Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ponga fin al dolor de garganta

Jueves 20 de febrero del 2014, 10:58 am, última actualización.

Niños y personas de la tercera edad son quienes presentan con más frecuencia cuadros de amigdalitis, mismos que se expresan mediante tos, irritación y dolor de garganta. Para ellos, la Homeopatía ofrece excelente solución, la cual trata el padecimiento y evita recaídas.

Ponga fin al dolor de garganta

Sentir dolor al deglutir es síntoma característico de amigdalitis, inflamación de las dos masas de tejido linfoide (con funciones de defensa) llamadas amígdalas que se encuentran en la pared lateral de la faringe (garganta). Se trata de enfermedad infecciosa que, además, suele acompañarse de fiebre, dolor de cabeza, tos y malestar general.

Por lo general, tiende a aparecer en forma súbita y normalmente cede al cabo de unas 48 horas, aunque si los síntomas duran más de tres días o si el enfermo empieza a escupir flemas amarillentas, hay que buscar atención médica sin demora. Una excelente opción es la Homeopatía, que pone a nuestro alcance amplia variedad de medicamentos que se adaptan a las necesidades de cada persona.

Generalidades

“La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, es decir, las masas de tejido carnoso que cuelgan a ambos lados de la parte posterior de la garganta, cuya función consiste en ayudar a luchar contra los gérmenes que entran en el cuerpo a través de la boca”, refiere el Dr. Humberto Cota Gómez, especialista en Otorrinolaringología y Homeopatía dedicado a la práctica privada.

Los agentes causantes del padecimiento incluyen a la bacteria Streptococcus, comúnmente llamada estreptococo o “estrep”, así como adenovirus, enterovirus, virus de la influenza, parainfluenza y Epstein-Barr.

Quienes sufren la enfermedad experimentan engrosamiento de las amígdalas, las cuales adquieren color rojizo, pudiéndose recubrir de capa de secreciones amarillas, blancas o grises. Asimismo, pueden presentarse:

  • Ampollas o áreas ulceradas dolorosas en la garganta.
  • Dolor de garganta repentino o al ingerir alimentos.
  • Dolor de cabeza o cefalea.
  • Pérdida de apetito.
  • Malestar general.
  • Escalofrío.
  • Fiebre.
  • Nódulos linfáticos inflamados y blandos en el cuello o zona de la mandíbula.

Medicamentos específicos

Algunas personas son muy propensas a sufrir la infección referida, sin olvidar que factores como cansancio, mala alimentación, tabaquismo, ingestión excesiva de bebidas alcohólicas y estrés aumentan la vulnerabilidad a dicha enfermedad.

Ante cualquier molestia puede acudir al médico homeópata, especialista que estudiará su caso y le recomendará la terapia más apropiada. De acuerdo con el especialista, entre la gama de medicamentos homeopáticos más utilizados en estos casos destacan:

  • Aconitum napelus. Se recomienda en ciertos casos de enrojecimiento y resequedad de garganta, acompañados de dolor, ardor y tos.
  • Ailanthus glandulosa. Se llega a emplear cuando garganta y faringe están muy inflamadas, de color rojo-púrpura oscuro, con ulceraciones profundas que exudan secreción fétida escasa e intensos dolores que impiden tragar.
  • Baryta carbónica. Es eficaz para tratar el dolor de garganta tras mojarse los pies o en casos de amigdalitis de repetición, lo cual se manifiesta mediante dolor punzante que empeora al tragar saliva y ronquera.
  • Belladona. Encuentra su principal indicación en procesos agudos, de aparición brusca y violenta, muy a menudo de tipo inflamatorio y con episodios de fiebre.
  • Ferrum phosphoricum. Útil en casos de garganta inflamada, roja, seca y muy adolorida, sobre todo al tragar.
  • Hepar sulphuris. Se puede administrar cuando hay dolor como si se tuviera clavada una astilla o espina en la zona que nos ocupa.
  • Lachesis. Indicado para el dolor que comienza en el lado izquierdo y se extiende al derecho, además de que la garganta tiene aspecto congestionado y azulado.
  • Nitric acidum. Se administra en dolores punzantes que se agravan al tragar y extienden al oído, en casos de ulceraciones que aparecen y desaparecen bruscamente.
  • Phytolaca. Útil para tratar garganta seca, áspera, congestionada y de color rojo oscuro, con puntos blancos que a veces se unen y forman placas.
  • Sulphur. Se prescribe cuando se experimenta dolor punzante que se agrava por la noche y suele mejorar al ingerir bebidas calientes.

Además de la administración de medicamento, el especialista puede aconsejar el seguimiento de otras medidas en casa, como beber abundantes líquidos y guardar reposo si los síntomas se intensifican.

Asimismo, cabe señalar que la elección de uno o varios de los medicamentos descritos dependerá de las condiciones y características del paciente; por tanto, sólo el médico homeópata podrá determinar cuál es el tratamiento adecuado para cada persona.

Cuidados

Los pacientes con amigdalitis necesitan descansar y alimentarse bien, pero en caso de que manifiesten dificultad para deglutir, lo mejor es que opten por líquidos y comestibles blandos, como caldos, sopas, purés, licuados y/o gelatinas.

Tome en cuenta que todos los tipos de amigdalitis son contagiosos y que pueden transmitirse de una persona a otra mediante el contacto con las secreciones de garganta y nariz. Por tanto, asegúrese de mantener vasos y cubiertos del enfermo separados de los del resto de la familia, y lávelos con agua caliente y jabón.

Para prevenir este padecimiento, evite el contacto con personas afectadas por la infección, tenga adecuados hábitos higiénicos, lavándose las manos a conciencia y frecuentemente, y transmita esta información a toda su familia.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el infarto al miocardio y accidente cerebrovascular cobran 17.5 millones de vidas al año en el mundo.

Logo Comscore