceso infeccioso con tos constante, silbido en bronquios, sensación de opresión en el pecho, falta de expectoración, dificultad para tomar aire, respiración abdominal (sin movimiento del tórax) y fosas nasales muy abiertas.

Las consecuencias de las crisis van de leves a mortales, dependiendo de la gravedad, intensidad, tiempo de exposición a los agentes desencadenantes y, principalmente, de la respuesta a los medicamentos. Por supuesto, la calidad de vida se relaciona con la frecuencia de estos episodios.

Aunque las medidas preventivas no funcionan para evitar el asma, son muy útiles para disminuir el riesgo de que se presente tempranamente y, sobre todo, para evitar o disminuir las crisis.

Por ejemplo, se recomienda la limpieza extrema de la casa y evitar alfombras, mascotas, muñecos de peluche y fumadores dentro de la misma. También es de utilidad cambiar la ropa de cama con frecuencia y contar con ventilación e iluminación adecuadas.

Los alergólogos aconsejan, como prevención, que durante el primer año de vida se evite alimentar a los niños con productos que puedan favorecer alergias: huevo, chocolate, nuez, cacahuate, pistache, mariscos y cítricos.

Además de esto, es muy importante evitar las infecciones recurrentes de vías respiratorias.

Tratamiento del asma con Homeopatía

La Homeopatía es un sistema terapéutico con el que se obtienen buenos resultados con el tratamiento homeopático de asma, lo que se debe en buena medida a que para prescribir un medicamento homeopático se debe realizar una historia clínica con lujo de detalle sobre cada síntoma del paciente.

Ejemplo de ello es la tos, pues antes que nada se debe identificar el horario en que se presenta (mañana, tarde, noche o a cualquier hora), sus características (seca, con flema), factores desencadenantes (frío, polvo, ejercicio, alimentos) o si se asocia a otros síntomas (dificultad para respirar, opresión en el pecho, silbido de bronquios, alteraciones emocionales). Estas particularidades determinan la individualización de la terapia en cada paciente, lo que tiene como resultado mayor posibilidad de seleccionar medicamentos adecuados y efectivos.

Por lo general las personas con asma que acuden a consulta para ser atendidas con Homeopatía ya se han sometido a múltiples tratamientos con medicamentos alopáticos, pero siguen padeciendo crisis recurrentes. Lo recomendable en esos pacientes es realizar la historia y evaluación clínica tratando de identificar los factores desencadenantes y administrar medicamentos homeopáticos en forma paralela a algunos alopáticos o convencionales.

No obstante, cabe aclarar que con base en la evolución clínica y el apego del paciente, existe amplia posibilidad de administrar únicamente medicamentos homeopáticos.

En tal caso, el tratamiento se realiza en dos fases: la prescripción de medicamentos sintomáticos, que sirven para disminuir y desaparecer las afecciones respiratorias agudas en forma progresiva, y los llamados medicamentos de fondo, que se utilizan para mejorar el estado general del paciente.

De los medicamentos más empleados para el tratamiento del asma se encuentran: Arsenicum album, Arsenicum iodatum, Antimonium tartaricum, Ipecacuanha, Kali carbonicum, Cuprum metallicum, Sulphur, Calcarea car, Natrum muriaticum y Apis mellifica, entre muchos otros.

La evolución de las personas que se tratan con Homeopatía es generalmente buena y no se requieren terapias prolongadas, ya que la acción de estos medicamentos es suave, pronta y duradera.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).