Suprimir síntomas genera padecimientos más profundos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Suprimir síntomas genera padecimientos más profundos

Jueves 02 de marzo del 2017, 12:41 pm, última actualización

Desaparecer los síntomas no significa que se ha restablecido la salud pues, de acuerdo con la Homeopatía, reprimir o suprimir las manifestaciones de un desorden en la salud conducirá a la aparición posterior del mismo problema u otro de mayor gravedad.

Suprimir síntomas genera padecimientos más profundos

La mayoría de la población en todo el mundo ha adoptado muchos de los preceptos provenientes de la Medicina convencional, de tal manera que es de lo más común que acudamos con el médico para que nos ayude a eliminar los síntomas que nos aquejan pues, creemos, así comienza el proceso de curación.

La Homeopatía ve las cosas de una forma diametralmente distinta, pues asume que suprimir o eliminar los síntomas es contrario a la superación de una enfermedad y, más aún, los especialistas en este sistema médico señalan que el paciente experimentará peores expresiones de su enfermedad con el paso del tiempo y que, en algunos casos, lo que pudo ser solamente un malestar pasajero se puede transformar en un padecimiento crónico.

El Dr. Carlos Salzman, de la Academia de Homeopatía Dr. Constantino Hering, localizada en Argentina, establece que los verdaderos médicos homeópatas tienen muy presente lo que significa suprimir un síntoma.

El cuerpo humano está animado por una energía que se conoce como fuerza vital, la cual permite que todos los procesos biológicos se desarrollen en total armonía y que el organismo se mantenga saludable.

Si hay una perturbación en dicha fuerza vital, señala el especialista, “hablamos de una enfermedad y ésta se manifiesta en forma de síntomas, signos y síndromes clínicos. Es entonces que el cuerpo busca un nuevo equilibrio mediante la generación de síntomas que, en general, aparecen por primera vez a nivel superficial, es decir, en la piel o las mucosas”, advierte.

Suprimir es agravar el problema

Para la Homeopatía ningún fenómeno ocurre de manera aislada. Por ello, cuando se hace desaparecer un síntoma sin corregir el desequilibrio de la energía vital que le dio origen, la enfermedad podrá reaparecer en un sector de mayor compromiso para el organismo.

El Dr. Salzman lo explica de la siguiente manera: “Si con algún tratamiento, ya sea local o general, pero dirigido al síntoma local, se consigue suprimir esa manifestación y se ‘cura’ ese síntoma localizado en un plano superficial, sucede que se pierde ese nuevo y precario equilibrio logrado por la energía vital, poniéndose nuevamente en evidencia la desarmonía energética que volverá a colocar la manifestación en el cuerpo, pero esta vez en un plano más profundo”.

En otras palabras, la persona estará más enferma que al principio, ya que el padecimiento se ubicará en un órgano más importante, lo cual implicará mayor riesgo para su salud.

El concepto de supresión, concluye el médico homeópata, “lleva implícito la cronicidad y agravación de la enfermedad, y por consiguiente se trata de un hecho negativo para el paciente ya que cada vez sufrirá más y peores expresiones de su enfermedad, llegando a hacerse incurable”.

Un ejemplo claro de lo expresado por el homeópata es el siguiente: Si a un paciente se le elimina una rinitis alérgica de la manera tradicional, se podrá pensar que el tratamiento fue exitoso, pero desde el punto de vista de la Homeopatía esa manera de actuar elevaría el riesgo de que esa persona profundice su desequilibrio, por lo que corre el riesgo de convertirse en asmático. Así las cosas, la supresión del síntoma primario, de acuerdo al precepto homeopático, es el origen de muchas enfermedades crónicas.

El otro lado de la moneda

La ley de curación es el lado opuesto de la supresión, por lo que es pertinente hablar al respecto. Este concepto se explica como una resolución genuina de la enfermedad y puede esquematizarse así: la curación se produce de arriba hacia abajo, de la mente al cuerpo, del cerebro a la periferia, y de los órganos de mayor a menor compromiso vital. Es común que durante este periodo se observe el retorno transitorio de síntomas antiguos que no estaban curados, sino solamente suprimidos.

Para ser más precisos vale la pena citar el siguiente caso: un paciente con asma que experimente erupciones alérgicas en la piel (el síntoma) estará evolucionando favorablemente, porque traslada la expresión del desequilibrio vital hacia fuera, es decir, de un órgano profundo de mayor compromiso vital, el pulmón, a uno de menor riesgo, como es la piel.

De acuerdo con la teoría homeopática, es sumamente probable que esta persona tuviera en su historia clínica previa erupciones alérgicas cutáneas antes de transformarse en asmático. Seguramente en aquel tiempo lo que se hizo fue únicamente atacar los síntomas, suprimirlos, sin atender el problema de fondo.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore